Destacados Economía

México quedó como simple importador total de energéticos:

Las reformas estructurales fomentan una absoluta dependencia estratégica: Rosío Vargas, investigadora del CISAN

CIUDAD DE MÉXICO, 7 de agosto de 2017.- México está vinculado a la revolución energética de Estados Unidos como un importador total, al fomentar una dependencia estratégica de lo que esa nación produce en materia de refinados y gas natural, afirmó la doctora Rosío Vargas, investigadora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN).

La soberanía nacional se pierde con la integración de gasoductos a la infraestructura del vecino país del norte, ya que sin duda llevará a importar el petróleo mexicano debido a que los contratos de explotación carecen de obligatoriedad para destinar el biocombustible al mercado interno.

Igual sucede respecto de la soberanía energética, pues el Estado mexicano se repliega de su compromiso como abastecedor y se debilita a Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), señaló la especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La reforma mexicana en la materia es resultado del proyecto geopolítico de la revolución energética estadounidense –iniciada con la técnica de facturación hidráulica o fracking impulsada durante la administración de Barack Obama– en busca de alcanzar la independencia y que en la era de Donald Trump consolidará a ese país como la superpotencia mundial en todas las fuentes de energía.

La también profesora del posgrado de Relaciones Internacionales de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y de la Facultad de Estudios Superiores Aragón sostuvo que en ese panorama geopolítico se proyectó a Estados Unidos como uno de los grandes productores de crudo y gas natural con la fuerza para incidir en los precios.

El potencial energético por la alineación de las economías de sus colindantes Canadá y México creó el mercado de América del Norte, el cual representa la desaparición de las soberanías de sus socios para confrontar a Arabia Saudita, Rusia, Venezuela y Qatar, entre otros grandes productores que han padecido graves problemas de estabilidad económica, ante la sobreoferta iniciada por los estadounidenses.

El fracking modificó el espectro de los recursos a nivel mundial al desplazar el paradigma de escasez a uno de abundancia de recursos y aumentar la supuesta posibilidad de extracción de gas y petróleo que hace ver a Estados Unidos con una dotación inmensa de recursos.

Foto: enernews.com

Notas relacionadas

Fomentan en BC medidas preventivas para evitar neumonía

Nochebús Insurgentes mejorará movilidad en la Ciudad de México

Redacción Voces del Periodista

Reino Unido está en riesgo de una baja crediticia: Moody’s

Redacción Voces del Periodista

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies