Espacios del Club de Periodistas

El futuro de la economía no está para bromas sibilinas

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

El futuro de la economía no está para bromas sibilinas </span></p> VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Cuando el papa polaco Juan Pablo II se gratificaba con el cambio de régimen en su patria –Solidaridad vs. Comunismo-, sus paisanos empezaron a salir a las plazas públicas coreando: ¡Estábamos mejor, cuando estábamos peor!

La pregunta es si los mexicanos no están repitiendo ya aquel lejano clamor después de las “reformas transformadoras” que les asestó el Pacto por México.

Huelga recordar que, sobre todo con la Reforma Energética, los transformadores  pusieron todos los huevos en la canasta de la inversión extranjera.

Al hacer el corte de 2016, el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas dio a conocer que en ese periodo se contabilizaron 26 mil 738 millones de dólares en inversión extranjera; 5.79 por ciento menos respecto de 2015.

Sólo menos de 38 por ciento de 2016 fue de inversiones “frescas”. Un 30 por ciento correspondió a reinversión de utilidades de empresas ya establecidas.

La semana pasada, el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceeps) informó que, como consecuencia de las políticas anunciadas o puestas en marcha por Donald Trump, se retrasan o empiezan a cancelarse inversiones extranjeras programadas tiempo atrás.

Precarización laboral y mercado interno

Otro factor que incide en ese fenómeno, es la tendencia a la normalización de la política monetaria en los Estados Unidos, a ritmos más rápidos que los previstos antes del cambio de mando en la Casa Blanca.

Existen, sin embargo, en el análisis del Ceeps: Dos ingredientes de factura doméstica: 1) Los indicadores de confianza empresarial y del consumidor tienen registros a la baja,

2) Aunque las ventas al menudeo han tenido tasas de crecimiento y la masa salarial aumenta por un mayor número de empleados, “la precarización del entorno laboral sigue siendo un factor que podría estar limitando una mayor dinámica del mercado interno”.

Coincidiendo en tiempos, la Secretaría de Hacienda advirtió también la semana anterior que posponer inversiones en México representa una “mala estrategia” y potencia los riesgos ante la incertidumbre que genera la relación comercial con Estados Unidos.

Lo que nos lleva a la siguiente conclusión: Hace unas semanas, un exultante presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Pablo Castañón, le subió los decibeles a una  declaración en el sentido de que los hombres de negocios mexicanos invertirían unos tres billones de pesos. ¿De dónde, en dónde y para cuándo? México no está para ejercicios sibilinos: Es ahora o nunca.


Artículos relacionados

Tartufeando en el Congreso de la Unión

El lecho de Procusto Por Abraham García Ibarra Entre la oscura caverna del porfirismo y la oscura caverna del populismo

2018: Escape hacia el vacío

Desde Filomeno Mata 8 Mouris Salloum George* En un país de continuas elecciones, el sistema tiene que recurrir incesantemente al

Ha fallado en México el “Camino” del Opus Dei

El lecho de Procusto Por Abraham García Ibarra Abordamos el tema de hoy, francamente, desde el desconcierto. Alguien dejó dicho

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*