CDMX: “El que hace la ley, hace la trampa”

CDMX: “El que hace la ley, hace la trampa”

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Los publicistas oficiales u oficiosos del actual establishment mexicano porfían en sostener la tesis de que el irritado humor social es sólo un asunto de percepción.

Particularmente, a los exegetas domésticos y domesticados del neoliberalismo, se les llena la boca hablando de las venturas que, como maná, ha derramado sobre México la globalización económica.

Su muletilla retórica, vaciada hasta en libros de poca venta pero de enorme éxito mediático para sus autores, es que el neoliberalismo ha generado en México una ahíta clase media que neutraliza el conflicto de clase entre la plutocracia y un proletariado que ha sido levantado de su postración a un nuevo estatuto socioeconómico.

Sueños guajiros: Los estudios sobre la cultura democrática de los mexicanos y su ausentismo en las urnas electorales, creciente en cada nuevo proceso, propinan un rotundo mentís a esos adalides del triunfalismo. No se dan por enterados.

Hace unos días, a propósito de las campañas electorales estadunidenses rumbo a la Casa Blanca, la autorizada voz del lingüista y filósofo Noam Chomsky se refirió al tema de la democracia y del malestar social que, sin forzar la lectura, parece pintar un retrato hablado de lo que ocurre en México.

Hablando desde su bien ganado sitial académico en Cambridge, Chomsky consideró que la baja valoración de los dirigentes políticos a escala mundial, no es privativa de las cúpulas partidistas o gubernamentales. Se extiende a los líderes empresariales y a las instituciones.

La siguiente reflexión de Chomsky no tiene desperdicio: “Estados Unidos se desarrolló desde una democracia hacia una plutocracia con apéndices democráticos: Tres cuartas partes de la sociedad se encuentran simplemente sobrerrepresentadas.

“Quienes respaldan a (Donald) Trump, señaló, no son los pobres. La mayoría son de la clase trabajadora blanca, que en el periodo del neoliberalismo fue marginada. Ahora, estas personas están amargadas, tienen rencor”.

Sobrerrepresentación, Talón de Aquiles de la democracia “representativa”

El concepto que interesa para efectos de este tema, es el de la sobrerrepresentación política.

En nuestro sistema, por la vía de la democracia “representativa”, la partidocracia ha dejado de interesarse en los votantes reales del llano, para fundar su control político en las representaciones plurinominales a las cámaras legislativas, que se asignan a los integrantes de las nomenclaturas partidistas que, legislatura tras legislaturas, no hacen más que cambiar de domicilio.

Ahora mismo, tenemos el ejemplo más elocuente y pernicioso en la Ciudad de México. En esta demarcación, los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) cayeron de la gracia de los votantes metropolitanos entre 2015 y 2016.

En 2016, las elecciones fueron para diputados a la Asamblea Constituyente a fin de dotar a la CDMX de su régimen jurídico-político. Los partidos citados, ocuparon del sitio segundo al cuarto en la preferencia de los electores.

Por artes de birlibirloque esos partidos, dominantes en las cámaras del Congreso federal -bajo el esquema de quien hace la ley, hace la trampa– dispusieron las cosas de tal manera que, siendo partidos minoritarios en la CDMX, se alzaron con una sobrerrepresentación que les permite el control del proceso constituyente.

Entre esas trampas, está la anómala acreditación de 40 de 100 diputados por nombramiento discrecional de los poderes Ejecutivo federal y de la Ciudad y, por el mismo método, del Senado y de la Cámara de Diputados federal.

Viciada en su origen, ¿qué se puede esperar de la Constitución que regirá a unos ocho millones de habitantes de esta nueva entidad federativa? Una Carabina de Ambrosio. Una “democracia” fundada en la falacia, no es más que la prolongación de una dictadura disimulada. No hay derecho.

Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Artículos relacionados

Vicente Fox y Hillary Clinton, almas gemelas

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George   Cuando, después de presentarse el 1 de diciembre de 2000 en el Auditorio






Drogas, política, fisco y algunas distracciones

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George   ¿Qué gana la sociedad, con que sus gobernantes reconozcan la existencia de un






Ley de Disciplina Financiera

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George   Existe la ilusa creencia de que más leyes son igual a más control,






Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*