Humillante situación de la clase obrera en México

Voces del Director 

Desde Filomento Mata 8

Por Mouris Salloum George

Sólo una irracional alegoría para ilustrar el paisaje socioeconómico de 2018: Los estadígrafos de la tecnocracia -al convertir el Producto Interno Bruto (PIB) en producto per cápita- lo reparten entre más de 122 millones de mexicanos a razón de unos ocho mil dólares por cabeza al año.

Con desbordado entusiasmo, en algunas presentaciones lo elevan hasta 9 mil dólares anuales por cabeza. Luego concluyen que la nuestra es ya una sociedad de clases medias.

La última semana de diciembre de 2017 se nos dio una noticia: El magnate Carlos Slim Helú elevó su fortuna en más de 12 mil millones de dólares en ese periodo.

Lo que ya no es noticia, es que en comunidades indígenas de Oaxaca y Chiapas, cientos de familias tuvieron su cena de Navidad con un menú de tacos de frijol y café de olla. Los desplazados de algunas zonas de esos estados, se arrimaron a los comedores comunitarios disponibles después de los terremotos de septiembre.

En ese contexto, se dio a conocer que el Consejo Nacional de Evaluación de las Políticas de Desarrollo Social revisa la metodología para la medición de la pobreza.

30 millones de compatriotas en la economía negra

Por esos mismos días, la Organización Internacional del Trabajo (OIT/ ONU) confirmó un dato que no es novedad en México: 30 millones de compatriotas ocupados siguen subsistiendo en la economía informal, que algunos especialistas codifican como economía negra.

Acompañó ese reporte desde otras fuentes internas el dato de que el excepcional aumento de 10 por ciento a los salarios mínimos otorgado en noviembre ha sido absorbido por el incremento de la inflación, que al cerrar el año de aproximó al siete por ciento.

En tanto, la nueva reforma laboral en marcha, le concede estado legal a los contratos de protección empresarial y a la triangulación de las relaciones obrero-patronales, cuya primera característica es la negación de la Seguridad Social.

De lo anterior deriva que México aparece en último lugar en la tabla de salarios y remuneraciones al trabajo en América Latina.

La manga de decrépitos “líderes charros”

Es la obra de los líderes charros que controlan el sindicalismo oficialista, incluyendo a aquellos que tomaron el poder blasonando su condición de independientes.

En reciente investigación periodística, se selecciona un racimo de dirigentes obreros: Francisco Hernández Juárez, Carlos Romero Deschamps, Víctor Flores Morales, Agustín Rodríguez Fuentes e Isaías González Cuevas de diversos sindicatos nacionales y centrales sindicales: Algunos tienen hasta once reelecciones. Sólo esos cinco, acumulan más de 110 años en sus cacicazgos.

Los cinco especímenes han pasado por el Congreso de la Unión. ¿Qué hicieron ya no para mejorar la legislación laboral, sino para conservar las conquistas históricas del movimiento obrero? Claudicaron.

A esa manga de charros no les quita el sueño la humillante situación de sus “representados”. Andan arrimando su sardina al fogón de los precandidatos presidenciales. En tanto, Carlos Slim sigue incrementando sus caudales. Ese es el México lindo de 2018.

VP/Opinión/JSC

Notas relacionadas

¿Qué pasa con el Premio Nobel de la Paz?

¡Pobrecito de Graco! Es víctima de una confabulación política

Abraham García Ibarra

Thierry Meysan escribe: ¿Qué planea Israel en Argentina?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies