Espacios del Club de Periodistas

Murió el maestro caricaturista Rogelio Naranjo

Murió el maestro caricaturista Rogelio Naranjo
CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 12 (El Universal).- El artista y maestro de la caricatura política en México por casi medio siglo, Rogelio Naranjo Ureño falleció anoche en esta ciudad, a unas semanas de cumplir 79 años.
El caricaturista, colaborador de El Universal por más de 40 años, murió la noche de este viernes, a las 22:56 horas, víctima de un paro cardiaco en un hospital de Lindavista, donde se encontraba internado por neumonía.
Hasta pasada la media noche, no se conocían los detalles sobre dónde se realizarán las exequias.
El colaborador de El Universal por casi cuatro décadas, nació en Peribán, Michoacán, el 3 de diciembre de 1937. Tras cursar estudios de Artes en la Escuela Popular de Bellas Artes, de la Universidad de San Nicolás de Hidalgo, viajó a la Ciudad de México y desde mediados de los años sesenta colaboró con periódicos y revistas como cartonista político, lo que le valió premios en México y otros países. De manera paralela creó una obra como retratista de artistas, escritores y personajes de la cultura. Buena parte de su acervo, que supera los 12 mil cartones, fue donado por él mismo a la UNAM en 2011.
 
Artista mordaz y creativo
Atrapar con la tinta negra la esencia de un personaje, condensar en un cartón ese sentimiento que es mezcla de frustración, dolor y sorpresa provocados por ciertas noticias, y convertir la caricatura en material político fueron las cualidades de Rogelio Naranjo Ureño. Creativo, ingenioso, mordaz, artístico. Era preciso en su trazo con todo y que “la temblorina” en los últimos años desafiaba su mayor don.
Por más de 45 años Rogelio Naranjo fue una de las plumas más finas y certeras para representar con su caricatura a México, sus campesinos y ciudadanos, sus contrastes y múltiples realidades, y sobre todo sus políticos: a punta de dibujo, Naranjo propinó una venganza anhelada por buena parte de la sociedad mexicana. Y aunque el artista michoacano advertía que no buscaba la risa, era inevitable no sonreír ante la agudeza de sus cartones.
Fue también certero y exquisito para retratar a los artistas y escritores en poderosas imágenes para las que Naranjo los situaba como entre escenografías, vestidos por sus pinturas, sus libros, sus palabras; conseguía que cada retrato resumiera la esencia de lo que esos personajes fueron para la cultura, las letras y las artes, de México y el mundo. Aunque cambió la pintura por la caricatura, los dones de quien hace una composición en un cuadro, los trasladó a sus dibujos que llegaron a multitudes gracias a los periódicos y revistas, y a la decena de libros que comenzó a publicar desde inicios de los años 70.
Sin formación periodística, pero con la disciplina de quien cada mañana leía los periódicos y oía la radio, Naranjo fue trazando dibujos que “le dictaban” las noticias, procesos y sucesos. Se convirtió en un observador de la realidad; crítico y fulminante no dejó de narrar con sus líneas esa avidez de unos cuantos que producía el abandono de las mayorías.
Durante más de cuatro décadas elaboró más de 12 mil dibujos, buena parte de los cuales fueron donados a la UNAM en 2011. Esos dibujos constituyen una crónica de México en casi medio siglo: representan las crisis sexenales, las represiones, los olvidos de los políticos, sus célebres ocurrencias, el cinismo de ciertas primeras damas (probablemente no haya mejores retratos de Marta Sahagún que los hechos por Naranjo), las frustraciones de los campesinos y obreros, el abandono del campo, la transformación de la industria petrolera, la arbitrariedad de los líderes sindicales o el inapropiado, pero memorable gesto de un político.
Grandes empresarios ataviados con abrigo y sombrero, campesinos descalzos mirando hacia arriba; la sombra de un país. Ataúdes. A veces una imagen que resume un concepto. Eso era propio de su estilo.
En una entrevista con El Universal contó que al comienzo, en los años sesenta, no entendía tanto del cartón político, pero poco a poco fue dominando aquel género: “Hice algunas de López Portillo, muchas que para mí, son célebres; Salinas dio tanto para dibujar, tanto tema, y luego Fox… Si entiende uno bien el contrasentido de la forma de gobernar que existe en México, se dan unas situaciones de absurdo que forzosamente llevan a la risa, nada más hay que completarle con un dibujo. Empieza uno a formar un elenco de personajes en la imaginación, entonces aparecen los pobres, los famélicos, que podrían ser los campesinos, el campesino es una calavera para mí; luego, los obreros, tal vez algunos son élites, pero los pongo simplemente como pobres, con los ojos hundidos, claro, famélicos, pero no son calaveras”.
 
Su trayectoria
“Yo sigo trabajando con una tecnología muy primitiva, desde la plumilla, la tinta china y el papel”, decía Naranjo en una entrevista en 2011 después de que decidió donar sus dibujos a la Universidad Nacional. En todo caso agradecía las ventajas del correo electrónico, que le permitían conservar sus originales.
Con formación académica en la Escuela Popular de Bellas Artes, de San Nicolás de Hidalgo, Rogelio Naranjo Ureño llegó a la Ciudad de México a comienzos de los años sesenta. Rápidamente comenzó a hacer caricaturas en “El Día” y en “Siempre”.
Conciencia crítica del país, Naranjo participó activamente en el Movimiento Estudiantil de 1968, para el cual creó sus pancartas. Con Eduardo del Río Rius, Helioflores y Emilio Abdala dieron vida a la revista de crítica política llamada “La Garrapata”. A lo largo de los años setenta trabajó en las redacciones de suplementos culturales, periódicos y revistas. En 1976 inició sus colaboraciones, que mantuvo hasta hoy en El Universal y la revista Proceso.
Su trabajo fue reconocido con premios como el Nacional de Periodismo, y primeros lugares en bienales de Cuba y Nicaragua, así como en el certamen del World Press Cartoon.
A cada uno de los espacios donde trabajó llevó aquella premisa que dio vida a la revista “La Garrapata”, en 1968: entender “la tarea de la caricatura como algo político”.
En Twitter, el presidente Enrique Peña Nieto ofreció su pésame a los amigos y familiares del caricaturista: “Mi más sentido pésame a los familiares y compañeros del gran caricaturista político Rogelio Naranjo”, escribió el Presidente.
En otro mensaje dijo: “Rogelio Naranjo ejerció siempre su libertad de expresión con humor e ingenio”.
(Nota de Avida Ventura y Sonia Sierra para El Universal)
Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Artículos relacionados

Nombran árbitros que pitarán partidos de ida de semifinales

Oscar Macías y Marco Antonio Ortiz fueron designados por la Comisión de Árbitros de la Federación Mexicana de Futbol (FMF)

ELN colombiano libera a dos periodistas holandeses

El Ejército de Liberación Nacional (ELN) colombiano, fuerza guerrillera que actualmente está en diálogos de paz con el gobierno, anunció

Botero presenta su más grande retrospectiva en Roma

El artista colombiano Fernando Botero presentó este viernes la más grande antología sobre su obra realizada hasta ahora en la

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*