El Brexit y su impacto negativo en la industria del cine y la TV británicos

El Brexit y su impacto negativo en la industria del cine y la TV británicos
El pasado 23 de junio Gran Bretaña rompió lazos con la Unión Europea. Las consecuencias de esa decisión no se han hecho esperar y dentro de los rubros que se verán afectados se encuentra la industria fílmica y de entretenimiento. Según el British Film Institute, el Reino Unido fue el segundo mercado de cintas más grande del mundo en 2014, pero con este cambio de la economía en el país, los números podrían caer drásticamente.
La debacle iniciará cuando las producciones británicas dejen de calificar para recibir beneficios de la Unión Europea en todos los niveles, desde la capacitación y desarrollo de proyectos, hasta las coproducciones, festivales y distribución de películas, sobre todo a través del Media Programme o Europa Creativa, en el cual los países europeos se unieron para destinar apoyos económicos en el cine y la televisión. Al quedar fuera de la relación, Gran Bretaña perderá 40 millones de euros que eran destinados a la distribución, una cantidad que recibió en el 2014 y 2015. Entre las películas que se han beneficiado de estas ayudas hay títulos como Amy, Brooklyn, Carol o High-Rise.
La cinta británica Brooklyn tuvo financiamiento europeo

La cinta británica Brooklyn tuvo financiamiento europeo

De dicho programa surgió el más reciente filme Yo, Daniel Blake, de Ken Loach, que ganó la Palma de Oro, que ahora padecerá de dificultades para la distribución del filme ante las puertas que se ha cerrado la Gran Bretaña: “nos han sacado del agua”, dijo al respecto la productora del filme, Rebecca O’Brien, que agregó: “Somos muy dependientes de nuestras relaciones con Europa. Todos nuestros filmes en los últimos 20 o 25 años han sido coproducidos con Europa. No significa que con el Brexit se vaya a detener de manera inmediata, pero los acuerdos y los accesos serán más difíciles. Tendremos que reinventar la rueda de nuevo”, dijo O’Brien.
Al respecto también se han manifestado otros productores como es el caso de Jeremy Thomas (El último emperador, Crash), quien afirmó que para la industria del cine es un desastre, y además citó una frase de Charles Bukowski para dar su opinión sobre el tema: “El problema con el mundo es que la gente inteligente está llena de dudas, mientras que los estúpidos están llenos de confianza”, dijo.
Algunas de las reacciones más positivas fueron las de Amanda Nevill, presidenta del British Film Industry, quien dio su reacción al sitio internacional sobre filmes Screen Daily: “Podemos construir con fuerza y confianza al saber que somos una de las naciones más creativas del mundo y sin duda continuaremos teniendo exitosas colaboraciones en Europa y alrededor del mundo”, comentó.
No obstante la situación es más desalentadora de lo que parece porque además de la negación de recursos de Media Programme, la industria fílmica perderá un aproximado de 30 millones de euros que recibían de patrocinadores europeos durante los últimos siete años. Además el sector más afectado de esta decisión será el cine independiente:
“La decisión de abandonar la Unión Europea es un duro golpe para la industria cinematográfica y televisiva británica. Producir películas y series es muy costoso, muy riesgoso y la certeza sobre las reglas que afectan al negocio es muy importante. Hoy no sabemos cuál será nuestra relación con coproductores, patrocinadores y distribuidores, si se cargarán nuevos impuestos a nuestras actividades en el resto de Europa o si la financiación sucederá sin apoyo de agencias europeas. El sector creativo del Reino Unido ha sido fuerte y vital para la economía. Esto será devastador para nosotros”, dijo a Variety, Michael Ryan, ejecutivo de la Alianza de Cine y Televisión Independiente.
De acuerdo a los números proporcionados por el ejecutivo, la industria del cine y televisión generó en el 2015, más de 6 mil millones de euros y generó miles de empleos. Además de que las producciones ayudaron a fomentar el turismo, como ocurrió en Irlanda del Norte, que desde el 2013 recibe a miles de personas que quieren conocer los lugares donde se grabó la serie de Game of Thrones.
Otro factor que afectará a la industria del cine se dará a través del tema de la movilidad de las personas vinculadas con los rodajes, pues los visados y permisos para los ejecutivos europeos, los actores y los miembros del equipo de rodaje serán más difíciles de conseguir, y por ende eso también está vinculado con las dificultades que habrá para trasladar equipamiento como cámaras, equipos de sonido, utilería, vestuario, etcétera, que hasta ahora no necesitaba un permiso especial dentro del territorio de la Unión Europea. Con el Reino Unido fuera de ésta, las producciones de ese país necesitarán un carnet especial, que funciona como una especie de pasaporte, para los objetos para evitar las cargas de aduana.
El Brexit además tendrá consecuencias fuera de Gran Bretaña, ya que el Reino Unido también es un socio estable de la industria de Hollywood, no sólo como un lugar de producción y como locaciones, sino también como una vía de entrada al mercado europeo, es por eso que productores se han expresado con temor sobre lo que pasará con los impuestos, las condiciones de los créditos o los acuerdos de colaboración ya existentes.
Un reciente estudio de la agencia sin ánimo de lucro FilmLA, que analizó el impacto económico de 109 películas estadunidenses de grandes estudios en 2015, determinó que 15 de ellas se rodaron en el Reino Unido, lo que generó 1,630 millones de dólares de gastos de producción.
Entre las películas que se produjeron el año pasado en Reino Unido destacó Star Wars: El despertar de la fuerza, la última entrega de la saga de ciencia-ficción que contaba con un presupuesto de 245 millones de dólares y que recaudó en la taquilla más de 2 mil millones en todo el mundo, según el portal Box Office Mojo.
Al mismo tiempo que el cine, las producciones televisivas se verán afectadas. Uno de los casos más sonados al momento es el de la serie de HBO, Game of Thrones, primero porque parte de la contribución de financiamiento proviene del Fondo Europeo de Desarrollo Regional y segundo porque el rodaje de la serie se hace en España, Croacia e Irlanda del Norte, principalmente, por lo que ahora el Reino Unido se lleva a Irlanda del Norte que fue el lugar donde se rodó la épica batalla de los bastardos, en la que Jon Snow y Samsa Stark enfrentaron su ejército al de Ramsay Bolton para recuperar Invernalia, en uno de los capítulos mejor valorados de la historia de la televisión.
Los acuerdos del rodaje de la séptima temporada se complicaron sin embargo, Casey Bloys, presidente de programación de HBO ya confirmó que se llegó a un acuerdo para filmar en Irlanda del Norte, sin embargo la nueva temporada también tendrá cambios radicales como el hecho de que ya no contará con 10 capítulos, como habitualmente llegaba cada temporada, sino siete, y que el estreno ya no se hará en primavera sino que será en verano del 2017: “En lugar del debut tradicional del programa en primavera, en otoño en el hemisferio sur, estamos moviendo su estreno al verano para acomodar la agenda de filmación”, dijo.
En la televisión, al igual que en el cine, sus producciones también dependen del Media Programme, por lo que el Brexit podría tener consecuencias en la producción de series como Sherlock o Black Mirror.
Por otro lado está el tema de las cuotas para los contenidos europeos en los canales de televisión, que se aplican a diferentes niveles en toda Europa. Shows británicos, realizados para exportarse al exterior hasta ahora entraban en la categoría de contenido de la Unión Europea. En el futuro esta etiqueta tendrá que cambiar, con la consecuencia de que las redes televisivas europeas tengan menos interés en comprar esas series y podría reducir el precio que se pague por ellas.
Finalmente, cabe señalar que algunas de las personalidades británicas del cine y la televisión también han mostrado su inconformidad respecto al Brexit, pues en mayo 282 figuras del mundo de la cultura (entre las que se encontraban el escritor John le Carré y los actores Jude Law, Keira Knightley y Benedict Cumberbatch) firmaron una carta abierta publicada en el periódico Daily Telegraph:
“Gran Bretaña no es sólo más fuerte en Europa, es más imaginativa, más creativa, y nuestro éxito creativo global se vería muy mermado si nos marchásemos. Abandonar Europa sería lanzarse a lo desconocido para millones de personas de todo Reino Unido que trabajan en industrias creativas y para las millones que aquí o fuera de aquí se benefician del crecimiento y la vitalidad del sector cultural británico”, decía el escrito.
 
(Reporte de Ulises Castañeda para La Crónica)
Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Artículos relacionados

Donald Trump es el presidente número 45 de EU; es “el pueblo” quien “toma el poder”, dijo

Washington.- El discurso más corto para la toma de poder menos concurrida del pasado reciente. Donald Trump se convirtió en

Choca tren en estación de Nueva Jersey; causa un muerto y más de 100 heridos

El accidente de tren en el estado de Nueva Jersey deja hasta ahora un muerto y 108 heridos, de los

Fotos atestiguan uso de armas en enfrentamiento contra la CNTE en Oaxaca

Tras el enfrentamiento entre integrantes y simpatizantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) con policías que

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*