Macabro mensaje desde Monte Grande

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

Aun sin dedicatoria expresa, esa piedra cae en el tejado del Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas mexicanas.

Desde el mortal ataque a una partida del Ejército en Culiacán, Sinaloa, hace unos tres años, no se registraba otro de semejante magnitud como el ocurrido la madrugada del 9 de mayo en Acayuca de Catalán, Guerrero.

En una emboscada cayeron bajo fuego seis militares: Tres muertos y tres heridos.

Cuando hemos comentado los atentados contra militantes políticos, que continuaban a mediados de semana, advertimos que resultaba previsible que los acerados y mortíferos cuernos de chivo del crimen organizado elevaran sus miras hacia otros blancos igualmente vulnerables.

La incitación criminal se dio hace apenas una semana, sin ocultar su móvil: un candidato a la Presidencia de México. Dista mucho ese gesto ruin de ser mera ocurrencia.

Lo de las acciones contra elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Marina Armada de México, caen en otra dimensión que puede equipararse a la de un hoyo negro.

Tras los hechos de Culiacán a los que hicimos referencia, el general secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, no ocultó su indignación, que fue compartida por preocupados segmentos de la sociedad.

Frente a ese dantesco espectáculo, lo que queda claro es que el problema rebasa el ámbito de la legislación y los tribunales punitivos.

Si lo que sigue a cada nuevo atentado, es la impunidad; lo obvio es que se exhiban vacíos de poder que, como enseña la física, no son tales: siempre son ocupados por elementos reactivos que, en este caso, encarnan los poderes fácticos.

Vidas de militares tienen tanto valor como las vidas de muchos civiles inocentes que son encasillados y olvidados bajo la etiqueta de “daños colaterales”.

Situación que debe revisarse y rectificarse; sin embargo hay candidatos presidenciales que declaran su compromiso de mantener la tropa en las calles a cargo de la Seguridad Pública.

Los candidatos quieren votos, lo que se requiere del Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas mexicanas, es que cumpla una asignatura pendiente: un México en paz. No es asunto de poca monta.

(*) Director General del Club de Periodistas de México, A.C.

Notas relacionadas

Trump y la desintegración latinoamericana

El Pacto por México, ¿patente de impunidad?

Redacción Voces del Periodista

Instantáneas sobre el México en Paz

Abraham García Ibarra

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies