De vientos y tempestades en el Estado fallido

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

Aun en países con predominio de la educación privada, es el Estado el que modela la sociedad, y no a la inversa: Menos, en regímenes con democracia simulada.

Si tenemos un Estado bárbaro, su producto natural es una sociedad bárbara. ¿Cómo explicar de otra manera la trágica situación por la que atraviesa México, con un Estado fallido?

Hace algunos años hizo una visita pastoral a nuestro país el cardenal de Tegucigalpa, Oscar Andrés Rodríguez Madariaga. Sus anfitriones recuerdan una de sus exclamaciones: “El neoliberalismo no tiene madre”.

Una vertiente del catolicismo que estudia las sagradas escrituras, identifica a Isaías, Jeremías y Amós, como “los padres de la justicia social”.

Pastores como el hondureño, seguramente fundamentan sus críticas a la economía neoliberal en esos antiguos textos.

No hay que remontarse al tiempo de los viejos profetas: Aun en la actualidad, algunos autorizados teóricos e ideólogos del Primer Mundo, definen el modelo económico como capitalismo salvaje. Ni Marx.

En el México del “ni los veo, ni los oigo”, se impuso a rajatablas el modelo neoliberal. Para sostenerlo, sus operadores no han tenido reparo para ejercer el monopolio “legítimo de la violencia”, endosado al Estado.

No hay institución nacional o internacional de protección de los Derechos Humanos que no exhiba los crímenes perpetrados en México por las fuerzas públicas de represión. La desaparición forzada y la tortura, son las prácticas más denunciadas.

Desde hace una década, sitios de recreación se han visto aterrorizados por la recurrente exposición de cabezas degolladas; por todo el país se encuentran cuerpos humanos descuartizados y quemados, etcétera.

Hace años, cobró celebridad “El pozolero”. Éste confesó haber disuelto en ácido a casi 200 víctimas. El gobierno continuó su desquiciado combate al crimen organizado, sin revisar para nada su estrategia.

“El pozorelo” creó “escuela”: Hoy, voceros del gobierno se desgarran las vestiduras y se dan baños de ceniza por los horrores documentados en Jalisco: Siembra vientos y cosecharás tempestades.

(*) Director General del Club de Periodistas de México, A.C.

VP/Opinión/JSC

Notas relacionadas

Cuando las sentencias electorales son “inatacables”

Mouris Salloum George

El riesgo de la digitalización: “Obsolescencia contratada”

Mouris Salloum George

Aclamada, Vázquez Mota va por Edomex

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra

Redacción Voces del Periodista

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies