Espacios del Club de Periodistas

¿En qué mundo “James Bonizado” estamos?

  • Espionaje… ¿y los criminales?
  • Conjugando el verbo espiar…
  • ¿Y los legisladores?

Celeste1Por: Celeste Sáenz de Miera

Es condenable desde cualquier punto de vista el espionaje del gobierno mexicano a defensores de los derechos humanos, periodistas y a cualquier ciudadano.

Una cosa es que los gobiernos implementen espionaje “justificado” por temas de seguridad nacional y otra, que se utilice para vulnerar el derecho a la privacidad de cada individuo y sobre todo, de aquellos que impactan de manera colectiva.

Aquí habría que preguntarse ¿porque NO ha servido para neutralizar la criminalidad exacerbada y alimentada por entes de corrupción? ¿Se espía también a aquellos que espían?

La reflexión después de nuestra protesta absoluta debe ser multidimensional.

De acuerdo a datos duros que me proporcionó Alfonso Suárez del Real y Aguilera, diputado local y especialista en temas de seguridad, el contrato sobre el programa espía Pegasus lo celebró Genaro García Luna, ex titular de la AFI en el sexenio de Vicente Fox y secretario de Seguridad Pública durante el calderonato, quien, a finales del 2011 lo signó con una empresa Israelita, quien según dicen, condiciona a que su uso sea específicamente para temas de seguridad nacional… ¿Usted cree que sólo para ello lo utilizaron?

Y  como ha dicho Felipe Calderón, “Haiga sido como haiga” sido, las cosas han tenido un resultado funesto.

El New York Times quien por cierto ha sido señalado como instrumento de los intereses que facturan guerras y uno de los maquiladores de las denominadas Fake News, publicó que hay defensores de los derechos humanos y periodistas que han sido espiados… ¿Usted cree que no? ¿Y usted cree que solamente ellos? Y cuando el presidente mexicano dice ser espiado… ¿Usted cree que no?

Pero si los ciudadanos de a pie también somos victimas de un espionaje administrado vía hacendaria, en nuestros aparatos celulares, Facebook, etcétera.

¿En qué mundo “James Bonizado” estamos? ¿Será desde el 9/11 cuándo nos pintaron de este color, en donde la moneda de cambio  -entre los poderosos- es el “yo te espió, tu me espías, nosotros nos chantajeamos y a ellos, los dominamos”?

La utilización de verdades a medias y de mentiras para crear el caos, y por otra parte, la sofisticación del control y la censura deben ser erradicadas, vía una verdadera legislación, en donde no haya huecos de huida para quienes infrinjan la ley; es ahí en donde el legislativo tiene la responsabilidad y nosotros la facultad y obligación de exigirlo.

Related Posts


Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*