Espacios del Club de Periodistas

Con menos lucimiento, se celebró el aniversario de la Batalla de Puebla en la Casa Blanca

Con menos lucimiento, se celebró el aniversario de la Batalla de Puebla en la Casa Blanca

Washington.- Con menos invitados, sin margaritas que beber y sin el presidente en la sala: así fue la primera celebración anual del Cinco de Mayo en la Casa Blanca de Donald Trump, quien delegó en su vicepresidente, Mike Pence, el intento de acercarse a la comunidad latina en esa simbólica fiesta.

Trump no rompió del todo con la tradición de festejar el Cinco de Mayo en la Casa Blanca, iniciada por George W. Bush en 2001 y continuada anualmente desde entonces para celebrar los lazos con México y los aportes de la comunidad hispana a Estados Unidos.

Pero sí rebajó considerablemente el perfil de la recepción, celebrada por primera vez en 16 años sin la presencia del presidente y en un edificio contiguo a la Casa Blanca, en lugar de en los jardines de la residencia o en la Sala Este del icónico inmueble presidencial, como hicieron Bush y Barack Obama.

Un año después de que Obama celebrara su último Cinco de Mayo con un concierto del grupo mexicano Maná y una barra libre de margaritas, Pence recibió a un centenar de invitados que comía tacos en miniatura mientras escuchaba a un trío musical poco conocido y bebía vino o cerveza, eso sí, de marca mexicana.

“¡Buenas tardes a todos y feliz casi cinco de mayo!”, dijo Pence en español al comenzar su discurso en la ceremonia, que conmemora el aniversario de la batalla de Puebla (México) de 1862 y se celebra con más entusiasmo en Estados Unidos que en el país vecino.

Entre los asistentes estaban el embajador de México en EE.UU., Gerónimo Gutiérrez; el secretario de Trabajo de Trump, Alexander Acosta, de origen cubano; y la nominada para ser Tesorera del Gobierno, Jovita Carranza, de origen mexicano.

En un discurso de unos quince minutos, Pence rindió homenaje a las contribuciones de los hispanos en el país, de quienes aseguró que “son uno de los hilos más vibrantes de nuestro tejido nacional”.

Defendió que Trump “está luchando cada día para empoderar a los hispanos para que contribuyan aún más al futuro del país”.

“El presidente ha hecho de la comunidad latina una prioridad, y siempre lo será”, subrayó Pence.

El vicepresidente no mencionó las acciones ejecutivas firmadas por Trump para acelerar las deportaciones y construir un muro entre México y Estados Unidos, y, en cambio, reiteró el apoyo del mandatario a una reforma del sistema migratorio del país, expresado por primera vez en un discurso ante el Congreso en febrero.

“Como el presidente Trump dijo al Congreso, es posible una reforma migratoria real y positiva. Y puedo asegurarles que, a medida que avancemos (en ello), en palabras del presidente, actuaremos con mucho corazón en cada paso del camino”, dijo Pence.

El embajador de México también se dirigió a los asistentes para destacar que Estados Unidos ha convertido el Cinco de Mayo “en una fecha muy importante, en la que reconoce las incalculables contribuciones de los mexicanos y mexicano-estadounidenses a la cultura y prosperidad de este gran país”.

“La verdadera amistad, dicen, debe atravesar y superar los choques de la adversidad para ser merecedora de su nombre”, afirmó el embajador Gutiérrez en una aparente referencia a las tensiones experimentadas entre los Gobiernos de Trump y Enrique Peña Nieto.

“Que este Cinco de Mayo nos recuerde, como ya adivinaron los presidentes Benito Juárez y Abraham Lincoln, que un México fuerte y exitoso está en el interés de Estados Unidos”, y viceversa, concluyó el diplomático mexicano.

El otro orador de la tarde fue el secretario de Trabajo, quien dijo que entendía “la resistencia al dominio” de otros que mostraron los mexicanos durante la batalla de Puebla contra los franceses, porque sus padres huyeron del “dominio” de Fidel Castro en Cuba y encontraron un hogar en Estados Unidos.

Pese al menor perfil de la recepción, el presidente de la organización hispana Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), Roger Rocha, opinó que la fiesta fue un gesto positivo hacia la comunidad latina.

“El hecho de que estén acercándose a nosotros es una buena señal”, dijo Rocha a Efe durante la recepción.

“Si nos invitan, eso muestra que hay un interés por la comunidad, y eso es algo que en LULAC estamos buscando” con el fin de que Trump escuche su postura en inmigración y otros temas, añadió Rocha.

(Nota de EFE)

Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Artículos relacionados

La Copa Confederaciones cuenta con tres adivinadores

Todos los aficionados deportivos recuerdan al pulpo Paul, el animal acuático que se convirtió en el adivinador casi infalible de

Epidemia de cólera causa 471 muertes en Yemen; hay más de 50 mil infectados

La epidemia de cólera que afecta a distintas áreas de Yemen ha causado hasta hoy la muerte de 471 personas

Ponen a disposición de Fiscalía 16 vehículos y dos ranchos de huachicolero en Puebla

La Fiscalía General del Estado de Puebla, en coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Secretaría

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*