Espacios del Club de Periodistas

De la Cumbre de Lima, todos salieron rechinando de limpios

El lecho de Procusto

Por Abraham García Ibarra

Por allá -noviembre de 2007-, el rey Juan Carlos de España, increpó al presidente venezolano Hugo Chávez: ¿Por qué no te callas? Los súbditos aplaudieron.

Eso fue en el seno de la Cumbre Iberoamericana. El pasado fin de semana, se reunió la Cumbre de las Américas. El libreto se repitió contra el no invitado Nicolás Maduro.

Algo ocurrió, sin embargo: El manifiesto contra Venezuela no lo suscribió la Cumbre, sino el Grupo de Lima y el vicepresidente de los Estados Unidos. El señor Trump estaba ocupado lanzando misiles contra el pueblo sirio.

El Compromiso de Lima lo suscribió Enrique Peña Nieto.

Importante aval: El del golpista Michel Temer

Sólo nombraremos a otro de los firmantes  del manifiesto contra el gobierno de Venezuela: El golpista presidente de Brasil, Michel Temer.

Para abrir boca, apuntamos una declaración de Temer: Es urgente una salida democrática para Venezuela en defensa de los Derechos Humanos. La operación debe estar a cargo del citado Grupo de Lima y la Organización de Estados Americanos (OEA), que regentea el insospechable Luis Almagro.

El golpista Temer no se mordió la lengua. Apenas hace un mes ordenó la toma militar de Río de Janeiro. Hubo protestas multitudinarias: El Ejército brasileño asesinó a la activista y militante del Partido Socialismo y Libertad, Marielle Franco. Con eso está dicho todo.

El heroico combate contra la corrupción

En Lima, Peña Nieto soltó de su ronco pecho: México trabaja para desterrar la corrupción… cuenta con las herramientas para castigar el flagelo. Y se quedó tan campante.

Es que, aparte de Nicolás Maduro, la Cumbre tuvo en su agenda el tema de la corrupción. Uno de los acuerdos fue garantizar la autonomía e independencia judicial en esa materia y la rendición de cuentas de los partidos políticos, principalmente en campaña; así como fortalecer la gobernabilidad democrática, la transparencia y el derecho a la información. Eso también lo firmó Peña Nieto.

No dejaremos de lado otro de los 54 puntos del documento: Evitar la corrupción en la contratación de obra pública. (Je je je).

México se lleva la copa de oro… de mucho oro

Tenemos a la vista uno de los  recientes reportes de Transparencia Internacional sobre el índice de percepción de la corrupción pública. México lidera los gobiernos corruptos de América Latina. Dice un dato que 50 por ciento de los mexicanos ha tenido que hacer al menos un pago por un trámite en oficinas de gobierno.

El país sede de la mentada Cumbre fue Perú: Su gobierno aparece en tercer lugar en el deporte nacional de la corrupción. Acaba de caer por esa causa el presidente electo. Lo suple quien fue mandatario anfitrión,  Martín Vizcarra. Dejemos Lima y volvamos al castillo de la pureza mexicano.

Está tibio el disco duro en el que se capturó la anatomía de la corrupción en México, estudio auspiciado por el Instituto Mexicano para la Competitividad y el Centro para la Investigación y Docencia Económica.

Con diversas fuentes, entre ellas el Fondo Monetario Internacional y el Banco de México, los primeros dos  datos que retomamos es que la corrupción cuesta a los mexicanos 2 por ciento del Producto Interno Bruto y la perdida de 480 mil empleos. Este dato, acreditado por el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Otros impactos graves son: 5 por ciento menos de inversión, 5 de por ciento de  pérdidas sobre el valor de las ventas.

Cómo estará la cloaca: Hasta la Corte empieza a actuar

Un indicador de la magnitud del problema es que la Suprema Corte de Justicia de la Nación abrió ya la opción de la instancia jurisdiccional al amparo de la sociedad contra esa devoradora peste. El recurso fue promovido por Mexicanos Primero en cuanto toca a la gestión  de la política educativa y la limpieza del presupuesto asignado por la Cámara de Diputados.

Para ilustrar nuestro optimismo, terminamos exponiendo un dato: De 1996 a 2014, el número de denuncias contra la corrupción se disparó en cinco mil por ciento.

De la tierra nativa del nobel Mario Vargas Llosa, ahora español, aquél que habló de la dictadura perfecta en México, todos los presidentes salieron rechinando de limpios. Las brisas del Océano Pacífico purifican. Es cuanto.

VP/Opinión/EZ



Artículos relacionados

La ruptura trasatlántica en la disputa del poder

(Visualizar en PDF ) Lupa digital Por Diego Pappalardo (*) Según la estadística de los factores demográficos, económicos y estratégicos,

La intrínseca naturaleza del Estado mexicano

(Visualizar en PDF ) Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) Si es del dominio

Solidaridad, tragedia y futbol

(Visualizar en PDF ) A fuego lento Por Enrique Pastor Cruz Carranza Ante los impredecibles acontecimientos de la naturaleza, solamente

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*