Espacios del Club de Periodistas

Seguro popular: Crimen de lesa humanidad

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Es de por sí políticamente inmoral y humanamente inadmisible que, en cada nuevo recorte del presupuesto de egresos de la Federación, el gobierno sólo rece para su santo blindando el gasto corriente -del que depende el pago de la nómina burocrática- y castigue partidas a sectores como los de Salud y Educación, básicos para el desarrollo orgánico e intelectual de la población más desfavorecida.

Esa tendencia “de ajustes” la inició el ex secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y el actual titular de esa dependencia, José Antonio Meade se propone continuarla en 2018, según lo acaba de anunciar. (A fin de cuentas, grilla por la gubernatura del Banco de México).

Es cierto que, desde hace más de tres décadas, esa política -de choque, se le denomina-  la impuso  compulsivamente el Fondo Monetario Internacional (FMI) para privilegiar el resguardo de las variables fundamentales de la macroeconomía, pero en lo sucesivo los tecnócratas neoliberales han agarrado por su cuenta la parranda, como cantaba José Alfredo.

La ONU y la reciente reforma constitucional en materia de Derechos Humanos, consideran la atención a Salud y Educación como prioridades de una política tutelar para salir al paso a la crisis humanitaria.

¡Hágalos usted entender! No hay por donde.

Traficar con políticas públicas, negocio rentable

Para abrir boca, va un dato: Hay registros de que, cuando Enrique Peña Nieto, al través de la Secretaría de Educación Pública, lanzó su programa de infraestructura educativa, compartido con los estados, hubo gobernadores que, sin licitación, contrataron empresas constructoras de sus favoritos o en las que tenían y tienen intereses accionarios, para endosarles los recursos gubernamentales.

Otra referencia obligada es la siguiente: Desde que el secretario de Salud, Julio Frenk, convenció al zafio Vicente Fox de la creación del Seguro Popular (SP), la primera advertencia de los especialistas fue que, al concebirlo como “un sistema de financiamiento”, conculcaba el derecho universal a la salud de la población carente de Seguridad Social, pues los servicios del SP estarían condicionados a pagos de “cuotas de recuperación”.

Se denunció, además, que más temprano que tarde, los recursos presupuestales destinados al SP se harían a expensas de los recortes al IMSS y al Issstse. Como ocurrió.

Puesto en marcha el SP surgió otro inconveniente: Sin personal médico suficiente, sin instrumental adecuado e indispensable, los pacientes de ese adefesio, para determinadas especialidades, serían remitidos a las instituciones que se sostienen con base en las cuotas que pagan sus afiliados. Como ocurrió.

Ahora bien: Cuando el ex gobernador priista de Tabasco, Andrés Granier Melo fue indiciado por las felonías perpetradas durante su gestión, uno de los boquetes  más inmundos que se descubrieron fue el desvío del presupuesto destinado a la Salud.

Lo mismo hizo el ex gobernador de Veracruz, el priista Javier Duarte de Ochoa.

¿Cochinito para lo que pueda ofrecerse en 2018?

Es la marca de la casa: Ayer, la Auditoría Superior de la Federación (ASF/ Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados) dio a conocer los primeros resultados de la revisión de la Cuenta Pública 2016. El hallazgo: Más de seis mil millones asignados al Seguro Popular fueron desviados a otros fines hasta en un 55 por ciento.

De las 32 entidades de la República, en 28 se encontraron elementos de prueba de esa criminal desviación.

Entre los estados en que se perpetró con más rapacidad  ese saqueo están el de México, Michoacán, Oaxaca, Veracruz y Chiapas. En el mapa nacional de la exclusión socioeconómica, son los que tienen la más alta densidad de población marginada. Dos gobernadores con fierro priista, uno del PRD, un tercero del PVEM y un quinto de alianza electoral: Pluralidad de la corrupción.

Hablamos de 2016: Oaxaca y Veracruz tuvieron elecciones locales. El estado de México preparaba la sucesión de Eruviel Ávila Villegas. ¿Hubo desvío a financiamiento de partidos y campañas, o tres presidenciales, el propio Ávila Villegas, Silvano Aureoles Conejo y Manuel Velasco depositaron fondos en sus cochinitos para 2018?

Lo dijo el clásico, hay políticos que se preocupan más por las futuras elecciones que por las futuras generaciones. A eso sirve la impunidad.


Artículos relacionados

Esto ocurrió un 21 de agosto de 1994

Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) ¿Se puede dar la espalda a la Historia,

Privatización de las ganancias; socialización de las pérdidas

Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George Pongamos el tema bajo la siguiente gráfica: Al terminar

Cuando las sentencias electorales son “inatacables”

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George La diosa justicia electoral mexicana no encuentra el modo de quitarse el paliacate que

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*