Espacios del Club de Periodistas

Con triunfo de 2-0 ante Tigres, América se acerca a la antesala de Japón

Con triunfo de 2-0 ante Tigres, América se acerca a la antesala de Japón
Con un planteamiento inteligente y la efectividad en el ataque, las Águilas del América sacaron medio pasaporte para el Mundial de Clubes de Japón, al imponerse con goles de Darío Benedetto y Osvaldo Martínez, a los Tigres de Ricardo Tuca Ferretti, que deberán ganar por mínimo de 3-1 en la cancha del Estadio Azteca, para evitar el bicampeonato en la Liga de Campeones del conjunto de Coapa.
Tigres intentó imponer condiciones desde el primer minuto, con el arsenal ofensivo encabezado por el francés Andre-Pierre Gignac, los pupilos de Ricardo Tuca Ferretti, encontró en el mediocampo americanista una muralla bien liderada por Osvaldo Martínez, que aprovechaba cualquier error para desahogar con Rubens Sambueza y Darío Benedetto, jugadores que podrían conectar con Oribe Peralta y crear peligro para la meta de Nahuel Guzmán.
Jürgen Damm y Javier Aquino fueron los primeros elementos que se atrevieron a encarar, y el arribo de más peligro para los felinos llegó en el primer cuarto de hora, en una gran jugada colectiva, los universitarios pasearon por el área el esférico, Jesús Dueñas tomó por el sector derecho en los linderos del área y filtró un magnífico pase a Aquino, pero el ex jugador del Villarreal y Rayo Vallecano en España, entró sin complicaciones aunque no pudo darle dirección de gol al balón y lo envió por encima del arco ante la salida de Hugo González.
El resto del primer tiempo fue un constante ir y venir, con algunos intentos de ambos equipos por abrir el marcador, pero la falta de precisión en el penúltimo toque para los rematadores fue fundamental para que la parte inicial concluyera con empate a cero, favorable para el América, pero no tan malo para Tigres, que pese a estar igualando como local, no veía perforada su meta, ya que el criterio de gol de visitante continuaba para esta serie final.
Para el arranque del complemento, América salió con la misión de complicarle la existencia a Tigres, buscando un gol que lo pusiera arriba también en el criterio de desempate y no fuera un obstáculo para el choque de vuelta a disputarse el próximo miércoles en la cancha del Estadio Azteca.
Las indicaciones de Ignacio Ambriz en el entretiempo dieron frutos. En un peligroso arribo visitante, liderado por Rubens Sambueza, cayó el tanto que abrió el marcador; el argentino naturalizado mexicano ingresó al área, sirvió para Oribe Peralta, quien dejó de lujo un taconazo para el paraguayo Osvaldo Martínez, que en los linderos del área, puso un servicio bombeado y con toda la ventaja para Darío Benedetto, quien aprovechó la mala colocación de Nahuel Guzmán y la temeraria intención de José Rivas por estorbar, por lo que el ariete argentino llegó de cabeza ante el marco vacío para marcar.
Las Águilas plantaron clara su estrategia con el gol, ya que replegaron un poco sus líneas para buscar los contragolpes ante la obligación de los norteños por al menos marcar el empate, por lo que los desdobles de Oribe, Sambueza y de Benedetto, se convirtieron en un arma peligrosa para la defensa local.
Al minuto 53’, la intención daba resultados, pero no iba de manera definitiva al electrónico. En un contragolpe, la defensa felina estaba muy adelantada, por lo que Nahuel se aventuró a salir y dejó su meta sin guardián, pero Oribe, que desde primera instancia se encontraba en fuera de lugar, disparó un par de metros delante de la línea de mediocampo y mandó el balón al fondo del marco, pero los silbantes, encabezados por Roberto García Orozco, se encargaron de anular la jugada, aliviando un poco la angustia de la afición de los de la Universidad de Nuevo León.
Con el transcurrir de los minutos y sin efectividad al frente, Ferretti optó por los ingresos de Damián Álvarez y Héctor Mancilla, para de alguna u otra manera alcanzar la igualada y dejar todo para la vuelta en la Ciudad de México, sin embargo, las oportunas intervenciones de Hugo González y la aplicación efectiva de la zaga azulcrema, y con la pólvora mojada de los atacantes de Tigres como cómplices, evitaron que el empate llegara ante la desilusión de la afición.
Cuando parecía que el daño para los locales iba a ser mínimo, en tiempo de compensación y en un contragolpe letal, Osvaldo Martínez tomó el esférico fuera del área y soltó un fogonazo para vencer a Nahuel y dejar cifras definitivas de 2-0 que por ahora parece lapidario. 
(Nota de Carlos Horta para La Crónica)

Con un planteamiento inteligente y la efectividad en el ataque, las Águilas del América sacaron medio pasaporte para el Mundial de Clubes de Japón, al imponerse con goles de Darío Benedetto y Osvaldo Martínez, a los Tigres de Ricardo Tuca Ferretti, que deberán ganar por mínimo de 3-1 en la cancha del Estadio Azteca, para evitar el bicampeonato en la Liga de Campeones del conjunto de Coapa.
Tigres intentó imponer condiciones desde el primer minuto, con el arsenal ofensivo encabezado por el francés Andre-Pierre Gignac, los pupilos de Ricardo Tuca Ferretti, encontró en el mediocampo americanista una muralla bien liderada por Osvaldo Martínez, que aprovechaba cualquier error para desahogar con Rubens Sambueza y Darío Benedetto, jugadores que podrían conectar con Oribe Peralta y crear peligro para la meta de Nahuel Guzmán.
Jürgen Damm y Javier Aquino fueron los primeros elementos que se atrevieron a encarar, y el arribo de más peligro para los felinos llegó en el primer cuarto de hora, en una gran jugada colectiva, los universitarios pasearon por el área el esférico, Jesús Dueñas tomó por el sector derecho en los linderos del área y filtró un magnífico pase a Aquino, pero el ex jugador del Villarreal y Rayo Vallecano en España, entró sin complicaciones aunque no pudo darle dirección de gol al balón y lo envió por encima del arco ante la salida de Hugo González.
El resto del primer tiempo fue un constante ir y venir, con algunos intentos de ambos equipos por abrir el marcador, pero la falta de precisión en el penúltimo toque para los rematadores fue fundamental para que la parte inicial concluyera con empate a cero, favorable para el América, pero no tan malo para Tigres, que pese a estar igualando como local, no veía perforada su meta, ya que el criterio de gol de visitante continuaba para esta serie final.
Para el arranque del complemento, América salió con la misión de complicarle la existencia a Tigres, buscando un gol que lo pusiera arriba también en el criterio de desempate y no fuera un obstáculo para el choque de vuelta a disputarse el próximo miércoles en la cancha del Estadio Azteca.
Las indicaciones de Ignacio Ambriz en el entretiempo dieron frutos. En un peligroso arribo visitante, liderado por Rubens Sambueza, cayó el tanto que abrió el marcador; el argentino naturalizado mexicano ingresó al área, sirvió para Oribe Peralta, quien dejó de lujo un taconazo para el paraguayo Osvaldo Martínez, que en los linderos del área, puso un servicio bombeado y con toda la ventaja para Darío Benedetto, quien aprovechó la mala colocación de Nahuel Guzmán y la temeraria intención de José Rivas por estorbar, por lo que el ariete argentino llegó de cabeza ante el marco vacío para marcar.
Las Águilas plantaron clara su estrategia con el gol, ya que replegaron un poco sus líneas para buscar los contragolpes ante la obligación de los norteños por al menos marcar el empate, por lo que los desdobles de Oribe, Sambueza y de Benedetto, se convirtieron en un arma peligrosa para la defensa local.
Al minuto 53’, la intención daba resultados, pero no iba de manera definitiva al electrónico. En un contragolpe, la defensa felina estaba muy adelantada, por lo que Nahuel se aventuró a salir y dejó su meta sin guardián, pero Oribe, que desde primera instancia se encontraba en fuera de lugar, disparó un par de metros delante de la línea de mediocampo y mandó el balón al fondo del marco, pero los silbantes, encabezados por Roberto García Orozco, se encargaron de anular la jugada, aliviando un poco la angustia de la afición de los de la Universidad de Nuevo León.
Con el transcurrir de los minutos y sin efectividad al frente, Ferretti optó por los ingresos de Damián Álvarez y Héctor Mancilla, para de alguna u otra manera alcanzar la igualada y dejar todo para la vuelta en la Ciudad de México, sin embargo, las oportunas intervenciones de Hugo González y la aplicación efectiva de la zaga azulcrema, y con la pólvora mojada de los atacantes de Tigres como cómplices, evitaron que el empate llegara ante la desilusión de la afición.
Cuando parecía que el daño para los locales iba a ser mínimo, en tiempo de compensación y en un contragolpe letal, Osvaldo Martínez tomó el esférico fuera del área y soltó un fogonazo para vencer a Nahuel y dejar cifras definitivas de 2-0 que por ahora parece lapidario.
 
(Nota de Carlos Horta para La Crónica)
Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Artículos relacionados

¿Perdió México ante Suecia por la “mala vibra”?

(Visualizar en PDF ) • La alta motivación incide en la configuración neuroquímica de los futbolistas, lo que ayuda a

“A un mes del comienzo del Mundial, no nos preocupa nada”

(Visualizar en PDF ) Ya queda muy poco para el comienzo del evento deportivo más esperado en todo el mundo.

Hirving Lozano, el Mejor Jugador del Partido: FIFA

(Visualizar en PDF ) Fuente y foto: @miseleccionmx. MOSCÚ, 17 de junio de 2018.- Al finalizar el encuentro en el que

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*