La guerra y la paz

Voces del Director
Desde Filomento Mata 8
Por Mouris Salloum George

El tema de hoy amerita un doble contexto: 1) En unas semanas se cumplen 24 años del asesinato de Luis Donaldo Colosio, y 2) Después de 12 años de guerra contra el narco, el plan de Seguridad Pública combinado con política social no han logrado restaurar la paz en México.
El caso Colosio se cita porque -con los atentados contra el cardenal Posadas y José Francisco Ruiz Massieu- dio verosimilitud a la tesis de los “crímenes de Estado”.
El segundo enfoque hace referencia la disolvente ruptura del tejido social.
Paz con Justicia y Dignidad es divisa de movimientos civiles que catalizan la demanda más sentida de la sociedad. “Un México en Paz” es el déficit que pesa mayormente en el balance de resultados del actual gobierno.
Una puntual acotación: Frente al fracaso de las acciones de Seguridad, agentes del gobierno se acogen a la coartada de que “no hay que politizar” el incesante fenómeno de violencia, como si crear condiciones para el pacifico desarrollo nacional no estuviera entre las prioridades de un buen gobierno.
¿Qué hacen los beligerantes electorales cuando en campaña ofrecen su plataforma de gobierno? Obviamente, hacen política de adversarios, que implica la crítica al poder.
De ello sigue que resulta legítimo que los contendientes por la presidencia subrayen los temas de la seguridad pública y la corrupción como los principales desafíos de la hora.
Anteayer, el precandidato presidencial de Morena anunció lo que eventualmente sería un gabinete de Seguridad Pública, presentado como Consejo Asesor para Garantizar la Paz.
Para la titularidad de ese ente se propuso a Arturo Durazo. El nombre entraña sino y responsabilidad: El sonorense fue secretario particular de su paisano Colosio, suceso que lo impulsó a renunciar al PRI después de su ejecución.
Fue Durazo, además, secretario particular de Fox, cargo que abandonó inconforme con la gestión del poder presidencial. Hay, pues, formación política, experiencia administrativa, noción legislativa y compromiso, incluso personal.
Entre los miembros del Consejo está Alejandro Gertz. De cepa académica, ha servido a la función administrativa y fue el primer titular de la secretaría federal de Seguridad Pública, que revistió de una razonable imagen de eficacia.
Los clásicos concluyen que, en Política, entre lo deseable ha de optarse por lo posible: El crimen organizado se ha erigido en Gran Leviatán. Su combate no puede sujetarse a diseños lineales o recetas probadamente fallidas.
Combatir cuerpo a cuerpo a los cárteles, ahí donde éstos superan en poder de fuego a las instituciones policiales, no ha resultado. Comprometer a las Fuerzas Armadas en tareas que corresponden a la autoridad civil, ha devenido desprestigio y desconfianza de esas corporaciones. Alentar la formación de grupos de autodefensa subvirtió la convivencia comunal…
El poder requiere de imaginativa: La hay cuando a instrumentos ensayados con eficiencia se agregan opciones creativas y funcionales. La hay cuando las iniciativas se acometen con audacia. Una sobrecogida e indignada sociedad exige nuevo rumbo, no autocomplacencias. Esta es la gran cuestión.

Notas relacionadas

Atila, ¿un tecnócrata neoliberal?

Ataca la bestia amarilla en Coyoacán

Abraham García Ibarra

Conciliación, imperativo ineludible

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies