Espacios del Club de Periodistas

Inflación, un impuesto a la pobreza

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

Hasta piadosos sacerdotes -que saben más de asuntos celestiales, que de ciencias terrenales- llaman a la inflación el impuesto a los pobres.
“Impuesto a los pobres” -la inflación- lo codifican algunos economistas que no están en el establo de la tecnocracia neoliberal y lo explican de eswe modo porque mientras los desvalidos no tienen defensa contra ese fenómeno, la clase propietaria repercute el incremento del Índice Nacional de Precios al Consumidor en el costo final de las mercancías.
En todo caso, los contribuyentes mayores o no contribuyen o gozan de regímenes especiales de exenciones, devoluciones, etcétera.
A mayor abundamiento, Enrique Peña Nieto acaba de pregonar que el compromiso suscrito con los empresarios hace cuatro años, está cumplido: Tampoco en 2018 habrá aumento o creación de nuevos impuestos.
Cargas adicionales en la cuesta de enero
“Para ilustrar nuestro optimismo” en el eterno suplicio de Sísifo -la cuesta de enero-, el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) acaba de reportar que, al cierre de diciembre, la inflación llegó a un máximo no registrado desde 2000.
Para los que bregan por llevar alimento a la mesa del hogar, el disparo inflacionario es causado, entre otros factores, por el incremento de los precios de productos agropecuarios. Su santo y seña son los tortillazos.
De la clase media para arriba, el detonante lo generan los precios de los energéticos y las tarifas de servicios que presta el gobierno.
En este segundo caso, están los gasolinazos con los que saludó 2018. En el paquete se incluye el suministro de gas doméstico. En menos de ocho meses, un cilindro de veinte kilos ha tenido un incremento de precios fluctuante entre 30 y 40 por ciento.
Huelga recordar que, en cuanto a combustibles, su carestía viene de la Reforma Energética. Otra reforma “transformadora” de esas magnitud, y terminaremos el sexenio bien fritos. No hay oferta de pomadas ni ungüentos para el alivio.


Artículos relacionados

Población pensionada: Entre la sartén y el fuego

(Visualizar en PDF ) El lecho de Procusto Por Abraham García Ibarra Las fuerzas telúricas siguen descargando su furia sobre

¿Feliz año nuevo?

(Visualizar en PDF ) Por José Luis de la Cruz Gallegos (*) En 2018 México se debatirá entre la esperanza

¿A quién le interesa limitar la agenda electoral?

(Visualizar en PDF ) Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) Van los candidatos presidenciales

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*