México en paz: Paz de los sepulcros

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

Desde las campañas presidenciales de 2000, se introdujo entre las ofertas electorales, la del inglés obligatorio. ¿Se puede poner la carreta delante de los bueyes? Por lo visto, sí se puede. Hoy nuevamente esa asignatura la ofrecen candidatos partidarios de la reforma educativa.

Aprender inglés, ¿antes de comprender el español? Aprender inglés, ¿para entender las diatribas de Donald Trump contra los mexicanos?

Los candidatos a puestos de elección popular proponen programas X o Z, “para incidir” en esto y lo otro. Los sabios de la Lengua Madre nos dicen que, “incidir”, es caer en error o falta. ¿Porfiar entonces en el error?

En el sexenio de los records y los “máximos históricos”, los burócratas los presentan como inéditos; esto es, no publicados. Si no se han publicado, ¿existen de veras?

Desde las alturas pinoleras, hace unos días se proclamó un clima de “paz laboral inédita”. Si es inédita, ¿dónde se puede leer? A lo mejor es sólo virtual. Mera percepción.

¿Dónde está el Estado tutelar del Trabajo?

Lo primero que hay que recordar es que, conforme el mandato constitucional (artículo 123), el derecho a y del trabajo, debe ser tutelado por el Estado.

De facto, desde que se implantó el imperativo de “estabilidad económica” (sin crecimiento), se derogó el derecho a la huelga. Este derecho de la mano de obra se instituyó como forma de lograr mejores condiciones de trabajo; entre éstas, la Seguridad Social, denegada ahora en los contratos de protección empresarial, o triangulados, para evitar responsabilidades a patrones remotos. Mérito de los líderes charros domesticados.

Cargando sobre los costos laborales la culpa de la inflación, se impusieron los topes salariales, el mayor reducido a los mínimos a cuyo régimen están sometidos más de siete millones de jefes de familia.

En la jornada pinolera comentada, el secretario de Trabajo y Previsión Social, Roberto Campa Cifrián tomó a timbre de orgullo que en lo que va del actual sexenio, de 41 mil 552 emplazamientos a huelga, sólo en 22 casos se colocaron banderas rojinegras

El presidente de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, Francisco Maciel informó que doce conflictos no se han resuelto: Nueve “provenientes” de otros sexenios. Y se quedó tan campante. ¿Quién responde “por otros sexenios”?

Record: 3 por ciento anual de incremento al mínimo

A propósito de records, antes de que el Mundial de Fútbol se defina, tenemos, a decir de Los Pinos, la inflación más baja, el de inversión extranjera más alta, seis millones de nuevos empleos e incremento sexenal del salario mínimo de 18.5 por ciento: 18 entre seis años, 3 por ciento anual. (Aplausos).

Nos falta un record sexenal por consignar en el México en paz: El de los homicidios dolosos; esto es, asesinatos, la gran mayoría ahora con armas de fuego. De lo que se colige que la pax mexicana, como en los tiempos porfirianos, es la paz de los sepulcros. Terrible asunto.

(*) Director General del Club de Periodistas de México, A.C.

Notas relacionadas

Dejemos a la democracia en su limbo

Abraham García Ibarra

México a la deriva en el convulso espacio exterior

Mouris Salloum George

Sobre el despertar del México bronco

Mouris Salloum George

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies