Espacios del Club de Periodistas

El ciclo electoral recorrido en el Estado neoliberal

El lecho de Procusto

Por Abraham García Ibarra

Aunque en el sexenio de 1982-1988, en el vientre de la República palpitaba el feto del Estado neoliberal, su monstruosa cabeza se asomó propiamente el 1 de diciembre de 1988.

En cuatro décadas cumplidas en 2018, ¿qué ha sido de la política electoral en México?

El ciclo se inició el 6 de julio de 1988. En las boletas electorales para presidente aparecieron los nombres de Carlos Salinas de Gortari, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Manuel de Jesús Clouthier del Rincón, Gumersindo Magaña y doña Rosario Ibarra de Piedra.

Aquí hemos recapitulado pormenores sobre el terremoto político de aquel 6 de julio. Tomemos el carril del estilo personal de gobernar de los presidentes mexicanos.

Empieza a funcionar la guillotina en los estados

Después de haber pactado con el PAN la alianza estratégica, Salinas de Gortari inició su ajuste de cuentas. La poda en el PRI se comenzó en Baja California, donde fue defenestrado el gobernador Xicoténcatl Leyva Mortera, al que el 6 de enero de 1989 sustituyó Oscar Baylón Chacón.

El veracruzano aclimatado políticamente en aquel estado, osó reconocer el triunfo de Cárdenas como candidato presidencial del Frente Democrático Nacional en la entidad.

Esa fue la coartada: En realidad, Salinas de Gortari cumpliría en julio de 1989 el primer abono al compromiso contraído con el PAN: El empresario alcalde de Ensenada, Ernesto Ruffo recibiría la investidura, por primera vez pintada de azul.

Por el mismo humillante sendero, en el estado de México transitaría el gobernador priista Mario Ramón Beteta. Su ineficaz operación electoral hizo que los votantes mexiquenses se inclinaran en 1988 por Cárdenas.

En octubre de 1989, en un conveniente accidente carretero murió el ex candidato presidencial del PAN, Clouthier.

Aguirre Velázquez y Fausto Zapata, víctimas propiciatorias

La operación concertacesiones había sido instalada: Tocó el turno a Guanajuato. Se lanzó el diputado federal con licencia Vicente Fox. Fue derrotado de calle por el priista Ramón Aguirre Velázquez. El ex regente del Distrito Federal fue obligado a pedir licencia: ¿Quién le dice que no a un Presidente como Salinas? Asumió la gubernatura Carlos Medina Plascencia.

En San Luis Potosí, el priista Fausto Zapata Loredo fue declarado gobernador. El panista Salvador Nava movilizó la resistencia de sus partidarios. Zapata dimitió. Su mandato lo asumió Gonzalo Martínez Corbalá.

Cambio de página, 1994: El candidato presidencial del PRI Luis Donaldo Colosio fue asesinado en marzo. Su suplencia en la candidatura y la presidencia fue delegada en la persona de Ernesto Zedillo Ponce de León.

A los días de su toma de posesión, estalló el maquinado error de diciembre. Se produjo la ruptura entre Zedillo y Salinas de Gortari.

Barrio Terrazas y Vicente Fox en segunda vuelta

En 1991, en Chihuahua, en segunda vuelta por la gubernatura -la primera fue seis años antes-, el panista Francisco Barrio Terrazas logró finalmente que se le reconociera el triunfo. La mancha azul empezaba a extenderse en la franja norte de la República.

En 1995, Fox fue impulsado en Guanajuato en su segunda intentona. La logró.

Nuevo León sería inscrito en el mapa de los arreglos de 1988: Fue desaforado el gobernador priista, Sócrates Rizo García. Se empezaba a desbrozar el surco al panista Fernando Canales Clariond.

Fox pierde el bono democrático y la sucesión dinástica

Llegó la fase culminante de fin de milenio e inicio del siglo XXI: Zedillo sacrifica a su ex secretario de Gobernación, Francisco Buenaventura Labastida Ochoa. El 2 de julio de 2000, es proclamado Vicente Fox como candidato triunfante

Presidente electo, Fox escandaliza a sus patrocinadores, no por el asunto de Amigos de Fox, sino por su cohabitación en un hotel de la Ciudad de México con su coordinadora de Comunicación, sin haberse disuelto aún sus lazos eclesiásticos con su primera esposa Lilián de la Concha.

El 1 de diciembre de 2000, Fox indigna a los laicos mexicanos. Se aparece en el Auditorio Nacional para su “verdadera toma de posesión”, ondeando un crucifijo. Ya desde el inicio de su campaña, en 1999 había anunciado La segunda Cristiada.

El PRI controla en los estados veinte gubernaturas y la supremacía en el Congreso de la Unión.

La presidencia en condominio se instala en Los Pinos. Para principios de 2003, Fox reconoce su primer tropezón: La estrategia de presión mediática no logró doblegar a la Cámara de Diputados para la aprobación de sus Criterios de Política Económica para ese año.

Para 2003, Fox ha dilapidado el bono democrático que le endosaron los votantes en 2000. En marcha la “sucesión adelantada”, en el mismo interior del PAN aborta la operación para obtener la candidatura presidencial de 2006 en favor de Marta Sahagún, ya de Fox.

El desafuero de AMLO y el madruguete de Calderón

Fox se embarca en el desafuero del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador. Lo logra, pero no se atreve a dar el paso a la fase judicial.

Ocupado el guanajuatense en esa intriga, el secretario de Energía, Felipe Calderón le gana al Presidente la partida (el “gallo” foxista en Santiago Creel Miranda) y la candidatura.

Haiga sido como haiga sido, el michoacano entra por un túnel secreto al pleno de San Lázaro -a donde llegó en helicóptero- para rendir su protesta constitucional.

En esa contienda, no pintó para nada el candidato presidencial del PRI, Roberto Madrazo Pintado.

En 2011, el gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, transita hacia Los Pinos por los pasadizos jurisdiccionales del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Cuenta la leyenda negra que arcas extranjeras financiaron la campaña presidencial del PRI. Nuevamente se queda a la vera del camino López Obrador.

López Obrador y Peña Nieto se abrazan en Palacio Nacional

En su cuarto informe de Gobierno, Fox había anunciado: Lo mejor está por venir. En su saludo navideño en diciembre de 2017, el candidato simpatizante del PRI, José Antonio Meade Kuribreña, repitió aquella buena nueva de Fox.

El 2 de julio, cuando Vicente Fox celebra aniversario de su natalicio, de su triunfo presidencial y cumpleaños de su segundo matrimonio civil, en Palacio Nacional se encontraron Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel López Obrador.

El tabasqueño es candidato presidencial triunfante. Espera del Tribunal Electoral su certificado de Presidente electo. Si los astros no cambian el calendario y el paisaje, el 1 de diciembre tomará posesión. Es cuanto.



Artículos relacionados

Muchos son los nombrados; pocos los escogidos

(Visualizar en PDF ) Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) Cuando las democracias no

2018: ¿Es posible aún La tregua de Dios?

(Visualizar en PDF ) El lecho de Procusto Por Abraham García Ibarra Desde finales de abril y principios de mayo,

La sombra de Santa Anna sobre la sucesión del 18

(Visualizar en PDF ) EL LECHO DE PROCUSTO Por Abraham Garcia Ibarra En nuestra entrega de ayer, uno de los

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*