Espacios del Club de Periodistas

La ruta de la plata. Análisis de Juan Ramón Jiménez

La ruta de la plata. Análisis de Juan Ramón Jiménez

Dr. Juan Ramón Jiménez. Foto de Voces del PeriodistaOikos

Por Juan Ramón Jiménez

Después de la caída de Tenochtitlan en 1521, para 1532, se encontraba el primer yacimiento de plata en Taxco (Guerrero), por lo que se fundó el Primer Distrito Minero de la Nueva España. Luego siguieron el de Real del Monte, en 1547 (Hidalgo); el de Guanajuato, en 1550; el de Fresnillo (Zacatecas), en 1554; el de San Luis Potosí, en 1592, y el de Durango, en 1600.

Mapa: @chakoka

Mapa: @chakoka

Desde entonces, México ha estado en la cabeza de los países productores de plata. En el 2016, por séptimo año consecutivo, nuestro país fue el primer productor de plata, con 186 millones de onzas troy; sin embargo seguimos siendo, también, país de saqueo. Primero, los españoles; luego, los norteamericanos y, recientemente, los canadienses.

Fresnillo es la principal región del mundo en la producción de plata y la principal empresa minera lleva su nombre. Su actual dueño es el barcelonette Alberto Bailleres, quien llegó a México sin un quinto y ahora es el segundo hombre más rico de nuestro saqueado país, con el quinto yate más lujoso del mundo el Maya Queen. También, es dueño de la súper exquisita tienda departamental Palacio de Hierro y fundador del ITAM, la institución académica que controla los puestos claves del Gobierno Federal. Además, posee el segundo rancho más grande de Texas, Chaparrosa.

Alberto Bailleres. Foto: Wikimedia Commons

Alberto Bailleres. Foto: Wikimedia Commons

Todo esto lo convierte en el hombre más poderoso del país, pues Carlos Slim podrá tener millones y millones de dólares, pero Bailleres tiene un activo intangible, la Hermandad Itamita, que coordina Francisco Gil Diaz -ex secretario de Hacienda y mezclado con la gran evasión de recursos petroleros hacia Singapur-.

Otro personaje es Pedro Aspe, también ex secretario de Hacienda, causante del gigantesco “error de diciembre de 1994”, cuando en cuestión de semanas salieron 100 mil millones de dólares.

En esa época se esfumaron los 20 mil millones de dólares de las privatizaciones fraudulentas de mil empresas paraestatales que conformaron el Fondo Especial para Coberturas Cambiarias.

Aspe, además,  es el causante de la quiebra de las finanzas de los estados de la República debido a su nefasta empresa consultora PROTEGO, asociada con la también nefasta empresa Hedge Fund, Blackstone, ligada a la caída de las Torres Gemelas de Nueva York y a su posterior privatización.

Pedro Aspe Armella. Foto: Especial

Pedro Aspe Armella. Foto: Especial

Pedro Aspe, como ave fénix del error macroeconómico de 1994-95, tiene ahora a su cargo la empresa aérea Volaris.

Otro personaje importante de esta tenebrosa hermandad ITAMita es Agustín Cárstens, actual Gobernador del Banco de México, creador de los nefastos UDIS (inflación + interés) copiados de la sangrienta dictadura de Augusto Pinochet, de Chile, y de los Chicago Boys del fallecido Premio Nobel de Economía 1976, Milton Friedman, originario de Brooklyn, Nueva York, de donde es Donald Trump.

Las UDIS son la usura bancaria institucionalizada nacida a partir de la crisis de 1994 y Cárstens, con su hipoxia, no recuerda en dónde están las 8 mil barras de oro, negociadas en Londres.

Finalmente, otro personaje igual de nefasto es Luis Videgaray, secretario de Hacienda y de Luis Videgaray Caso. Foto de TwitterRelaciones Exteriores de Enrique Peña Nieto.

En fin, recordábamos la histórica Ruta de la Plata, tan importante como la Ruta de la Seda de China, descubierta por el veneciano Marco Polo

Nuestra riqueza histórica fue considerada en el 2010 como Patrimonio Histórico de la Humanidad, por la UNESCO, e incluye 60 pueblos mágicos a lo largo de 2,500 kilómetros de recorrido que iniciaba en la Plaza de Santo Domingo (en la Ciudad de México) y concluía en Santa Fe (Nuevo México).

Desde la fundación de la Nueva España, en el siglo XVI, y hasta mediados del siglo XIX, antes de la Guerra de Despojo de los territorios septentrionales por parte de los Estados Unidos, el recorrido llevaba de 4 a 6 meses, dependiendo del clima, de los asaltantes de caminos y de los indios en armas distribuidos a lo largo de la ruta pero, especialmente, en territorio apache.

Desde el siglo XIX, Inglaterra trató y  logró desmonetizar la libra esterlina de la plata, e independizarse de la peseta española que era entonces la moneda fuerte y, por ende, al independizarse México de España, el peso mexicano reemplazó a la peseta española como medio de transacción mundial, sobre todo en América y en Asia.

David Ricardo. Foto: Especial

David Ricardo. Foto: Especial

Sin embargo, en el siglo XVIII, los ingleses habían acumulado suficiente oro y plata merced a sus saqueos a los navíos españoles y de sus propias colonias.

Por ello, el brillante economista británico de origen  judío sefardita, David Ricardo,  llegó a la conclusión de que se necesitaba conformar un nuevo Patrón Monetario basado en el oro, para reemplazar el bimetalismo español.

Los británicos lo consiguieron después de vencer a Napoleón; sin embargo durante el siglo XIX siguieron especulando en el bimetalismo, pues mientras Inglaterra se deshacía de la plata, aceptaba negociar la convertibilidad de su moneda a razón de 15.5 onzas troy de plata por una de oro. 

Los franceses hacían lo mismo a razón de 15 onzas troy de plata por una de oro.

De esa forma, había una especulación de 0.5 onzas troy en ambos sentidos, entre la convertibilidad del franco francés y la libra esterlina.

Plata. PixabayDe esta forma, entraba más oro a Inglaterra y se fortalecía la teoría de David Ricardo, quien a los 33 años de edad, ya era uno de los hombres más ricos de esa nación, debido a la especulación con el oro y la plata.

España estaba como siempre -y como hasta la fecha-, dormida, solo saqueando las riquezas de América y perdiéndolas en conspiraciones, juegos palaciegos y en juegos de azar.

El naciente banco central de Inglaterra, el Bank of England, fundado en 1694, acumulaba riquezas mediante piratas de alta mar y exportaciones de mercancías.

Entonces, cobró vigor la famosa teoría de Comercio Exterior de David Ricardo, que no era otra cosa que la teoría del colonialismo inglés, la de la especialización: “Si tú produces telas y yo vinos, hagamos la especialización” (sólo que el mayor valor agregado era de Inglaterra).

Entonces, la libra se trasladó extraoficialmente de la plata al patrón oro, gracias a una sobrevaluación del oro en Inglaterra, que atrajo oro del extranjero y ocasionó una importación constante de la moneda de plata, debido a una revaluación del oro en 1717, debida al matemático Isaac Newton, consejero de la Real Casa de la Moneda Británica.

El patrón oro, de facto, continuó hasta su adopción oficial después del fin de las Guerras Napoleónicas, en 1816. Éste duró hasta que el Reino Unido, en acuerdo con muchos otros países, abandonó el patrón después de la Primera Guerra Mundial, en 1919.

Richard Nixon (izquierda) y Henry Kissinger. Foto: Especial

Richard Nixon (izquierda) y Henry Kissinger. Foto: Especial

Es importante hacer notar que Inglaterra, debido a las guerras napoleónicas, dejó inconvertible la libra en oro, lo que Estados Unidos copiaría en 1973, al tener los efectos inflacionarios de la Guerra de Vietnam. Washington impuso la inconvertibilidad del dólar en oro, con los Acuerdos del Smithsonian, armados por Richard Nixon y su alter ego Henry Kissinger. El cerebro gris de esa perversa acción fue el economista George Schultz, a la postre, profesor de Joseph Marie Córdoba Montoya y Guillermo Ortiz Martínez, de la Universidad de Stanford, de Palo Alto, dentro del Silicon Valley, zona metropolitana de San Francisco. 

El Imperio Austro-húngaro de la Casa Habsburgo, mientras tanto, generaba una Pléyade de economistas, ahora renacidos con el neoliberalismo.

Ludwig von Mises. Foto: Wikimedia

Ludwig von Mises. Foto: Wikimedia

El libro de máxima lectura en ese decadente imperio era el de la Teoría Estatal del Dinero, de Georg Friedrich Knapp (1842-1926), quien con quien inició la teoría de que la moneda es la parte esencial para controlar la inflación, de acuerdo con el abuelo del monetarismo, Ludwing Von Mises, quien estudió y se doctoró en la Universidad de Viena, donde fue discípulo directo de Böhm-Bawerk y seguidor de Carl Menger, convirtiéndose en uno de los más destacados representantes de la Escuela Austriaca de Pensamiento Económico, predominante en ITAM y la UNAM.

De 1920 a 1934, Von Mises mantuvo un seminario de economía en la Cámara de Comercio de Viena, al que asistieron no solo alumnos de su entorno centroeuropeo, como Friedrich Hayeck, Fritz Machlup, Gottfried von Haberler, Paul Rosenstein-Rodan y Oskar Morgenstern, sino que también atrajo discípulos procedentes de países más alejados como Ragnar Nurkse y Lionel Robbins.

En 1934, aceptó un puesto como profesor del Institut Universitaire des Hautes Études Internationales en Ginebra, Suiza, donde permaneció hasta 1940.

Luego, emigró a los Estados Unidos, donde impartió clases en la New York University, Graduate School of Business Administration, donde reconstruyó su seminario, atrayendo a nuevos discípulos como Murray N. Rothbard e Israel M. Kirzner.

Von Mises visitaba esporádicamente la Escuela Nacional de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México y, luego, fue impulsor del naciente ITAM.

Eduardo Sojo. Foto: Ariel Gutiérrez

Eduardo Sojo. Foto: Ariel Gutiérrez

Los panistas impulsaron entonces el Instituto Von Mises de Guanajuato, siendo el Dr Eduardo Sojo, su máxima figura en México, como asesor económico de Fox, Secretario de Economía con Felipe Calderón y Director del INEGI con Enrique Peña Nieto.

Con esto, se demuestra que el panismo y ahora el priismo y sus seguidores económicos, son ayatolas del pensamiento austriaco, pues no dejan lugar a duda de su inclinación por los Austrias de Maximiliano de Habsburgo.

Mientras tanto, en los Estados Unidos, se hablaba de Andrew Jackson, el último presidente estadounidense quien pagó toda la deuda federal tras clausurar en 1832 el “Second Bank of the USA”, predecesor del actual Banco de la Reserva Federal, el banco central que aparecería décadas más tarde.

Jackson comparte con Thomas Jefferson el honor de ser los únicos presidentes que han cerrado un banco central en Estados Unidos, para acabar con la “guarida de serpientes y ladrones”, según las propias palabras del presidente Jackson.

Andrew Jackson. Foto: Wikipedia

Andrew Jackson. Foto: Wikipedia

En realidad, antes de la presidencia de Jackson, la imposición de un monopolio monetario por parte del Gobierno federal fue combatida por algunos estados. En 1816, Indiana e Illinois añadieron cláusulas a sus respectivas constituciones estatales para prohibir al banco central abrir delegaciones y operar en sus estados.

El mismo año (1816), Carolina del Norte, Georgia y Maryland impusieron elevados impuestos especiales al banco central, con la clara intención de impedir sus operaciones.

Quizá una de las anécdotas más indicativas del nivel de confrontación existente entonces la encontramos en el estado de Ohio. En 1819, el estado aprobó una tasa impositiva de 50.000 dólares al banco que, en su línea habitual, se negó a pagar.

Ante la negativa, el secretario del Tesoro de Ohio ingresó personalmente en la caja fuerte de la delegación del banco central para llevarse 100.000 dólares.

Thomas Jefferson. Foto: Wikimedia Commons

Thomas Jefferson. Foto: Wikimedia Commons

Aunque se ofreció al banco devolverle los impuestos cobrados a cambio de abandonar el estado, el Gobierno Federal acabó enviando a sus agentes para arrestar al secretario y recuperar el dinero.

Esta acción no hizo otra cosa que enfurecer aún más a la población contra el banco central. 

Kentucky y Connecticut se unieron a Ohio en 1825. En 1829, Carolina del Sur, Nueva York y New Hampshire presentaron legislaciones con esta misma intención.

Por esta norma, la Casa de Moneda se situó bajo la jurisdicción del Departamento del Tesoro, y se reglamentaron cuatro Casas de Moneda, ubicadas en Filadelfia, San Francisco, Carson City y Denver, y dos oficinas de ensaye en Nueva York y en Boise City, Idaho.

Estas medidas supusieron la inmediata depreciación de la plata y el peso mexicano se devaluó a una paridad de 1:1 pesos por dólar. Al iniciar 1800, la paridad era de 2 dólares por 1 peso.

Foto: Wikipedia

Foto: Wikipedia

Entre las causas de la crisis estuvieron la sobreproducción mundial, debida a la Segunda Industrialización, así como la explosión en Estados Unidos de la burbuja ferroviaria, dado que tras el final de su Guerra Civil se había producido un espectacular incremento de la construcción de vías férreas, convirtiéndose en la segunda actividad del país, tras la agricultura, y dedicándose a esta actividad gran cantidad de fuerza laboral, capitales y riesgos.

Después vendrían la separación de Texas, de México, la Guerra con Estados Unidos, y la Guerra Intervencionista de Francia para imponer a Maximiliano como Emperador.

Al finalizar el siglo XIX, la paridad era de 2 pesos por 1 dólar. Es importante mencionar la mina La Valenciana, en Guanajuato ( ver: http://www.youtube.com/watch?v=WbZTVw-u3Mw)  descubierta en 1548, misma veta argentífera que generó el 75% de la plata mundial en las eras coloniales. 

Dicha bonanza duró de 1768 hasta 1904,  y esa riqueza natural se considera produjo el 30% de la plata mundial.

Al terminarse esta la riqueza minera, se genero la crisis monetaria de 1905, donde el peso mexicanos se devaluó 100% y llegó a 3:1 frente al dólar. Este fue el origen económico de la gran revolución de 1910.

Al concluir la guerra revolucionaria en 1920, con los asesinatos de Carranza y de Villa, el valor del peso era de 4:1.

Al concluir la etapa de los generales, en la presidencia del General Manuel Ávila Camacho, se firmaron los Acuerdos de Bretton Woods de 1944, en donde se iniciaría la hegemonía del dólar y el presidente Ávila Camacho cedería la soberanía monetaria (el peso valía 4.5 por dólar) a cambio de que Estados Unidos permitiera -por 20 años. la inmigración mexicana.

Primero, fue el Plan Bracero, con el que un millón de connacionales irían a trabajar legalmente a los campos agrícolas de Estados Unidos; después, vinieron los “espaldas mojadas”, donde otro millón de mexicanos ilegales se irían a las fábricas del medio oeste.

En 1964, el Presidente Gustavo Díaz Ordaz, iniciaría el Plan Maquilador que tendría como

Presidente Gustavo Díaz Ordaz (1964-1979). Foto: Wikimedia Commons

Presidente Gustavo Díaz Ordaz (1964-1979). Foto: Wikimedia Commons

pivote de atracción a Ciudad Juarez, y luego se extendería por toda la frontera norte.

Díaz Ordaz quiso recuperar la soberanía monetaria haciendo unos acuerdos ocultos con el presidente Charles de Gaulle, donde Francia recuperaría oro en base a los dólares acumulados y México reinstalaría el Patrón Bimetálico Oro-Plata, que revaluaría el peso a su nivel de 1944, es decir en lugar de 12.50:1 estaría a 4.5 :1.  

La CIA, que ya estaba manejada por economistas, Bush y Schlesinger, se dio cuenta de la jugada de México y Francia y se desataron los infiernos con las revueltas estudiantiles de 1968.

Presidente José López Portillo. Foto: Wikipedia

Presidente José López Portillo. Foto: Wikipedia

En 1979, el presidente José López Portillo quiso seguir la ruta de Diaz Ordaz y con la fortaleza del megayacimiento Cantarell, el quinto pozo más grande de todos los tiempos, que dio impulso a PEMEX, bajo la dirección de Díaz Serrano se convirtió en la quinta corporación petrolera mundial.

México, en tiempos de López Portillo, contaba, también, con uno de los grandes yacimientos de oro, en El Barqueño, Jalisco y estaba en prospección minera el gigantesco yacimiento de Campo Morado de Taxco, Guerrero.

Entonces, asesorado por el español dizque mexicano, Secretario del Patrimonio Nacional, Jose Andrées de Oteiza, hoy cabeza de los fraudes constructores de Peña Nieto, con OHL, lo convenció de recuperar la soberanía monetaria con base en una corrida financiera, donde vía Bolsa de Commodities (Mercaderías), se comprara gran cantidad de stocks de plata, para meterlos al Banco de México y de esa forma el peso se revaluaría automáticamente con plata, oro y petróleo mexicanos.

Esa jugada puso en alerta a los hermanos Hebert/Bunker Hunt de Dallas, expertos

Hermanos Hunt. Getty Images

Hermanos Hunt. Getty Images

especuladores en la plata, que en 1977 se cotizaba en 3 USD/onza y con la crisis de los rehenes en Irán, subía al doble en 1978; el precio del petróleo lo hacía, también, de 11 USD/barril a 35 USD/barril.

México se llenaba de petrodólares. Rápidamente, JLP invirtió 40 mil millones en petróleo, refinerías, siderúrgicas (Lazaro Cardenas-Las Truchas o SICARTSA), mineras, puertos, aeropuertos, etc; infraestructura básica como recomendaba la CEPAL (Comisión Económica para América Latina de la ONU), localizada en Chile y en donde habían estudiado tanto Luis Echeverría como el mismo López Portillo.

Entonces, Oteyza le aconsejó endeudarse para comprar plata, que subía como la espuma, pero nos faltaban expertos y todavía nos faltan expertos en el conocimiento técnico y financiero de los mercados del oro y de la plata. ¿Cómo fue que los Hunt desarrollaron su jugada financiera?

Ellos compraron la plata a precios de 3 USD/onza en 1973, justo antes del primer embargo petrolero; para 1979, el precio rondaba los 6 USD/oz y para principios de 1980, (justo cuando JLP cometió ese error histórico) la plata subió hasta 54 USD/oz, quebrando a la Bolsa de Commodities de Nueva York y su División New York Metals Market (COMEX).

En ese entonces, la sola corrida financiera de la plata estaba estimada en $4.5 billones de dólares o sea 4.5 veces el PIB de México actualmente, pero ajustados esos valores a la inflación de 2016, la cantidad entonces es inimaginable, $43.5 billones en el estilo americano o trillones nuestros) o sea 43.5 veces el PIB de México, usando el método de Shadowstats CPI(índice inflacionario de EU), ajustados a 2016.

Por lo tanto COMEX  pidió auxilio al Banco de la Reserva Federal de Nueva York (FRBNY), quien detuvo la ruleta rusa de la plata, que ya estaba afectando a la gran bolsa de Nueva York (NYSE). El famoso índice bursátil Dow Jones llegó a su clímax en Febrero 13, 1980  cuando el Dow llegó a 903.84 puntos. 

El día del colapso de la plata, en Marzo 27, el Dow cerró en 759.98 puntos o sea una caída de 16% en tan solo 6 semanas.

Imagínese usted si ya un 5% en la gran bolsa significa un crack-o tronido, 16% era ya un pánico bursátil; sin embargo, las pérdidas llamadas intra-day eran estimadas en 20%.

En abril, la plata se derrumbó estrepitosamente a 10USD/oz. Los resultados inmediatos fueron catastróficos: el precio de la gasolina en Estados Unidos subió inmediatamente de 1 USD a 3 USD/galón; la inflación se disparó a 13%,  cuando antes estaba en 2%; las tasas de interés llegaban a 22%, cuando normalmente estaban en 10%; se complicó la crisis de los rehenes en Irán, se derrumbó el Sha Pavlevi quien luego se refugió en Mexico, y llegaron los fundamentalistas islámicos del Ayatola Komeni…

Mientras, México caía presa del Irangate del que todavía no sale, recuerden que se intercambiaban armas por drogas.

En 1987, los  Hermanos Hebert y Bunker Hunt fueron acusados de especular con la plata y fueron obligados a pagar una enorme multa que se calculó en 1,000 MDD cuando que el daño hecho a los mercados monetarios fue en ese entonces de 80,000 MDD.

Para entonces, los hermanos Hunt ya habían sacado su dinero de Dallas y se lo habían llevado hacia Dubai. Para eso, reclutaron a los mejores pistoleros de Estados Unidos, en torneos abiertos en Dallas, para que custodiaran la plata hacia el emirato árabe convertido ya en un gran centro financiero mundial,  según el libro de Edward Chancellor (“Devil Take the Hindmost” o traducido, “El que llega al último, paga”).

México, Irán, Arabia Saudita, Argentina y Brasil, perdieron gigantescas cantidades de dólares.

En 1981, México quebró y se declaró insolvente dando lugar al “efecto Tequila” en los mercados financieros, es decir, devaluó a las monedas del mundo emergente, quebrando de paso a la Argentina y al Brasil, que tuvieron sus secuelas monetarias llamados Tango y Samba, respectivamente. Dicen estos expertos, que cuando la plata estornuda, el oro agarra la gripe.

Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Tags assigned to this article:
patrón oroplata mexicana

Artículos relacionados

Desmiente Trump acuerdo con demócratas sobre DACA

WASHINGTON, (Notimex), 14 de septiembre de 2017.- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desmintió esta madrugada haber alcanzado un

Puigdemont propone suspender independencia para abrir diálogo

BARCELONA (Actualidad RT), 10 de octubre de 2017.- “De mi comparecencia no esperen amenazas ni chantajes ni insultos”, ha asegurado

Trump en Japón: ningún dictador debe subestimar a EEUU

KAWAGOE, Japón (VOA), 5 de noviembre de 2017.- Este domingo, el presidente de Estados Unidos Donald Trump, dirigiéndose a los militares

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*