Espacios del Club de Periodistas

¿Quo vadis, México?

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

¿Quo vadis, México? </span></p> VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Corre vertiginoso el tercer tercio del mandato de Enrique Peña Nieto. México está en el umbral de las elecciones generales de 2018, con relevo presidencial.

El sistema métrico sexenal que la Constitución impone al relevo en Los Pinos, no tiene retorno después del 30 de noviembre de 2018: Sufragio Efectivo, No reelección.

En el balance de los primeros dos tercios del sexenio, que se inauguró preñado de expectativas, cabe el uso de  calendas griegas.

Todo lo prometido, dice el código de comunicación popular, “quedó para las calendas griegas”. Puesto que en la Grecia antigua no existían las calendas (al modo del calendario romano), las cosas ofrecidas jamás se materializarán.

Saldos de los ejes rectores 2012-2018

Al corte de mitad de sexenio, en 2015 un despacho privado de consulta y análisis que recoge la visión del sector empresarial, formuló un catálogo de “20 Pendientes” de la gestión de Peña Nieto.

Ese resultado se obtuvo a partir de un monitoreo del mensaje presidencial del 1 de diciembre de 2012, en el que se definieron los ejes rectores de gobierno, y la compulsa del Plan Nacional de Desarrollo (PND).

Los pendientes entonces fueron relacionados con las reformas al régimen constitucional y los procesos de legislación secundaria aún en marcha, midiendo sus impactos en los sectores económicos y sociales.

El año de la eficacia pasó de noche

La visión negativa se sustentó en la convicción de que, si bien el Pacto por México superó la fase legislativa, la operación administrativa de aplicación de las reformas transformadoras se encontraba atorada. Peña Nieto había declarado 2015 Año de la eficacia.

Desde otro ángulo, las representaciones de la empresa global, en cuya voluntad se fincó el potencial de inversiones en México, se fueron con la finta de dichas reformas y declararon con entusiasmo el mexican momento.

También, entre 2015 y 2016, los medios de comunicación extranjeros, voceros de aquellos intereses trasnacionales, expresaron su desencanto con una hiriente expresión dedicada al Presidente mexicano: No entiende que no entiende.

Las agencias evaluadoras internacionales empezaron a reducir la calidad de la calificación a México, poniendo el acento de su preocupación en la exorbitante deuda pública.

Se descarriló la Reforma Energética

En el frente interno, la primera señal de alarma la dieron los recortes al Presupuesto de Egresos de la Federación, motivados por la crisis de los precios petroleros, que desfondó la hacienda pública.

Aleatoriamente, los objetivos de la privatización del sector petrolero se vieron distorsionados por la precaria respuesta a las convocatorias para la licitación de contratos  de exploración y explotación de yacimientos de hidrocarburos.

El propio Peña Nieto trató de explicar ese traspié, afirmando que los operarios de la Reforma Energética estaban en “una fase de aprendizaje”.

Otra de las reformas más cuestionadas sigue siendo la Educativa, que se salió de control al no preverse las reacciones gremiales, sociales y políticas, enfrentadas con  tacto de artillero.

Crisis de Seguridad, sin solución de continuidad

El lastre mayor, sin embargo, lo representa la crisis de Seguridad Pública, que ha puesto en entredicho incluso la misión constitucional de las Fuerzas Armadas, cuyos voceros han empezado a dar signos de impaciencia por su exposición a la ilegalidad, según sus propias palabras.

La síntesis del “humor social” se condensa contra la resistencia que los propios agentes del Estado han planteado al combate a la corrupción, factor que determinó en 2016 las estrepitosas derrotas del partido del gobierno: El PRI. Es hora que no se designa al Fiscal Anticorrupción, no obstante que el compromiso ha rebasado ya los plazos constitucionales.

Mientras que el México bronco cabalga sobre la seca pradera, sin embargo no parece haber una toma de conciencia de los conductores del Estado, para hacer un corte de la gestión sexenal, ponderar las fortalezas y debilidades del sistema político y darle eficacia para enfrentar el reto de la sucesión presidencial de 2018. Grave omisión.


Artículos relacionados

Saqueo minero de México, al descubierto

Oikos Por Juan Ramón Jiménez (*) El metal áureo es toda una historia. En el México colonial, los conquistadores vinieron

Magistrados electorales federales, en la estacada

El lecho de Procusto Por Abraham García Ibarra Para efectos declamatorios sobre nuestra ejemplar democracia, la electoral es una función

Programando perversiones: ¿estupidización deliberada?

Voces del Periodista Por Celeste Sáenz de Miera * ¿Estupidización deliberada? * ¿Esclavitud controlada? * ¿Guarderías del pensamiento? Se han

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*