Espacios del Club de Periodistas

Se presentó “Flores en el Desierto” en el Club de Periodistas de México

Se presentó “Flores en el Desierto” en el Club de Periodistas de México

Por Eder Zárate

CIUDAD DE MÉXICO, 13 de febrero de 2018.- En el portal Desinformémonos se dan a conocer las historias de diez integrantes del Concejo Indígena de Gobierno, con el fin de visibilizar sus luchas, quizás la principal, el racismo.

La serie, llamada Flores en el Desierto, que incluye entrevista, galería y video de cada mujer, ahora ha llegado a la edición impresa por medio de un libro y fue presentada la tarde del día de ayer en el Club de Periodistas de México.

Ellas son como cualquiera de nosotras. Y no. Han vivido el racismo en su escala más infame. Les han negado historia, lengua y vestimenta, al tiempo que les arrebatan territorios, centros sagrados, ceremonias y recursos naturales. Empresas y gobiernos quieren sus aguas, sus montañas y sus vientos. Y ellas, hijas y nietas de mujeres guerreras, se atreven a vaticinar otro mañana para su pueblo y para el país entero, pues no hay día en que no pongan alma y cuerpo para defender lo que es de todos.

No son víctimas. Ni de poderes ni de costumbres. Pero sí están agraviadas. Desafían los destinos impuestos y han roto con tradiciones locales y globales para construir su propia historia. Son lo que son y lo que de ellas ha hecho la vida, dice Lupita, a quien los paramilitares le asesinaron a nueve familiares. A Rocío, Magda, Sara y Bettina, el gobierno las detuvo y encarceló por el delito de luchar y no dejarse, mientras que Gabriela enfrenta a la delincuencia marina, Myrna y Osbelia a la maquinaria que devora sus territorios, y Lucero a quienes les arrebatan sus plantas medicinales.

Marichuy, sanadora y defensora, es su vocera, ahora aspirante a una candidatura independiente, pone la vida para construir un mundo más bueno, uno donde, como dicen los zapatistas, quepan muchos mundos, y donde el que mande, mande obedeciendo.

Su corazón es comca’ac, yoreme, coca, binnizá, nahua, tsotsil, mazahua, maya y kumiai, aunque no todas guarden la lengua. Padres y abuelos aprendieron a no enseñar, como dice Myrna, para evitarles maltratos en escuelas y ciudades. A Magda, el levantamiento zapatista la hizo recuperar sus trenzas, su enagua y sus palabras. A Rocío la hizo saberse indígena, en un pueblo que el gobierno dice que no lo es.

Todas son integrantes del Concejo Indígena de Gobierno (CIG), estructura creada por el Congreso Nacional Indígena (CNI) para visibilizar sus luchas y llamar a la organización de los pueblos, indígenas y no, en una iniciativa respaldada por el EZLN que se inscribe en el proceso electoral del 2018, pero que no compite en ese esquema. La toma del poder no es lo suyo. Van por más. Van por todo. Es su tiempo.

Este libro presenta sólo diez historias en distintos formatos. Son ellas, sus pueblos y sus luchas en representación de muchas más, incluidas las no indígenas.

Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista



Artículos relacionados

“Un banquete para el difunto Don Quijote”, teatro de calle con una reflexión colectiva sobre la vida y la muerte

(Visualizar en PDF ) * La Bomba Teatro entrelaza diferentes disciplinas escénicas en un espectáculo que será presentado de manera gratuita,

Termina temporada “Secret Survivors México” en el Vicio

(Visualizar en PDF ) * Las Reinas Chulas, Derechos Humanos A.C., La Casa Mandarina AC y Ping Chong + Company

Regresa la puesta en escena “Nada” al Teatro Santa Catarina

(Visualizar en PDF ) * De Janne Teller, adaptación de Bárbara Perrín Rivemar, bajo la dirección de Mariana Giménez Por

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*