Hace 50 años nevó en la hoy Ciudad de México; los niños jugaron con bolas de nieve

Hace 50 años nevó en la hoy Ciudad de México; los niños jugaron con bolas de nieve

Era el 11 de enero de 1967. Niños, jóvenes y adultos de un Distrito Federal menos poblado -más tranquilo, ingenuo y con un cielo limpio que aún permitía observar diariamente las magníficas figuras de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl-, se lanzaban bolas de nieve en las calles; otros preferían construir muñecos de nieve, y los más temerarios usaban bancas de madera y tapas de botes de basura para deslizarse en una pendiente, como si se tratara de una tabla para esquiar. La nieve había cubierto por completo a la ciudad capital de la República. Las miradas de asombro y fascinación se desparramaban ante la albura que ofrecía un escenario cubierto con una generosa capa de nieve caída durante la madrugada, en un espectáculo que les hacía constatar que era posible vivir en un espacio parecido al de las postales e imágenes navideñas que habían visto en revistas, periódicos, películas.

Parecía un día cualquiera de invierno en Nueva York o Toronto. Pero no. Era el Zócalo capitalino, la Avenida Juárez, el hoy llamado Eje Central -Santa María la Redonda, San Juan de Letrán, Niño Perdido-, Paseo de la Reforma y todo el territorio del conocido como Distrito Federal.

De eso se acuerdan bien algunos abuelos… “la nieve cubrió a todo el DF”, “pude jugar con la nieve… Y sé que ya no lo volveré a ver”. “Fue algo maravilloso”, “asombroso, toda la ciudad estaba tapizada de blanco”, “ni fue tanto, unos cuantos centímetros de hielo que cubrían las calles”, “mis nietos no creen que nevó, dicen que estoy loco”, son testimonios de algunas personas, mayores de 60 años, que recuerdan el día en que la nieve llegó al Zócalo capitalino.

Sin embargo, ésta no era la primera vez que pasaba, anteriormente, en 1920 y 1907, los registros señalan que la Ciudad de México ya se había cubierto de hielo.

En un día como hoy, hace 50 años, una gran helada se registró en todo el país y en el primer cuadro de la ciudad, la nieve alcanzó los 5 centímetros de espesor.

En tanto que en algunas localidades del Ajusco como La Cima y Parres, la nieve alcanzó los 60 centímetros de altura.

La señora Soledad Arronte, de 67 años, recuerda perfectamente esta nevada: “La verdad es que nadie tenía ropa para ese clima. Tenía 17 años, estaba estudiando y ese día todos los zapatos se me mojaron. Me congelé”.

Por su parte, el señor Francisco Hernández vivió esa nevada en la colonia Portales: “Yo tenía 14 años. El frío de la noche anterior fue insoportable, pero cuando desperté mi mamá me avisó que el patio estaba cubierto de nieve. No lo podíamos creer. Me acuerdo perfectamente que mi papá me puso varias capas de ropa: dos calcetas, dos pantalones, playeras, suéter y uno de sus abrigos. Sólo así me dejó salir a la calle; caminamos por Tlalpan hacia el centro y en todas las casas se veía jugar a los niños. Mucha gente ni siquiera fue a trabajar y ni lo necesitaban: todos estaban felices. Eran otros tiempos”.

(Nota de La Crónica)

Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Artículos relacionados

EU redujo en 0.6% su déficit comercial con México el mes de septiembre

En septiembre pasado, el déficit comercial de Estados Unidos (EU) con México se redujo 0.6 por ciento para colocarse en

Fabrican delito de maltrato animal por acusación de Laura Bozzo: Abogado VIDEO

  A través de su cuenta de facebook Miguel Ángel Vargas Hernández, abogado de Olga Andrade, la rescatista independiente de

UNESCO RECONOCE A CRISTINA PACHECO POR AQUÍ NOS TOCO VIVIR

Fuente: La Jornada Con un reconocimiento –entre otras actividades– que le otorgó la Organización de las Naciones Unidas para la

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*