Espacios del Club de Periodistas

La puerca y la mazorca

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

Con independencia del grotesco y deprimente espectáculo de la pugna por Los Pinos, existen dos monstruosos espectros contra los que los mexicanos están en plena indefensión.

No son cuestiones accesorias y ambas se asocian a la corrupción pública: 1) El mexiquense César Camacho Quiroz tiene en San Lázaro en situación provisional la titularidad de la Auditoría Superior de la Federación, 2) De nueve gobernadores que serán relevados este año, cuatro dejarán sus estados con “semáforo en rojo”.

En la Cámara de Diputados, Camacho y sus secuaces acometieron “heroicas batallas” para impedir que el auditor Juan Manuel Portal tuviera una mínima posibilidad de conservarse en sus encargo.

Portal ha sido tipificado como el enemigo público número 1 de funcionarios federales y gobernadores que, con mexicana alegría, se han dedicado al saqueo de las tesorerías gubernamentales.

Constancias del combate profiláctico del ex auditor, abundan en la Procuraduría General de la República (más de 300 expedientes) y en la Secretaría de la Función Pública.

Más grave aún es la situación en las entidades donde están en marcha las elecciones de gobernador. La marca de la casa tiene tres inscripciones: Desvíos de los recursos etiquetados para obra pública; manoteo sobre las participaciones federales (hipotecadas por sexenios) y una descomunal deuda pública.

Sobre todo en el tercer rubro, se llevan medalla de carne los gobernadores de Morelos, Veracruz, Chiapas y Yucatán, cuyos habitantes están estacionados -sin esperanzas de escape- en el mapa de la marginación socioeconómica.

El tabasqueño gobernador de Morelos, Graco Ramírez, disparó en los primeros cinco años de su mandato en 500 por ciento la suma del débito público.

Aunque no en los exorbitantes saldos finales, compiten con Ramírez los mandatarios Manuel Velasco (Chiapas), Rolando Zapata Bello (Yucatán) y Miguel Ángel Yunes Linares (Veracruz).

Sólo en esas cuatro entidades queda comprobado que la corrupción es pluripartidista: Por orden de aparición: PRD, PRI-PVEM, PRI y PAN-PRD.

En esas felonías impunes, nadie es inocente: En conjunto, los gobiernos de los estados han acumulado deuda por más de 600 mil millones de pesos.

En Morelos y Veracruz, para colmo, Ramírez y Yunes pretenden una sucesión dinástica: El tabasqueño, en favor de un hijastro; en Veracruz, de un hijo.

Esas vocaciones hereditarias recuerdan la vieja interrogante que un labriego le planteó al presidente Alemán, cuando éste le recomendó seguir luchando por la dotación de tierras: ¿Cuando se ha visto que la puerca suelte la mazorca que trae en el hocico? No es un caso de la picaresca mexicana. Es un crimen de lesa Patria.a


Artículos relacionados

¿Rebelión de gobernadores contra Meade?

(Visualizar en PDF ) Expedientes del poder Por Jorge Santa Cruz (*) El precandidato del PRI a la presidencia de

Como no caer en “más de lo mismo”

(Visualizar en PDF ) Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) En el anciano régimen

Como en 1994, otra vez el voto del miedo

(Visualizar en PDF ) EL LECHO DE PROCUSTO Por Abraham García Ibarra No se trata ya de asustadizas actitudes inducidas

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*