Espacios del Club de Periodistas

La hidra de la corrupción sigue vivita y coleando

El Lecho de Procusto

Por Abraham García Ibarra

Lo que deja el cierre de 2017, es que el grupo dominante en México, en su división política, no está dispuesto a hacer concesión alguna al imperioso e impostergable combate a la corrupción; la demanda más sentida de la sociedad.

A falta de autoridad administrativa o judicial confiable, la instancia más comprometida en esa tarea de profilaxis, es la Auditoría Superior de la Federación de la Cámara de Diputados, responsable de fiscalizar el gasto federal y las participaciones a los estados.

En la titularidad de ese encargo, el auditor Juan Manuel Portal Martínez, revisión tras revisión de las Cuentas Públicas, se convirtió en agente más temido y odiado por los altos mandos de burocracia federal y los gobernadores de los estados, que fueron sacados a balcón por el insobornable fiscal.

Ni por excepción ni por dispensa normativa, la continuidad de Portal Martínez pudo ser permitida por quienes formalmente en la Comisión de Vigilancia en San Lázaro, o por quienes, en última lectura,  mecen la cuna legislativa, tienen la sartén por el mango.

Otro “reality show” en San Lázaro

El nombramiento del nuevo auditor pasó por el habitual y grotesco espectáculo  entre las facciones que controlan la Cámara baja.

El mexiquense que pastorea la bancada del PRI, César Camacho Quiroz, culpó a la del PAN de haber faltado al acuerdo previo para planchar la designación.

El coordinador azul, Marko Cortés reviró ipso facto: Quienes consultamos a la sociedad fuimos nosotros; el que se rajó fue el PRI.

Puros “usos y costumbres”, ahí donde lo que realmente falló fue el sistema de cuotas para repartirse a sabor los nombramientos en posiciones determinantes, según  convenga a los intereses de las minorías dominantes en las cámaras.

No hubo, a final de cuentas, la terna consabida: Trasladado el asunto a la Comisión Permanente del Congreso,  la rifa del tigre se la ganó como suplente el contador público Juan Javier Pérez Saavedra, quien pondrá bajo prueba del ácido su escalafón en la propia Auditoría Superior.

La gran ausente: La voluntad política

El tema comentado no se reduce, sin embargo, a las formas parlamentarias: El fondo revela la falta de una auténtica voluntad política para entrarle en serio contra la hidra de la corrupción.

Lo vemos en el aún cojo Sistema Nacional Anticorrupción, la dilación en los nombramientos del Fiscal General de la República y el correspondiente Fiscal Anticorrupción.

Es que el miedo no anda en burro: Nadie teje voluntariamente la soga con la que finalmente será ahorcado. Es cuanto.


Artículos relacionados

La esquizofrenia es el signo

(Visualizar en PDF ) Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) En el antiguo régimen,

2018: Un volcán a punto de erupción

(Visualizar en PDF ) El lecho de Procusto Por Abraham García Ibarra Más claro, ni el lodo, solían decir los

Rumbo a Los Pinos, a toda costa y a cualquier costo

(Visualizar en PDF ) Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) La pepena indiscriminada en

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*