Espacios del Club de Periodistas

El demoniaco Bebé de Rosemary

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

El demoniaco Bebé de Rosemary </span></p> VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Sólo a manera de ilustración, tomaremos el siguiente expediente: En la agenda de la campaña presidencial de 2012, el general Tomás Ángeles Dauahare participó en un foro del PRI en el que criticó la estrategia para el combate al narcotráfico de Felipe Calderón.

Por consigna o por iniciativa propia, la entonces procuradora General de la República, Marisela Morales Ibáñez fincó causa al general Ángeles Dauahare, imputándole el delito de delincuencia organizada.

Dado el cochinero que armó Morales Ibáñez entre sus subprocuradores, el procurador de relevo, Jesús Murillo Karam, de plano se desistió de la acusación y el general Ángeles Dauahare recuperó su libertad.

Esa experiencia nos remite a un alegato de vieja data: En 1996, el Congreso de la Unión trató el proyecto de Ley Federal contra el Crimen Organizado.

Entonces, el constitucionalista y ex titular de la PGR, Sergio García Ramírez, hizo una comparación audaz de ese producto legislativo.

Le llamó, en un texto editorial, El bebé de Rosemary. Explicó ese título recordando a sus lectores que “el demonio fecundó a la desaprensiva Rosemary con un vástago sigiloso que serviría para iniciar una nueva raza terrenal”.

Con el mismo tono, García Ramírez volvió al tema hace unos cinco años, planteando entonces su motivo permanente de preocupación: La concesión de más poder al Estado en detrimento del derecho de los ciudadanos.

García Ramírez es un autorizado y celoso experto en  disciplinas relacionadas con el Derecho y específicamente con Justicia Penal.

Aprendices de todo, maestros de nada

La cuestión es la siguiente: Cada vez se demuestra con mayor énfasis que la instancia de formación de leyes en México es, por supuesto, el Poder Legislativo y su control se deja en manos de los que no tienen la mínima noción ni siquiera de la técnica legislativa, menos de cultura parlamentaria contemporánea.

Verbigracia: Con independencia de la presidencia periódica de la directiva del Senado, durante más de 16 años el mando verdadero ha estado en manos de un egresado en Administración Pública, un  Economista y un licenciado en Relaciones Industriales.

Ellos se rotan en cada oportunidad en la Cámara de Diputados y siguen siendo los operadores del proceso legislativo que, en realidad, se cocina en  la Consejería Jurídica de Los Pinos.

Con toda razón, los activistas de los Derechos Humanos temen por lo que resulte de la Ley de Seguridad Interna en gestación. Puede ser un nuevo Bebé de Rosemary.


Artículos relacionados

Misterios de la selva en llamas

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Suele decirse de aquellos miopes que, por mirar el árbol, no alcanzan a ver el bosque. En democracia a la mexicana,

OEA: Gobernabilidad democrática contra corrupción

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Variaciones sobre el mismo tema (OEA/ Venezuela), pero con una obligada acotación: Al ejercicio de la diplomacia no se llega

A fuego lento: Cloaca petrolera

Por: Enrique Pastor Cruz Carranza (*) Para quienes pensaron que las Reformas Estructurales, en materia del petróleo, serían un freno

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*