Espacios del Club de Periodistas

Soberanía en ganga en Septiembre patrio

Voces del Director

Por Mouris Salloum George (*)

Todo sea por rendir culto al Destino manifiesto. Lo que ocurra en la costa atlántica de los Estados Unidos, azotada por los huracanes, ha pasado a segundo plano en aras del altar a la guerra.

El inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump se presentó esta mañana en la sede de El Pentágono, flanqueado por el secretario de la Defensa, James Mattis, y el jefe del Comando Conjunto, general Joseph Dunford, para advertir que su gobierno será implacable en su guerra contra al terrorismo.

Obvio, lo hizo Trump en la ceremonia del 16 aniversario del ataque a las Torres Gemelas de Nueva York, cuya autoría real todavía no pasa a la noche de los tiempos; no hay cómo, si el catálogo de coartadas tiene ahora como espectro Corea del Norte.

Lo insólito del aniversario luctuoso comentado es que, precisamente en su contexto, la crisis de Washington con Corea del Norte ha sido asumida por el secretario de Relaciones Luis Videgaray Caso como asunto propio de México, y ha declarado persona non grata al embajador de aquel país. El canciller, por supuesto, no se manda solo.

Las “hazañas” republicanas en América Latina

Hay otro aniversario luctuoso que se conmemora en América del Sur: El atentado del 11 de septiembre de 1973 contra el presidente chileno Salvador Allende, crimen que para el canciller mexicano no tiene el mismo rango que el de las Torres Gemelas neoyorkinas.

Hay una constante en ese tipo de sucesos injerencista de la Casa Blanca en América Latina. En la conspiración contra Allende, fue visible la mano negra de la Agencia Central de Inteligencia del gobierno estadunidense.

La secuencia histórica informa que los pueblos latinoamericanos han sufrido en el último medio siglo las peores agresiones armadas estando en el poder en Washington el Partido Republicano. En 1973 despachaba en la Casa Blanca Richard M. Nixon.

Con  el también republicano Ronald Reagan el santo y seña de la Política Exterior fue marcado por el patrocinio de los Escuadrones de la muerte en Centroamérica, particularmente en El Salvador.

La marca de la casa, sin embargo, fue la feroz ofensiva contra el gobierno sandinista de Nicaragua, donde con fondos gubernamentales (Operación Irán-contra) se financiaron las tentativas golpistas.

Este hecho tuvo su significación para México, cuyo gobierno comprometió en ese periodo sus oficios pacificadores alentando la acción del Grupo Contadora.

Entre las medallas que se colgó la presidencia republicana estuvieron las invasiones armadas a Granada y Panamá. En el primer país, después del asesinato del gobernante Maurice Bishop; en el segundo, luego del conveniente avionazo en el que murió el líder nacionalista Omar Torrijos. Aquí fue visible la garra de la de la CIA, cuyo agente en el Panamá era el general Manuel Noriega, luego derrocado y confinado en prisión norteamericana. Acaba de morir en su país.

No cabe meter las manos al fuego por el Partido Demócrata en su transito por la Casa Blanca, pero la tendencia relatada fue reciclada por el republicano George W. Bush, titular de la Casa Blanca cuando los hechos de Nueva York, recordados hoy, que dieron pie a la guerra contra el terrorismo.

Vale subrayar esa nueva etiqueta (que sustituyó la “guerra contra el comunismo”), porque fue leitmotiv del Plan Colombia cuya extensión aplicó Bush a México bajo la denominación de Iniciativa Mérida, carta de navegación de Felipe Calderón en su demencial guerra contra el crimen organizado, de cuyo hoyo negro no logra escapar el actual gobierno.

Los designios del republicano Trump los cumple el canciller Videgaray al pie de la letra en la dinamitada relación con Venezuela. Ahora México pasa lista de presente en el conflicto con Corea del Norte.

¿Vale la entrega de la soberanía nacional a cambio de algunas migajas en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)? Si tal fuera la permuta, en que poco se valora la soberanía de México en este septiembre patrio.


Artículos relacionados

De Los mártires de Chicago, ¿quién se acuerda?

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   ¿Qué más se puede pedir? Sólo en el primer trimestre de

Lo que falta es sentido común y voluntad política

Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) Andan por ahí, algunos conspicuos y promiscuos priistas

Córdova y Murayama: o cabrestean o se ahorcan

Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum Va de ejercicio memorioso. En diciembre de 1970, el presidente Luis Echeverría llamó

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*