Espacios del Club de Periodistas

CDMX, fortaleza inexpugnable para los cárteles

El lecho de Procusto

Por Abraham García Ibarra

En la calle de López de la Ciudad de México, existe un rótulo que dice (respirar profundo): Unidad Especializada en Investigaciones de Delitos de Comercio de Narcóticos Destinados al Consumo Final/ Procuraduría General de la República (PGR).

Estando en entrega-recepción la dirección de Comunicación Social de la PGR, en el domicilio citado no encontramos persona autorizada que nos informara con que periodicidad el gobierno de la Ciudad de México hace contacto con esa Unidad para el tema de su incumbencia. Preguntamos: ¿Acaso no hay convenios de coordinación y colaboración en esos delitos del fuero federal?

Sostiene el ex procurador general de Justicia del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa que en la Ciudad de México no existen cárteles del crimen organizado. Puesto que la dependencia citada investiga la ruta hacia el consumo final de los narcóticos, se le supone enterada de quiénes y cómo proveen a los narcomenudistas de la zona metropolitana, que a su vez surten a los consumidores citadinos.

20 años de gobierno del PRD

Por si alguien lo olvida, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) gobierna el DF-CDMX desde hace 20 años. Son muchos años. En este sexenio,  el PRD blasona su paternidad del gobierno actual.

Tres de los ex gobernantes perredistas del DF-CDMX en esas dos décadas, iniciaron su carrera política previa en el Partido Revolucionario Institucional (PRI). Antes de ellos, el priista Carlos Hank González fue jefe del Departamento del Distrito Federal. Dos priistas más antecedieron a los gobiernos perredistas defeños.

Subrayamos esa referencia porque a tiempos priistas nos referiremos y emprendemos el tecleo: Hacia la década de los setenta, las páginas de nota roja consignaron que en Lomas de Chapultepec (Delegación Miguel Hidalgo) se realizó una nocturna redada contra el jet social, a cuyos arrestados se les sorprendió bien pachecos con drogas pesadas. (Por ahí, en la lista de detenidos se mencionó el apellido Elías Calles).

Entonces no se popularizaba  la categoría de narcotiendistas.

De La madame de las Lomas a Zhenli Ye Gon

Para no salirnos de la comarca, va otro expediente: Tema sensacional de nota roja fue la leyenda de La madame de Las Lomas (María Antonieta Espinosa Torres). Operaba las 24 horas la venta de “carnes finas” en dos piernas y otros prohibidos estimulantes licenciosos.

Más espectacular aún: En las mismas Lomas, en marzo de 2007 se ejecutó la Operación dragón: Se aseguraron 205 millones 763 mil dólares, 17 millones 306 mil pesos, 11 centenarios, un lote de valiosas joyas, un laboratorio y siete vehículos del año. ¿Producto de la renta de narcotienditas?

El propietario de ese modesto capital resultó ser el asiático Zhenli Ye Gon. Éste atribuyó la operación a una represalia del célebre Javier Lozano porque se negó a hacer donaciones a la campaña presidencial de Felipe Calderón. Ye Gon denunció que el poblano lo había amenazado: Copelas o cuello.

Frente a esa   colosal operación, pareció cosa de niños la acción de la Procuraduría Federal de Protección al Medio Ambiente en el Desierto de los Leones (Delegación Álvaro Obregón/ Colonia Santa Rosa) cuando procedió a incautar un simio y seis felinos a una banda de colombianos radicados en México.

El señor de los cielos y El azul Esparragoza

Cabalgando por esos rumbos la memoria nos remite a otro suceso. En entrega anterior sobre el mismo tema citamos la residencia en los pedregales de San Ángel de Amado El señor de los cielos Carrillo Fuentes.

Va un anexo: En el periodo en que fue director de la Interpol en México el comandante Florentino Ventura Gutiérrez (E Tigre o Álamo 1), en la calle de Fuego del Pedregal de San Ángel fue capturado otro capo sinaloense, Juan José El Azul Esparragoza Moreno. Compartió celdas en el Reclusorio Sur con su paisano Carrillo Fuentes. (Ambos provenían de la Dirección Federal de Seguridad y de la Policía Judicial Federal).

La historia quedaría trunca si no agregáramos que, en el Periférico, a la altura de Perisur, Ventura Gutiérrez fue víctima de una emboscada y asesinado.

Durante el primer gobierno perredista (DF), en los límites de las delegaciones Coyoacán y Álvaro Obregón fue acribillado un popular comediante de televisión. Una de las líneas de investigación atribuyó ese crimen a sicarios norteños, y se especuló que el móvil sería deudas insolutas con capos proveedores de cocaína. ¿Desde narcotienditas?

Empezaba a despuntar la fama de la colonia Condesa (Delegación Cuauhtémoc). Era voz populi que en la calle de Cozumel operaba un solicitado pero exclusivo picadero. Recientemente, en el sur de la misma colonia fue desarticulada una banda que controlaba el mercado zonal de la droga.

La monstruosa Central de Abastos

Los tiempos son flexibles para esta narrativa. Ya nombramos al profesor Hank González. Durante su gestión se inauguró (1982) la Central de Abastos en la delegación Iztapalapa. Su oferta más abundante fue desde entonces la de legumbres, hortalizas, frutas y flores.

Para 1986, ya era del dominio público que, además de aquellos exquisitos vegetales, productores sinaloenses que empezaron a controlar la nave, ofrecían a la clientela otros productos menos exponibles a la vista pública  de comerciantes y consumidores.

Algunos especialistas en finanzas y mercados sostienen que, después de la Bolsa Mexicana de Valores, la Central de Abasto es el complejo que maneja más flujo económico: Unos 9 mil millones de dólares al año. Alucinante el dato. En el fideicomiso de ese complejo, todavía con las siglas DF el gobierno citadino es socio. Como fiduciario aparece el español Banco Santander.

Ahí ejecutaron al segundo Ventura

La delegación Iztapalapa fue teatro de otro episodio sensacional: En 2002  fue ultimado el supervisor de Coordinación de Operaciones de la Agencia Federal de Investigación (PGR), Florentino Ventura Mussong, casi al mismo estilo que su padre Florentino Ventura Gutiérrez, ya citado líneas antes.

Ventura Mussong había sido involucrado en un sangriento ajuste cuentas que costó la vida a los hermanos Quijano Santoyo en el interior del Café La Habana, en la colonia Juárez; a escasos 100 metros de la Secretaría de Gobernación.

Diversas investigaciones coinciden en que, de 500 bandas criminales que operan en la Ciudad de México, 112 lo hacen en Iztapalapa en los giros de  armas, drogas, autopartes robadas, mercancías producto de asalto en  autopistas y carreteras federales etcétera. Se sabe de vínculos con el cártel de los Beltrán Leyva (Sinaloa) y de conexiones de la Familia Michoacana.  

A principios de 2015 cuestionamos al delegado perredista de Iztapalapa, Jesús Valencia Guzmán sobre el enclave criminal en la Central de Abastos. Atajó: “Es asunto federal”. No, pues sí. Ahora Valencia Guzmán es diputado federal por el PRD.

Es un alivio que el presidenciable jefe de Gobierno de la Ciudad de México, doctor Miguel Ángel Mancera Espinosa nos diga que la Capital Social es una ciudadela inexpugnable para el crimen organizado. Es cuanto.


Artículos relacionados

Venezuela ya está en la mira de los misiles de Trump

Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George A finales de la semana pasada, hubo elecciones presidenciales

Un asesino a la presidencia

Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George Don Manuel Buendía fue asesinado el 30 de mayo de 1984. Catorce

Los expertos le llaman publicidad subliminal

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George   De acuerdo con la normatividad electoral vigente, en dos momentos de campaña deben

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*