“El Último Ciclista” rescata la memoria a través del humor

* Del dramaturgo Karl Svenk quien escribió y representó la obra en el campo de concentración de Terezín

* Un proyecto de la compañía Los Weros Teatro

* Obra con el apoyo del Fonca a través del Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales

Por Eder Zárate

CIUDAD DE MÉXICO, 10 de julio de 2018.- La compañía Los Weros Teatro, presenta: El Último Ciclista, obra cómica y vertiginosa que nos recuerda que en los momentos más álgidos de la existencia la risa nos puede mantener de pie. Con temporada hasta el próximo 15 de agosto, dentro del Ciclo Ópera Prima, tiene funciones los miércoles a las 20:30 horas en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico.

La obra cuenta, cómo una horda de lunáticos escapa del manicomio y logra hacerse del poder liderados por “Gran Mama”. Los locos buscan exterminar a todos los ciclistas del mundo. Donny, el último ciclista, debe huir y dejar atrás su comodidad para salvar su vida, un acto de resilencia que nos recuerda que la libertad es el derecho más apreciado de la humanidad.
 
Mariana Villaseñor, Omar Esquinca, José Ponce, Víctor Vargas Avena y Natalia Goded representarán a los quince personajes de la obra a través de máscaras, con esta puesta en escena la compañía busca rescatar la memoria de uno de los momentos más dolorosos de la historia de la humanidad, imprimiéndole un toque cómico. El absurdo y el humor negro son característicos de Karl Svenk, quien escribió esta y muchas otras obras en el campo de Terezín.
 
Es importante resaltar que el humor no es tomado como una burla, sino como un recurso para humanizarnos. En palabras de la directora y actriz Natalia Goded: “El Último Ciclista es recordar que sólo la risa nos hará trascender los tragos amargos de la historia de la humanidad.” Esta es su primera obra como directora y el segundo montaje de la compañía Los Weros Teatro; en esta ocasión cuenta con el apoyo del Fonca a través del Programa de Fomento a Proyectos y Coinversiones Culturales.

En el campo de Terezín fueron transportados cientos de artistas e intelectuales, El último ciclista fue prohibida decenas de veces, pero Karl y su grupo de teatro la representaron clandestinamente en las barracas en grupos de tres y cuatro actores. Finalmente, Svenk y varios miembros de su grupo fueron deportados hacia el final de la guerra, la mayoría murió en Auschwitz.

La obra llega a nosotros gracias a tres personas: la actriz Jana Sedova quien la recordó y transcribió, Naomi Patz quién “reimaginó” la misma y finalmente Isaac Slomianskii quien hizo la traducción y adaptación.
 
Julieta Órtiz estuvo a cargo de la dirección en técnica de máscara. El diseño de vestuario y escenografía corre por parte de Andrea Pacheco,  Cutberto López es el iluminador. La música fue compuesta por Ricardo Zárraga y José Ponce realiza las pistas para escena.
 
Los Weros Teatro es una compañía formada por Mariana Villaseñor, Natalia Goded y Omar Esquinca; ellos, además de actuar, se encargan del diseño de movimiento, la dirección escénica, el diseño y realización de las máscaras, así como la producción, Andrea Cruz Meléndez apoya en la asistencia de dirección.

El Último Ciclista se presentará en el Foro La Gruta hasta el próximo 15 de agosto, los miércoles 20:30 horas. Los boletos tienen un precio de $200, están disponibles en el sistema Ticketmaster y en la taquilla del Centro Cultural Helénico ubicada en avenida Revolución No. 1500, en la Colonia Guadalupe Inn en la Ciudad de México.

Notas relacionadas

La Compañía Mexicana de Danza Folklórica celebrará 15 años de andanzas

En breve, Ehécatl (dios mexica del viento) tendrá su museo de sitio

Barrio de Triana, espectáculo para entender el flamenco, se presenta en el Teatro Benito Juárez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies