Rumbo a Los Pinos, a toda costa y a cualquier costo

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

La pepena indiscriminada en huertos ajenos, le ha dado el santo y seña a los partidos beligerantes por la sucesión presidencial de 2018.

Lo que hasta hace pocos años se condenaba como ayuntamientos anti natura entre partidos que se acaramelan tirando al diablo sus irreconciliables declaraciones doctrinarias, es la marca de la casa rumbo a Los Pinos.

Andrés Manuel López Obrador, sedicente catalizador de “la izquierda mexicana”, y su partido, Morena, se han abierto a la recolección de renegados de partidos adversarios y residuos del priismo, a los que han ofrecido candidaturas a puestos de elección popular para asegurar votos a toda costa y cualquier costo.

El más reciente lance del tabasqueño, fue para invitar a disidentes del PAN a sumarse a su movimiento que, irónicamente, se anuncia como de regeneración nacional. No es difícil detectar El síndrome de Fausto, aquel personaje que endosó su alma a Satanás con tal de ingresar al paraíso.

En la alianza de López Obrador, se inscribió el Partido Encuentro Social. Este aliado ha hecho su más reciente adquisición en Michoacán, donde dio de alta al ex priista ex gobernador Fausto Vallejo, para abanderarlo en la pugna por la presidencia municipal de Morelia.

El PRD anda en busca de migajas electorales

El Partido de la Revolución Democrática, de su lado, se rindió ante los encantos de Por México al Frente, que tiene ya definida su candidatura presidencial en la persona azul de Ricardo Anaya Cortés. El PRD se conforma con las migajas.

De ese frente, forma parte Movimiento Ciudadano. El partido de Dante Delgado ha reclamado mano, por lo pronto en Jalisco, donde pretende quedarse con todas las canicas. El propio movimiento, recluta en Sinaloa y otros estados residuos de otras formaciones políticas.

El Partido Nueva Alianza, que desde hace tiempo tiene firmado pacto electoral con el PRI, sin embargo decidió irse por la libre, en principio, en cinco entidades federativas.

El PRI ya no las quiere agraciadas, “sino bien peinadas”

El partido en y del gobierno, el PRI, ya no las quiere agraciadas, sino que estén bien peinadas. Tuvo dificultades para nominar a la presidencia a un cuadro propio y se agenció a “un simpatizante”: José Antonio Meade Kuribreña.

Por lo visto, el partido de Enrique Peña Nieto no tiene ni para cubrir las plazas requeridas para su estrategia propagandística, no obstante que su coordinador general de precampaña, Aurelio Nuño Mayer, la gira de experto en mercadotecnia.

Ayer, Nuño, el propio Meade y el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza se retrataron juntos. El cuarto en la fotografía es Javier Lozano Alarcón, apenas días antes envuelto en resonancias mediáticas por su deserción del PAN, colérico por la confirmación de la candidatura presidencial de Ricardo Anaya.

Al poblano, que se alineó con la aspirante fallida a la candidatura azul, Margarita Zavala de Calderón, pero no la siguió en su declaración de independencia, se le presentó como vocero de la precampaña del ex secretario de Hacienda.

En el amor, como en la política, dice el clásico, todo se vale. Lo que no se vale es que, al depositario de la soberanía popular se le deje naufragando en un océano de confusión, ahí donde no aparece un programa viable que rescate a la comunidad nacional de su profunda postración. Y a eso le llaman democracia.

(*) Director General del Club de Periodistas de México, A.C.

VP/Opinión/JSC

Notas relacionadas

Ocupación de México por el Comando Norte

Mouris Salloum George

La rifa del tigre que se sacó Alejandro Murat

Redacción Voces del Periodista

Duele más el cuero que la camisa

Abraham García Ibarra

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies