Espacios del Club de Periodistas

Un caso para La Liga de la Justicia

Un caso para La Liga de la Justicia

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

En términos de percepción sensorial, hay facultativos que aseguran que, para los ciegos, todas las cosas son súbitas.

Ese fenómeno parece haber contagiado a no pocos “líderes de opinión” mexicanos, que desde hace cinco semanas “descubren” el gran drama de los compatriotas perseguidos y muchos  deportados ya de los Estados Unidos en la aún breve estadía de Donald Trump en la Casa Blanca.

Por los datos procesados en el Departamento de Seguridad Nacional (USA) y otros por agencias poblacionales y migratorias de México, se sabe que, durante la administración de Bill Clinton, fueron expulsados de territorio de la Unión Americana unos 869 mil extranjeros indocumentados.

Durante la gestión presidencial de George W. Bush, más de dos millones 116 mil personas en la misma condición fueron echadas de los Estados Unidos. Barack Obama superó esos records: Un corte a mediados de 2106 hablaba de más de tres millones.

En un periodo de seis mandatos presidenciales, pues, más de cinco millones de extranjeros fueron deportados de los Estados Unidos. Los cálculos estiman que más de 80 por ciento serían mexicanos.

De 2013 a 2015, más de medio millón de extranjeros, la mayoría de ellos centroamericanos, fueron expulsados de México.

¿Cómo es que esa masiva cacería pasó por la invisibilidad de los “lideres de opinión” mexicanos, hoy tan indignados contra Donald Trump? Es un caso para La Liga de la Justicia


Artículos relacionados

Migrantes: los otros culpables

Las cosas, como son Por Jorge Santa Cruz (*) “… Comenzaron a rogar por agua. Los niños lloraban. La gente

Corrupción, El ángel exterminador

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   Hoy, el Consejo Mexicano de Negocios (CMN), en voz de su

La gran acción ciudadana

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   Con esas cuatro conmovedoras palabras, entre 1981 y 1982, víspera de

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*