Espacios del Club de Periodistas

Bandas cobran cuotas de extorsión a microbuses en Tláhuac e Iztapalapa

Bandas cobran cuotas de extorsión a microbuses en Tláhuac e Iztapalapa
Choferes de camiones y microbuses en las delegaciones Tláhuac e Iztapalapa son extorsionados por delincuentes y pandilleros, pues si no pagan una cuota semanal de entre 150 y 200 pesos para protección, estarán en problemas ya que corren el riesgo de ser asaltados, golpeados o hasta asesinados.
“Aquí es así, si no quieres que te pase nada, tienes que pagar. Las cosas aquí están cabronas, pagas el derecho piso. La policía nos volteó a ver apenas con lo del marino pero esto es de siempre”, refirió un chofer de la Ruta 29 que corre de San Lorenzo Tezonco a la colonia del Mar, en Tláhuac.
El chofer dijo que teme hasta por su familia, pues en temporada vacacional sus hijos lo acompañaban a trabajar debido a que no tiene quién los cuide.
“En una ocasión no me alcanzó para pagar los 200 pesos, porque aunque parece poco es una renta mensual con la que muchas veces no contamos. A los tres días me bajaron a punta de madrazos para cobrarme y mi hijo estaba viendo, desde ese día jamás volví a traerlos conmigo”, dijo.
El hombre contó a Crónica que junto con sus compañeros han llevado a cabo diversas solicitudes de vigilancia en cada una de las demarcaciones, sin tener éxito alguno.
Los trabajadores del volante reconocieron que los pasajeros se molestan por su forma de manejar, pues en la mayoría de las ocasiones es de forma rápida y sin precaución; sin embargo, aclaró, lo hacen para realizar su corrida en menos tiempo y así poder hacer más viajes al día.
En Tláhuac los conductores reconocen a tres bandas dedicadas a ofrecer protección y vigilancia a los conductores de las diversas rutas que recorren la demarcación.
Si no lo pagan en el día establecido por quienes comandan las bandas, saben que éstos le darán un “pitazo” a aquellos que se dedican a delinquir en el transporte público para informarles qué conductor de qué ruta no pagó su cuota de protección.
Cabe señalar que estos grupos no son quienes se suben a los microbuses a asaltar, puesto que sus integrantes son considerados sólo como defensores de los choferes; “ese es su trabajo, así se mantienen, están en las esquinas, vigilan que no haya robos en los micros”.
En tanto en Iztapalapa los choferes afirmaron que cuando no se paga la cuota que en su demarcación les piden, saben que les espera lo peor. “Lo mejor que te puede pasar es una madriza comparado con lo que le ha pasado a otros compas, que llegan hasta la muerte”, contó El Chule.
El conductor contó que en lo que va del año lo han asaltado en tres ocasiones, sin embargo, la última vez que le pasó, los asaltantes a los que con anterioridad les había negado el pago de 300 pesos le clavaron un pica hielo en la pierna, como muestra de que ellos son los que mandan.
Y desde ese día, comentó, decidió pagar la cuota que los delincuentes le piden.
En Iztapalapa, son los asaltantes los que eligen a quienes les darán la oportunidad de no ser asaltados o bien de asaltar al pasaje pero sin lastimarlos a ellos, eso sí, pagando una cuota todavía más cara que la que se paga en Tláhuac.
En esta demarcación si no quieres ser asaltado, debes pagar una cuota de 300 pesos a la semana, y si no se tiene para liquidarlo los delincuentes dan la opción de asaltar la unidad pero no quitar absolutamente nada al conductor, esto por 150 pesos a la semana.
El Chule dijo que las unidades más vulnerables son aquellas que dentro permiten la movilidad de los asaltantes.
 
(Nota de Ana Espinosa Rosete para La Crónica)
Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Artículos relacionados

Preparan albergues en Los Cabos, por huracán Norma 

LA PAZ (Notimex), 16 de septiembre de 2017.- El Consejo Estatal de Protección Civil instruyó a que se tengan los

Martes caluroso; inicia verano en CDMX

Autor: Secretaría de Protección Civil.   · El solsticio de verano se presentará hoy a las 23:24 horas.     Con

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*