Marina de EU apoya investigación para crear insectos detectores de explosivos

Marina de EU apoya investigación para crear insectos detectores de explosivos
En el ámbito de la industria militar, las innovaciones tecnológicas son clave para mantener o lograr la supremacía, tanto a escala estratégica en tiempos de paz o de conflicto como en la táctica del campo de batalla. Así, un proyecto de la Marina de Estados Unidos sugiere un salto singular en el desarrollo de herramientas de defensa que, por sus peculiaridades, tiene un tono de ciencia ficción, relato bíblico e historia de superhéroes.
Como narra el periódico The Washington Post, el rastreo e identificación de bombas y explosivos es una tarea crucial para las fuerzas armadas y de seguridad. Y para probar nuevos esquemas en ello, la Marina ha canalizado una subvención de 750,000 dólares para financiar una posibilidad que suena revolucionaria: el uso de insectos controlados a distancia para identificar la presencia de explosivos.
Los equipos K-9, de perros especialmente entrenados, han probado su eficacia para olfatear y detectar explosivos y otras sustancias, y delfines y otros animales han sido usados también con fines similares por las fuerzas armadas de Estados Unidos. Pero investigadores de la Universidad Washington en San Luis estudian dar un paso más allá y trabajan en investigaciones para transformar a los saltamontes en rastreadores de bombas.
Al parecer, esos insectos, las langostas de las plagas bíblicas y muy reales en varias partes del mundo, tienen una enorme capacidad olfativa y si se logra colocar microsensores en las antenas y los sistemas nerviosos de los saltamontes es posible detectar cuando esos animales perciben un nuevo olor.
Eso, una vez desarrollada la técnica y la tecnología, permitiría detectar cuando una langosta percibe un olor diferente, en este caso el de los explosivos, de acuerdo al profesor que encabeza a ese equipo, Baranidharan Raman.
El problema, con todo, es que esos insectos no obedecen precisamente instrucciones verbales para volar hacia donde un militar u oficial de seguridad desee para inspeccionar el área en búsqueda de bombas. Pero para solucionarlo, relata el Post, el profesor Srikanth Singamanemi, de la citada Universidad Washington en San Luis, ha propuesto un ingenioso sistema de ‘tatuajes biológicos’. Se trata de un material hecho de seda que puede convertir luz en calor. Ese ‘tatuaje’ se coloca sobre las alas de las langostas y, para controlar su vuelo, se emite un rayo láser que, al contacto con el ‘tatuaje’, produce calor en las alas del insecto. Así, al calentar el ala derecha o la izquierda se consigue, al menos en la propuesta de los científicos, que las langostas vuelen en una dirección determinada.
La idea de colocar sensores para identificar cuando las langostas perciben olores específicos y biotatuajes para controlarlas con emisiones láser se encuentra, ciertamente, aún en etapa inicial, con todas las posibilidades e incertidumbres que eso implica. Pero los 750,000 dólares de la Marina pueden, posiblemente, generar maravillas en el contexto de la investigación de insectos cyborg. Y, como señala un comunicado de la Universidad Washington en San Luis, no se trata de algo improvisado. El profesor Raman lleva  años estudiando la percepción sensorial de cerebros simples, como el de los saltamontes y otros insectos, por lo que ya hay un camino andado, aunque los retos son sin duda considerables.
El futuro en principio se ve amplio y aunque usar insectos intervenidos con microtecnologías biorrobóticas parece un relato de película, para Raman esa posibilidad es real. “¿Por qué reinventar la rueda? ¿Por qué no sacar ventaja de una solución biológica?”, comenta el investigador.
Así, la próxima vez que vea volar una nube de langostas, o se pose en su jardín un pequeño saltamontes, quizá esos insectos estén realizando ya experimentos olfativos y, ¿por qué no?, sean el preludio de una transformación de las herramientas de alcance aún insospechado.
 
(Nota de Jesús del Toro en Yahoo Noticias)
Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Artículos relacionados

Ante política anti migratoria, la UNAM recibe apoyo de 144 Universidades de EU

La UNAM dio a conocer la respuesta de apoyo de la Asociación de Universidades Públicas de Estados Unidos: “La dimensión

Balacean instalaciones de la Fiscalía General de Quintana Roo; hay un muerto

Una balacera se registró en las instalaciones de la Fiscalía General de Quintana Roo, ubicada en la Avenida Xcaret, en

Japón podría ofrecer una droga experimental no autorizada contra el ébola

Japón podrá suministrar un medicamento no aprobado contra el virus de ébola bajo ciertas circunstancias aun antes de que la

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*