Espacios del Club de Periodistas

Lamenta la Secretaría de Cultura el fallecimiento de Federico Campbell

Lamenta la Secretaría de Cultura el fallecimiento de Federico Campbell

slide-1-campbell

El Secretario Eduardo Vázquez Martín recuerda al escritor y periodista y asevera que su cielo será una calle y una mesa de café 

 

La Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, encabezada por Eduardo Vázquez Martín, lamenta el sensible fallecimiento, a los 72 años de edad, del escritor y periodista Federico Campbell (1941-2014), considerado el primer novelista mexicano cuya preocupación central fue el análisis de la química del poder.

En su cuenta de Facebook, el Secretario de Cultura afirmó que recordará a Campbell elegante, con su sombrero panamá, su saco de lino claro y los periódicos, revistas y libros exprimidos bajo el brazo.

“Supongo que el cielo de Federico será una calle, una mesa de café donde leer y conversar con sus amigos. Ahí estará mañana, ése será para siempre su domingo.

“Abrazo desde aquí a Carmen y a su hijo, el también periodista Federico Campbell Peña, y a sus queridos amigos, a David Huerta y a María Cortina, que llorando me dio la noticia de que Federico no ira ya más a compartir su inteligencia a los cafés del mediodía”, escribió Eduardo Vázquez Martín.

Federico Campbell fue un escritor y periodista mexicano que en su quehacer literario y periodístico se centró principalmente en conceptos referidos al manejo del poder, la historia, la memoria o identidad.

Nació en la ciudad de Tijuana, Baja California, el 1 de julio de 1941. Hizo estudios de derecho y filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En 1995 obtuvo la beca J. S. Guggenheim y en 1999 fue miembro del Sistema Nacional de Creadores del Conaculta. Entre otros trabajos, ha traducido teatro del premio nobel de literatura 2005 Harold Pinter, del novelista y ensayista teatral David Mamet y el escritor italinao Leonardo Sciascia.

En noviembre de 2000 ganó el Premio de Narrativa Colima, otorgado por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y la Universidad de Colima, por su novela Transpeninsular.

Asimismo, escribió en los medios impresos El Vigía, Río Doce, Frontera, El Silenciero y Punto y Aparte una columna semanal: La hora del lobo, más literaria que política. Además de ser colaborador del semanario Proceso, el periódico Milenio Diario y La Jornada.

Su obra está conformada por las novelas: Todo lo de las focas (1983), Pretexta o el cronista enmascarado (1979), Transpeninsular (2000) y La clave Morse (2001). En cuento publicó Tijuanenses (1997) y Tijuana. Stories on the border (1994).

Dentro del género del ensayo incursionó con La memoria de Sciascia (1989), Post scriptum triste (1994), La invención del poder (1994), Máscara negra (1995) y Padre y memoria (2009). Y en la antología destacó con los ejemplares: El imperio del adiós (2002) y La ficción de la memoria. Juan Rulfo ante la crítica (2003). Según su blogspot dejó en la imprenta los textos La máquina de escribir y La era de la criminalidad.



Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*