TLCAN no benefició a la mayoría de los mexicanos: Beristain

“La gran mayoría del pueblo mexicano no sacó beneficio del TLCAN. El señor Trump tiene que revisar la historia: la grandeza de Estados Unidos se debe en gran medida a que se quedaron con más de la mitad de nuestro territorio, y porque los mexicanos que han ido allí a trabajar han dejado su vida, su sudor, su sangre, sus lágrimas”.

MÉXICO (Sputnik) 11 de julio de 2018.- Así lo afirma la senadora de la República de México por el estado de Quintana Roo, Luz María Beristain Navarrete, en una entrevista exclusiva para Sputnik.

La también presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores con Europa del Senado mexicano habló de su satisfacción por el hecho de que la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) no concluyera sino hasta después del cambio de Gobierno en México, de su admiración por el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y su respuesta de medida por medida a la política de Donald Trump, a quien llama a entender que, con el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, la renegociación del TLCAN va ser otra, más igualitaria y digna para los mexicanos.

— Señora senadora por el estado de Quintana Roo, Luz María Beristain, muchas gracias por su gentileza de atender esta charla con Sputnik.

¡Gracias a ustedes! ¡Un placer!

— Andrés Manuel López Obrador, todavía en campaña, dijo que, de ser presidente, “la relación con EEUU iba a ser amistosa, no de subordinación”, y que “Trump iba a tener que respetar a México”. ¿Cuál sería el primer escenario que podría presentarse en la negociación del TLCAN pasada la elección presidencial en México?

En primer lugar, yo estoy muy contenta de que pasara lo que Andrés Manuel había dicho, que la renegociación del TLCAN no concluyera hasta el cambio de Gobierno.

Hoy, Andrés Manuel es el presidente electo y yo estoy en su misma línea, el TLCAN debe continuar pero revisando una serie de elementos. Andrés Manuel quiere cuidar a México así como Trump cuida a EEUU.

Yo celebro que Trump cuide la economía de EEUU, también Andrés Manuel quiere cuidar la economía de los mexicanos. El diálogo ahora va a ser en un ambiente más equilibrado.
— Con el nuevo México que esperamos tener, ¿sería viable para los intereses nacionales responder con la política de medida por medida que aplica el primer ministro de Canadá a EEUU?

Mis respetos para Justin Trudeau, él es un hombre muy inteligente. Si yo fuera presidenta de Canadá actuaría de la misma manera: primero, defendería los intereses de la gente que gobierno, de los ciudadanos que yo represento y enseguida me integraría a un ámbito de intercambio comercial protegiendo simpre los intereses de la nación, de nuestros nacionales.

Es muy buena la globalización cuando se respetan los derechos humanos de los pueblos: si respetamos los derechos del pueblo de México, como Trudeau entiendo respeta a los canadienses, entonces hay forma de sentarnos en una mesa de igual a igual, porque sentarte a una mesa donde te tratan de forma inferior, no es lo que se merece el pueblo de México.

Creo que con Andrés Manuel, un líder tan carismático, tan legitimado, respaldado por la gran mayoría de los mexicanos, los términos de la renegociación del TLCAN se elevan a un nivel muy superior.
— Ante la amenaza del presidente Trump de que, si para noviembre el TLCAN no le satisface, impondrá aranceles del 20% a la industria automotriz de México, ¿qué deberá hacer el país para defender su ya estancado sector de fabricación de autos?

Entonces es la hora de diversificar nuestra cooperación, nuestro intercambio. Tenemos un mercado gigantesco en Rusia, en la India, en China, en América Latina, nuestros hermanos del Cono Sur.
Es la hora de salir de nuestra zona de confort, es muy fácil levantar la mano y llevarle atún, aguacates al pueblo norteamericano, carne, partes de automóviles, que es lo que hacemos aquí en México, somos maquiladores [fabricantes] de partes de automóviles.
Es hora de que México entienda que somos un país que puede dar la pelea en otros ámbitos. Para eso están los océanos, los barcos para cruzarse. La mayor parte del comercio internacional es a través de los trasatlánticos. Llegó la hora de que México abra sus alas, crezca y entienda que la gente de otros países también quiere tener intercambio con nosotros, no solo comercial, también cultural, social.

Si vamos a hablar de un mundo globalizado, entremos a él con vigor y sin temores. Los mexicanos debemos perder ese complejo de inferioridad que hemos tenido: dejamos que nos regañen, que nos compren nuestra mercancía al precio que se les da la gana, sin importar el menoscabo que generamos a las familias mexicanas, llámense agricultores, obreros, cualquier clase trabajadora.

— Tras sus contundentes palabras, ¿de desaparecer el TLCAN entonces no se vislumbraría un panorama catastrófico para México?

Claro que no. Aquí hay mucha superficie que no está sembrada. Sería la oportunidad de darle trabajo a mucha gente para desarrollar el maíz que tanto hace falta, dejaríamos de comprar el maíz transgénico que damos nuestros animales y que no tienen por qué comer.
Superficies gigantescas de tierra no se cultivan por una mala distribución del recurso hídrico; se da mucha agua a algunas compañías para explotar el ‘gas shale’ o para explotar sus minas. Sin pagar los impuestos debidos al país.

Cuando se ponga orden en esta casa, como Andrés Manuel quiere poner. Aquí va a haber trabajo para todos… Hay que producir alimentos, México tiene muchas tierras que, con un buen sistema de riego, agricultores y técnicos podrían generar el autoconsumo y vender los excedentes a nuestros países hermanos. No entiendo por qué tenemos que temblar.

México sigue siendo el cuerno de la abundancia, a pesar de que lo han saqueado. Podemos reordenar la casa y producir. Regresar a los años 50 en que teníamos una economía de sustitición de importaciones, preferible a consumir grandes volúmenes de comida chatarra que hacen que nuestra gente no tenga trabajo y acaben suicidándose.
— Abrumador cuadro. Entonces, ¿el TLCAN qué es: 25 años de servislismo o 25 años de intercambio comercial?

Mitad y mitad. Hay sectores que se han favorecido, la gente que tiene buen ganado, apoyada por los créditos del Estado, tienen buenos aguacates, buenas cosechas, tal es el caso del señor Vicente Fox, expresidente mexicano.

Pero la gran mayoría del pueblo mexicano no se favoreció. No llego al pueblo de México esa supuesta bonanza, esa cosecha fructífera que el TLCAN iba a ser.

Yo soy internacionalista, me gusta la cooperación justa entre los pueblos. No me gusta que se burlen de México, que nos falten al respeto, que nos exploten y que nos impongan aranceles solo por capricho. Yo entiendo a Donald Trump, está defendiendo su economía, pero, sin duda, Andrés Manuel también va a defender la nuestra.

México era un gran país, se llamó el milagro mexicano en los años 50 y 60, ojalá Andrés Manuel, con su capacidad, retorne la grandeza que México perdió.

El Estado mexicano se deslindó, se lavó las manos, dejó en la orfandad al sector productivo del país. Hoy por hoy el Estado tiene que volver a apoyar a su sector productivo, regresar las paraestatales. El mundo neocolonialista, neoliberalista ha hecho mucho daño. La gente está deprimida, se suicida, viven todo el día en las máquinas, los psiquiátricos están llenos, todo el mundo se droga para dormir.
— ¿Qué hay entonces de las quejas de Donald Trump de que el obrero mexicano está matando la economía de su país, que México se enriqueció gracias a EEUU y al TLCAN?

Fue al revés. El Gobierno de Antonio López de Santa Anna le entregó a Estados Unidos más de la mitad del territorio mexicano, todo lo que hoy es Texas, California, Colorado, Utha y donde actualmente viven más de 30 millones de mexicanos.

Ellos se enriquecieron con nosotros. Su fuente de petróleo más grande se localiza en lo que era territorio mexicano, la mano de obra más barata y más eficaz que ellos tienen es mexicana. Fue al revés.
El señor Trump tiene que revisar la historia. Ellos son grandes por el gran apoyo que han tenido de los latinos. No solo de los mexicanos. Somos muy chambeadores, gente que cumple. La grandeza de ellos es en gran medida porque se quedaron con la mitad de nuestro territorio y porque los mexicanos que han ido allí a trabajar han dejado su vida, su sudor, su sangre, sus lángrimas, porque han tenido que separarse de sus familias.

— Ante la ríspida relación con EEUU, ¿la Comisión de Relaciones Exteriores con Europa en el Senado mexicano, que usted preside, tiene planes de extensión comercial con países de Europa y Asia?

Sí, a mí me gustaría mucho. Yo he recibido a delegaciones de europeos, de asiáticos, que están ávidos de tener intercambio comercial con nosotros. Es muy bajito el nivel de intercambio comercial que hay con estas naciones.

— ¿Pero hay planes concretos?

Yo no puedo hablar de planes. Hoy por hoy empieza una nueva era. En este momento, el señor presidente Enrique Peña Nieto ya no tiene el poder que tenía. Hoy tenemos que esperar, el plan de trabajo que va a tener López Obrador y nosotros nos sumamos a él, porque él es mi líder y yo soy parte de su equipo de trabajo.
— Ahora que hablamos de diversidad económica para México, ¿resultaría positivo para el país contar, de ser posible, con un nuevo socio comercial tan potente, tan diverso como es Rusia?

De verdad me encantaría porque yo amo al pueblo ruso. Amo el caviar, me encanta de vez en cuando una copita de vodka. Estuve en la Unión Soviética en 1990 durante un Congreso de la Federación Sindical Mundial, de la que fui parte. Disfruté mucho de estar en Rusia, de visitar la catedral de San Basilio, el Kremlin, los museos, es un gran país Rusia. Mis respetos para el pueblo y el Gobierno ruso, y ojalá podamos hacer más y mejores vínculos sociales y culturales, políticos y económicos con Rusia.

Para concluir: el reto es romper con la dependencia económica con Estados Unidos, no solo de México también de muchos otros pueblos del mundo. ¿Esto es real?

Esta dependencia se está acabando de manera natural. Hoy el pueblo ruso está muy activo, es gente muy trabajadora, la factura comercial que ha habido en Rusia le está ayudando al mundo a generar equilibrios. Aquel mundo bipolar, aquel mundo donde había un equilibrio está volviendo a tener lugar y cuando las mujeres gobernemos, nos va a ir mejor también. Un abrazo a todo el pueblo ruso y a ti por tu gentileza y bondad de haberte dirigido a mí.

VP/Nacional/NG

Notas relacionadas

Sebastián Piñera asume la presidencia de Chile

Trump: desnuclearización de Corea del Norte será inmediata

Redacción Voces del Periodista

Delegado de Tláhuac niega en la ALDF vínculos con “El Ojos”

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies