Espacios del Club de Periodistas

Cuando de defender la dignidad y la soberanía se trata

El Lecho de Procusto

Por Abraham Garcia Ibarra

Aunque es temporada de fin de cursos -de semestre o de “año lectivo”-, no aspiramos al papel de sinodales. Sólo recreamos un ejercicio ciudadano, de esos a lo que no les tocó ser insaculados por el INE para preguntar algo a los candidatos presidenciales.

Investigadores de alta escolaridad no encontraron en los “tres debates” respuestas a su preocupación sobre en qué sitio de las prioridades de gobierno quedan las políticas públicas.

No meros enunciados, sino propósitos, objetivos, metas y sobre todo fines, acompañados del cómo, con qué y para qué. Si esos serios académicos se quedan sin atención…

Nuestro planteamiento es menos complejo. Consiste en reproducir dos breves textos y hacer una que otra pregunta.

Mexicanos: ¡Basta de sujeción al imperialismo!

Primer texto: “El ambiente de paz con el exterior, hacen más recia la obligación en que estamos, de laborar de manera efectiva por la abolición real de cuanto en nuestro medio significa sujeción al imperialismo.

“Circunstancias mundiales nos colocan en posición de poder recobrar para nuestras fuerzas populares el dominio efectivo sobre todas aquellas riquezas, patrimonio indiscutible de nuestro pueblo que en una forma u otra les han sido arrebatadas.

“Sin violencias, porque no precisa ahora la violencia; con la ley justa en manos de funcionarios rectos; firme el anhelo de asegurar a las masas proletarias lo que es suyo y siempre ha sido suyo; ahora, después de largos años angustiosos, podemos rescatar en toda su extensión el suelo del Estado; en toda su profundidad de riqueza nuestro subsuelo, y en toda la longitud sus corrientes, las caídas que son la fuerza hidráulica; energía en los dinamos para las fábricas y calor en los hogares y en los talleres”.

Estamos situados el 1 de diciembre de 1936. Imaginemos un aparato con el perro de la RCA Víctor.

Segundo mensaje, éste escrito, acaso publicado por El Nacional 16 meses después: 11 de marzo de 1938:

Es necesario que todos los estados de la República expresen una reacción  conjunta, encaminada a demostrar que México está unido para repeler la agresión contra sus instituciones.

¡Alto al intervencionismo del capital petrolero!

Tenemos la oportunidad de que la Patria se coloque en posición de verdadera independencia política y económica frente a la intervención constante que en los asuntos internos ha querido tomar el capital petrolero.

México está unificado en tal forma que ninguna fuerza, por poderosa que sea, podrá quebrantar la dignidad de sus leyes ni la majestad de sus tribunales”.

“Fuerzas populares”, “nuestro pueblo”, “masas proletarias”, convocadas para enfrentar al imperialismo, al capital intervencionista.

Primera pregunta: El autor del discurso, ¿es un populista?

¿Es un habitante de la oscura caverna del populismo?

Se nombra a la Patria y se invoca “la independencia política y económica de México”. Segunda pregunta: ¿El emisor del mensaje, es un nacionalista trasnochado? ¿Vive en la oscura caverna del populismo?

El convocante llama a la unidad en defensa de la dignidad y la soberanía nacional. Y no sólo el pueblo, sino muchos empresarios mexicanos e incluso ministros de la iglesia escuchan el llamado y responden multitudinariamente en apoyo al Presidente frente a la arrogancia imperial.

Entre la primera y la segunda fechas trascritas, se produjo la Expropiación Petrolera. Al general Cárdenas se le obsequiaron hasta gallinas de corral, con cuya venta se acabalaría el pago de la indemnización a las empresas afectadas. “Viejas gallineras”, ¿qué mejor prueba de populismo?

Derecha la flecha de Peña Nieto y Meade

Emplazamos a Enrique Peña Nieto, a José Antonio Meade, a ciertos demócratas sin adjetivos. ¿Estarían dispuestos, cara a cara con el licenciado Miguel Alemán Velasco, a decirle que su padre fue un redentor tropical -a fin de Veracruz- y ponerle en sus manos el marbete de populista como prueba?

Los textos de los que tomamos algunos extractos los leyó, el primero, Miguel Alemán Valdés en su toma de posesión como gobernador de Veracruz; el segundo, una semana antes de la expropiación. El discurso antimperialista lo pronunció Alemán Valdés en presencia del embajador de los Estados Unidos, Josephus Daniels.

Miguel Alemán Valdés (1946-1952), fue el primer Presidente de la República, civilista, nominado por el Partido Revolucionario Institucional, el mismo partido que hoy tiene como candidato presidencial a un tecnócrata antipopulista, aunque su padre Dionisio hizo carrera en ese partido cuando no era neoliberal… el partido. Es cuanto.



Artículos relacionados

En economía se buscan chivos expiatorios

(Visualizar en PDF ) Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) En usos cuaresmales, diríamos

Sucesión presidencial entre materias fecales

(Visualizar en PDF ) Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) Al menos desde diciembre

2018: Las tribulaciones de la dictadura “perfecta”

(Visualizar en PDF ) El lecho de Procusto Por Abraham García Ibarra Alejandra Barrales y Ricardo Anaya (Por México al

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*