Destacados Difusión Cultural

Adiós a Rius, famoso monero e irreverente rojillo

Por: Martín Estrada

La madrugada de este martes falleció, a los 83 años, el famoso monero Ríus, en Tepoztlán, Morelos.

Él mismo decía que no era caricaturista, sino monero. Y sus “monos” aparecieron durante muchos años en las populares revistas “Los Agachados” y “Los Supermachos”, que agotaban su tiraje, pues se vendían muy bien.

Eduardo del Río García “Ríus”, famoso monero, irreverente, rojillo y editor de varios, muchos libros, muy conocidos la mayoría de ellos. “Marx para principiantes”, “El manual del perfecto ateo”, “Su majestad el PRI”, “La interminable conquista de México”, “El mito guadalupano”, “Historia rapidísima de España”, etcétera, padecía cáncer de próstata.

Fue Premio Nacional de Periodismo, otorgado por el Club de Periodistas de México, en la categoría de caricatura y también obtuvo un galardón por parte de la Unicef, entre otros reconocimientos.

Nacido en Zamora, Michoacán, el 20 de junio de 1934, quedó huérfano de su padre siendo un bebé de meses de edad. Ríus, autodidacta, acercó al gran público temas de muy diverso interés. El tiraje semanal de “Los Supermachos” alcanzaba los 250 mil ejemplares, lo que no era bien visto en las esferas del poder político, pues los asuntos que trataba muchas veces eran considerados subversivos. La editorial, presionada por el gobierno, quitó a Ríus los personajes de esta revista, por lo que inició un nuevo proyecto llamado “Los Agachados”. En esta última se hablaba de todo. De política, de religión, de sexo, de futbol, de lo que come el mexicano, de la historia desmitificada… Era ilustrada con sus monos y recortes de obras de arte de otros autores, fotografías, fragmentos de material visual, todo intervenido al estilo de Rius.

Los caricaturistas reconocen en él su postura irreverente, desmitificadora, directa, sin tapujos.

Plasmamos aquí dos anécdotas que lo pintan bien, como era en la vida real.

Cuando “El Escéptico” Héctor Chavarría, quien fue amigo del genial Eduardo, durante algún tiempo estuvo buscando un certificado de ex comunión expedido por El Vaticano, dada su genuina postura de ateo, nunca pudo obtener dicho documento, entonces Ríus, compadecido de la infructuosa tarea de su amigo el “Chino”, como también le llaman, le extendió fraternalmente un certificado hecho por él, con un texto que apartaba a Chavarría de las creencias religiosas y era firmado por el “obispo” Ríus Fríus.

También es famoso uno de sus libros, “La panza es primero”, en donde reunió material de Los Agachados para editarlo en un solo volumen. Este librito contiene una serie de recomendaciones para mantener saludable el aparato digestivo, o sea la panza, y entre otras cosas recomienda mantener una dieta vegetariana, lo cual impulsó el movimiento naturista y vegetariano en México. Bueno, pues Rius mantuvo durante algún tiempo los consejos que daba en su influyente tratado, pero no pudo mantener más esa postura y hubo días en que mandaba pedir en la redacción de Editorial Posada una enorme bagette “con todo lo nocivo” que pudieran ponerle, incluyendo carne, dos cervezas Victoria y a su amigo el “Chino”, un paquete de cigarrillos.

Es contradictorio el camino que decidió tomar resueltamente, pues se formó siempre en escuelas católicas, nunca en una escuela pública, hasta terminar con los Salesianos su formación secundaria. Tiempo después adoptó su postura fuera de los estándares de lo socialmente correcto, en cuanto a sus ideas y pensamiento.

Foto: Facebook

Notas relacionadas

México no pagará por el muro fronterizo tras acuerdo comercial con EEUU: Videgaray

Más de 4.7 millones de mexicanos no saben leer ni escribir

Redacción Voces del Periodista

Meade respalda postura de EPN y de adversarios ante EUA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies