Trump, simple vasallo de Netanyahu

Expedientes del Poder

Por Jorge Santa Cruz (*)

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, escogió el 14 de mayo para trasladar su embajada de Tel Aviv a Jerusalén.

Lo hizo el mismo día en que el pueblo palestino conmemora el 70 aniversario de la Nakba, es decir, de la catástrofe que representó la expulsión de 750 mil palestinos el 14 de mayo de 1948, cuando se creó el estado de Israel.

Pero Trump fue más lejos: instaló la sede diplomática estadounidense en al Quds, que está dentro de la zona de Jerusalén que ocupó Israel -por la fuerza- en 1967 y que es reclamada por el pueblo palestino como la sede del estado independiente que quiere fundar.

El Presidente de los Estados Unidos llegó a este extremo, con tal de complacer al Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, a quien considera fundamental en su campaña por la reelección. A eso se debe su actitud de subordinación.

Trump se quedó en Washington, pero envió a su hija Ivanka y a su yerno, Jared Kushner, a encabezar la ceremonia protocolaria.

A la par de la pompa diplomática, el Ejército de Israel atacó a decenas de miles de palestinos que protestaban del otro lado de la valla divisoria.

La agencia siria de noticias SANA reveló que “52 palestinos, entre ellos seis niños, perdieron la vida y más de 2 mil resultaron heridos al este de la franja de Gaza por disparos de las fuerzas del ocupante israelí durante la participación de decenas de miles de palestinos en la conmemoración del 70 aniversario de la Nakba y en repudio al traslado de la Embajada de EEUU a la ciudad ocupada de Qudus (Jerusalén)”.

Esto, por supuesto, no impidió que la fiesta continuara, ni que Netanyahu, Ivanka y Kushner intercambiaran sonrisas y buenos deseos.

Tampoco motivó protestas entre los representantes y senadores de los Estados Unidos, tan afectos a Netanyahu y al sionismo.

Netanyahu advirtió el domingo -según reportó La Voz de América, agencia del gobierno de los Estados Unidos- que “Jerusalén seguirá siendo la capital de Israel sea cual sea el acuerdo de paz que imaginen”. 

En tanto, el presidente palestino, Mahmud Abbas,  señaló que la nueva embajada estadounidense en al Quds forma un nuevo foco de asentamiento, pero esta vez estadounidense, y añadió que el pueblo palestino seguirá con su lucha pacífica y popular hasta conseguir la victoria, y fundar un estado palestino independiente, cuya capital es al Quds.

Abbas -de acuerdo con un reporte de SANA-  subrayó que EEUU con este paso se descartó a si mismo del trabajo político y de Intermediación en Medio Oriente. Dicho de otra manera: ya no es considerado como interlocutor políticos por el gobierno palestino.

En conclusión: no se necesita ser advino para prever más intestabilidad en el Medio Oriente.

Estados Unidos acusa ya al movimiento armado palestino, Hamas, de provocar la matanza de hoy. Con esto, se arroga en automática -pero sin legitimidad alguna- la facultad de trasladar su “guerra contra el terrorismo” a Gaza y Cisjordania.

Hablamos del escenario deseado por los halcones neoconservadores, que quieren -a toda costa- involucrar a Estados Unidos en más guerras para incrementar sus fortunas.

Trump, hasta el momento, había evitado la confrontación militar directa con Rusia (cuyo gobierno no cambiará su embajada a Jerusalén), pero está encendiendo la tea más devastadora en el Medio Oriente, lo cual podría traer consecuencias inimaginables.

Siria ya condenó la matanza de hoy en Gaza, a pesar de que está en la mira de Israel y de Estados Unidos.

El presidente sirio, Bashar al Assad, cuenta con el apoyo de Rusia y de Irán.

El escenario es harto complicado. Habrá qué esperar las reacciones de Moscú y de Teherán. Lo cierto -más allá de todo esto- es que muy pocos en el mundo tienen idea de las precarias condiciones en que viven cientos de miles de palestinos en Gaza y Cisjordania, cuyo sufrimiento no interesa a Benjamín Netanyahu, Ivanka Trump, Jared Kushner, Donald Trump y demás…

(*) Periodista mexicano. (jlsc.ua@gmail.com)

Notas relacionadas

He aquí la obra del salinismo transexenal

No le hagamos al falso puritanismo electoral

Una vez como tragedia; la otra como farsa

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más

Política de privacidad y cookies