Espacios del Club de Periodistas

Tatuajes mal aplicados pueden producir hepatitis y otras enfermedades

Tatuajes mal aplicados pueden producir hepatitis y otras enfermedades
Tatuajes y piercings los vemos en deportistas, cantantes, conductores de TV y hasta sexagenarios. Datos del Conapred revelan que una de cada diez personas de 20 años en México tiene uno, sin embargo, hacerlos en lugares insalubres tiene infectados con Hepatitis C o VIH a millones en el mundo y hay quienes ni siquiera lo saben, afirma a Crónica el doctor Enrique Wolpert, de la FundHepa.
¿Puede usted imaginar que, como resultado de un mal trabajo causado por la falta de higiene en la aplicación de un tatuaje, o la colocación de un piercing, se estuviera condenado a desarrollar cirrosis hepática o cáncer de hígado, y por lo mismo se llegara a necesitar un trasplante de órgano?
Esto puede suceder. La moda de los tatuajes o la colocación de piercings en los labios, lengua, cejas, mejillas, nariz, el lóbulo de la oreja o el ombligo, e incluso en los genitales, no escapa al sexo de las personas, la preferencia sexual, edad, profesión o estrato social, como tampoco escapan el riesgo de contraer VIH o Hepatitis C.
Este tipo de diseños a una tinta o a colores, o las perforaciones en la piel, es lo de hoy, tanto para jóvenes como para personas adultas, deportistas, cantantes, conductores de televisión y aun sexagenarios, que gustan hacer de su piel un lienzo en donde se da rienda suelta al arte de los tatuajes.
Esta moda va en aumento. Datos del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), indican que, hasta el año pasado, al menos una de cada 10 personas tiene un tatuaje, de las cuales, la mayoría no tienen más de 20 años de edad.
Sin embargo, hacerlo en lugares poco higiénicos, en donde no se tiene un procedimiento adecuado de asepsia, podría significar —no es exageración— la diferencia entre la vida y la muerte.
Un tatuaje hoy en día es visto más como una cuestión de arte que indicio infamante y característico de ex convictos o integrantes de una pandilla.
El problema es que esta moda se ha convertido en la principal vía de contagio del virus de Hepatitis C, al que también se le llama “el enemigo silencioso”, porque se trata de un padecimiento que no presenta síntomas o que, cuando finalmente esto ocurre, ya existe daño hepático.
Datos del INEGI, de 2014, señalan que en el país se contaba con 358 establecimientos dedicados a realizar tatuajes, de los cuales menos de 70 se encontraban en la Ciudad de México, lo cual indicaría que aquellos que no cuentan con el permiso correspondiente otorgado por las autoridades de salud, operan en la clandestinidad.
La Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), realizó el año pasado 108 visitas de verificación sanitaria a establecimientos que realizan tatuajes, micropigmentaciones y perforaciones, de los cuales 33 fueron suspendidos por no contar con aviso de funcionamiento, tarjetas de control sanitario ni bitácoras de registro de usuarios, cuestionarios, cartas de consentimiento y autorización, o que no fueron llenadas correctamente, así como por no contar con manifiestos de manejo de residuos biológicos infecciosos.
Entrevistado por Crónica, el doctor Enrique Wolpert Barraza, presidente de Comité Científico de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática (FundHepa), resalta que este virus afecta a 180 millones de personas en todo el mundo, que tienen Hepatitis C “y quizá la mitad o más no lo sepan”.
El problema con este virus es que el paciente se contagia y durante muchos años puede no tener ningún síntoma, y lo lamentable es que cuando al fin llega a presentar algún síntoma es porque ya tiene cirrosis hepática, un padecimiento muy avanzado, con insuficiencia hepática, o con cáncer de hígado, que lo puede obligar a necesitar un trasplante, que es a lo que puede conducir la enfermedad si no se atiende a tiempo.
 
MEXICO, 1.4 MILLONES CON HEPATITIS “C”
En nuestro país, dijo el doctor Wolpert Barraza, la cifra es preocupante, al alcanzar 1.4 millones de personas con este padecimiento, y la mayoría de ellos no sabe que lo tienen. Las principales vías de contagio son los tatuajes y piercings por el uso de agujas o tintas contaminadas.
Este virus es muy común entre los farmacodependientes, por el uso de drogas vía intravenosa, cuyas jeringas y agujas se comparten, además de que existe la posibilidad de contagio por el uso de material quirúrgico mal esterilizado, transfusiones de sangre, aunque los casos que existen son anteriores a 1995, pues en la actualidad los controles en los hospitales son más estrictos.
El contagio por vía sexual es poco probable, la prevalencia también es muy baja, “puede ocurrir, pero en personas con un comportamiento promiscuo y sin protección y en esas condiciones sí puede existir la transmisión del virus”, dijo.
Ante estos números, recordó que este 28 de julio se conmemoró el Día Mundial de la Hepatitis, y uno de los objetivos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es erradicarlo hacia el 2030.
El reto, sostuvo, es educar a la población general y los profesionales de la salud, para que los médicos de primer nivel determinen bien los factores de riesgo “y si llega un paciente por cualquier motivo, pero tiene factores de riesgo, inmediatamente solicitarle la prueba, que es muy barata y puede salvarle la vida”.
 
SÍ TIENE CURA
El presidente de Comité Científico de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática (FundHepa) aseguró que, detectado a tiempo, este virus se cura sin que cause problemas al hígado; incluso, ya en etapas avanzadas, se puede eliminar el virus y ayuda a mejorar la calidad de vida de los paciente que ya tienen cirrosis avanzada o cáncer de hígado.
Lo importante es que en esta lucha contra el virus de la Hepatitis C, que tiene diversos genotipos, todos los pacientes puedan tener acceso a los medicamentos antivirales directos susceptibles de curar casi al cien por ciento de enfermos.
El tratamiento —resaltó el médico— es costoso; sin embargo, el costo-beneficio es mayor, ya que de no eliminar esta enfermedad se puede llegar a insuficiencia renal, cirrosis, o requerir un trasplante de hígado, lo cual significaría enormes costos para el sistema de salud de nuestro país.
 
(Reportaje de Cecilia Higuera para La Crónica)
Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Artículos relacionados

Concluye “sin novedad” el Desfile Militar 

CIUDAD DE MÉXICO (Notimex), 16 de septiembre de 2017.- El Desfile Militar conmemorativo del 207 aniversario del inicio de la

Proyectos finalistas de alumnos del Politécnico reciben reconocimiento

MÉXICO, (Notimex), 25 de agosto de 2017.- Estudiantes que se inscribieron a la convocatoria de “Soluciones para el Futuro, Premio

En Cali iniciaron los trabajos de la Cumbre de la Alianza del Pacífico

Dieron inicio las actividades de la XII Cumbre de la Alianza del Pacífico, que se efectúa en Cali, Valle del

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*