Espacios del Club de Periodistas

Clasificación mundial de la libertad de prensa 2014 de Reporteros Sin Fronteras

Clasificación mundial de la libertad de prensa 2014 de Reporteros Sin Fronteras

ReporterosSinfronterasMapa

En México al menos 88 periodistas fueron asesinados entre 2000 y finales de 2013, y otros 18 desaparecieron. La espantosa cifra de muertes se vio agravada por la llamada “ofensiva federal ” contra los carteles de la droga durante el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), en la que murieron más de 60.000 personas.

 

Periodista1La Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa que Reporteros sin Fronteras publica cada año mide el nivel de libertad de información en 180 países. Refleja el grado de libertad que los periodistas, organizaciones de noticias e internautas disfrutan en cada país, y los esfuerzos realizados por las autoridades para respetar y garantizar el respeto de esta libertad.

Se basa, en parte, en un cuestionario que se envía a nuestras organizaciones asociadas (18 ONG de libertad de expresión, localizadas en los cinco continentes), a nuestra red de 150 corresponsales, y a periodistas, investigadores, juristas y activistas de derechos humanos.
Los 180 países clasificados en el índice de este año son aquellos de los que Reporteros Sin Fronteras ha recibido cuestionarios completados por varias fuentes. Algunos países no se han incluido debido a la falta de información fiable y contrastada.

Este año se ha producido un cambio relevante en el método utilizado para elaborar la Clasificación 2013, incluido el uso de un nuevo cuestionario. Las preguntas cuantitativas sobre el número de violaciones de diferentes tipos están ahora a cargo de nuestro equipo. Ellos incluyen el número de periodistas, asistentes de medios o internautas encarcelados o asesinados en el contexto profesional; el número de periodistas secuestrados; cuántos huyeron al exilio; la cantidad agresiones físicas y detenciones, y el número de medios de comunicación censurados. En el caso de una ocupación militar de uno o más territorios, cualquier violación por parte de miembros de las fuerzas de ocupación se tratan como violaciones del derecho a la información en territorio extranjero y se incorporan a la puntuación del país del que proceden dichas fuerzas.

Con el fin de hacer que el índice sea más informativo y hacer más fácil la comparación de los diferentes años, los resultados se puntuarán desde ahora de 0 a 100: 0 es la mejor puntuación posible y 100 la peor. La Clasificación no contempla violaciones de los derechos humanos en general, sino que se ciñe a las violaciones de la libertad de información.
En ningún caso debe considerarse la Clasificación como un indicador de la calidad de los medios de comunicación en los países evaluados.

En el caso de México, que es el que nos ocupa, queda clasificado a solo un nivel menos de ser de los más peligrosos del mundo, siendo superado solo por China, Sudán, Arabia Saudita, entre otros. En la lista de los 180 países clasificados, México ocupa el lugar 152, es decir, hay 28 países más peligroso que México para ejercer el periodismo.

 

En este informe de menciona que los Zetas y otras organizaciones criminales actúan de manera depredadora hacia los periodistas con la complicidad de los corruptos locales, y, a veces, de los funcionarios federales. Al menos 88 periodistas fueron asesinados entre 2000 y finales de 2013, y otros 18 desaparecieron. La espantosa cifra de muertes se vio agravada por la llamada “ofensiva federal ” contra los carteles de la droga durante el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), en la que murieron más de 60.000 personas.
El crimen organizado y su infiltración en el aparato estatal también obstaculiza el trabajo de los medios y, en particular, del periodismo de investigación en los países más al sur, como Brasil y Paraguay. En estos países, y en otros, la posición de los periodistas se debilita a menudo por su carencia de estatus, la falta de solidaridad de la profesión y la trágica sumisión de los medios, sobre todo de los regionales, a los centros de poder e influencia política. En Brasil, el fenómeno de los “coroneles”, políticos regionales que también son empresarios y dueños de medios, es un escollo para el pluralismo y la independencia, convierte a los periodistas en herramientas de los barones locales y los expone a menudo a mortales ajustes de cuentas.

Los periodistas y los medios son también instrumentos políticos en países muy polarizados, donde la divergencia entre el sector privado y el sector público (o el estado) deriva en confrontación, a veces violenta.

 

Para ver el informe completo de Reporteros Sin fronteras http://www.rsf-es.org/news/clasificacion-mundial-2014-de-la-libertad-de-prensa/

 


Tags assigned to this article:
2014Clasificacion mundialreporteros son fronteras

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*