Espacios del Club de Periodistas

Macabro mensaje desde Monte Grande

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

Aun sin dedicatoria expresa, esa piedra cae en el tejado del Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas mexicanas.

Desde el mortal ataque a una partida del Ejército en Culiacán, Sinaloa, hace unos tres años, no se registraba otro de semejante magnitud como el ocurrido la madrugada del 9 de mayo en Acayuca de Catalán, Guerrero.

En una emboscada cayeron bajo fuego seis militares: Tres muertos y tres heridos.

Cuando hemos comentado los atentados contra militantes políticos, que continuaban a mediados de semana, advertimos que resultaba previsible que los acerados y mortíferos cuernos de chivo del crimen organizado elevaran sus miras hacia otros blancos igualmente vulnerables.

La incitación criminal se dio hace apenas una semana, sin ocultar su móvil: un candidato a la Presidencia de México. Dista mucho ese gesto ruin de ser mera ocurrencia.

Lo de las acciones contra elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Marina Armada de México, caen en otra dimensión que puede equipararse a la de un hoyo negro.

Tras los hechos de Culiacán a los que hicimos referencia, el general secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, no ocultó su indignación, que fue compartida por preocupados segmentos de la sociedad.

Frente a ese dantesco espectáculo, lo que queda claro es que el problema rebasa el ámbito de la legislación y los tribunales punitivos.

Si lo que sigue a cada nuevo atentado, es la impunidad; lo obvio es que se exhiban vacíos de poder que, como enseña la física, no son tales: siempre son ocupados por elementos reactivos que, en este caso, encarnan los poderes fácticos.

Vidas de militares tienen tanto valor como las vidas de muchos civiles inocentes que son encasillados y olvidados bajo la etiqueta de “daños colaterales”.

Situación que debe revisarse y rectificarse; sin embargo hay candidatos presidenciales que declaran su compromiso de mantener la tropa en las calles a cargo de la Seguridad Pública.

Los candidatos quieren votos, lo que se requiere del Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas mexicanas, es que cumpla una asignatura pendiente: un México en paz. No es asunto de poca monta.

(*) Director General del Club de Periodistas de México, A.C.



Artículos relacionados

La sombra de Santa Anna sobre la sucesión del 18

(Visualizar en PDF ) EL LECHO DE PROCUSTO Por Abraham Garcia Ibarra En nuestra entrega de ayer, uno de los

Resultados financieros de Pemex, cosa de locos

(Visualizar en PDF ) El lecho de Procusto Por Abraham García Ibarra Este es un caso para Kafka: Con independencia

Los guardianes de la pureza democrática

(Visualizar en PDF ) Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) Regresados los togados del

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*