Espacios del Club de Periodistas

El aquelarre de Enrique Ochoa l

Incitación al feminicidio

El aquelarre de Enrique Ochoa l </span></p> Incitación al feminicidio

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra

 

Sobre nuestra pasada entrega Guardianes de la libertad, corresponsales espontáneos hacen llegar a esta sección dos apuntes que no tienen desperdicio.

El primero nos reproduce un párrafo acreditado a Marcos Rotman Rosenmann: Seymour Hersch, Premio Pultizer de periodismo, señaló en entrevista publicada en la página web Conjugando adjetivos -5 de febrero de 2016- lo siguiente: Hillary Clinton aprobó el envío de gas sarín a los rebeldes sirios. Según cuenta, la administración Obama buscó acusar al gobierno de Siria de realizar ataques con gas sarín para utilizarlo como excusa para invadir Siria.

El segundo envío contiene unas líneas escritas por Naief Yehya, referidas a la proliferación de drones y a Al Qaeda: … estos grupos podrán matar a quien sea en donde sea, con poco riesgo de ser detenidos o capturados. Por si fuera poca la amenaza de explosivos, estos drones en manos de terroristas también podrían dispersar agentes biológicos, químicos y nucleares, lo cual estimulará la paranoia y ansiedad en EU y Europa

Se acota que los artículos completos aparecieron el 2 y el 8 de abril en La Jornada. Quede constancia.

El PRI, ¿sucursal de Salem?

Vamos al tema de hoy. Lo primero que hay que consignar es que diversos estudios de instituciones públicas y organizaciones no gubernamentales  coinciden en que en los recientes seis años en el Estado de México se habrían perpetrado un millón 300 mil delitos de diversas codificación.

El dato más espeluznante es que en los últimos años el Estado de México le ha arrebatado a Chihuahua el campeonato en feminicidios.

El pasado jueves 6 de abril, el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza anunció que su partido se prepara para dar en 2018 la gran batalla contra la caverna del populismo.

Horas después, en el mismo edificio del PRI, fueron convocadas 14 mujeres tricolores a quienes la secretaria general Claudia Ruiz Massieu Salinas (de Gortari) presentó en conferencia de prensa.

Entre esas féminas destacó la senadora sinaloense Diva Ademira Gastelum. En 2015, los medios metropolitanos convirtieron a esa dama en celebridad, al divulgar un reporte que señala que, sin licencia de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, se apropió de terrenos en el predio Las Glorias, de acceso al mar en el municipio de Guasave (Sinaloa) -ya reclamados anteriormente por su esposo, el ex diputado priista Alberto Romero Ojeda- sólo para construirse una mansión con costo de casi ocho millones de pesos.

Se habló entonces de la ex secretaria general del Organismo Nacional de Mujeres del PRI como otra usufructuaria del modelo inmobiliario Casa Blanca. Por esos días, la revista Forbes llamó a ese fenómeno de epidemia silenciosa.

El otro nombre que apartamos de la nómina de conferenciantes, es el de Alejandra del Moral, casualmente flamante presidenta estatal del PRI en el Estado de México. Ella tiene licenciaturas por las universidades Iberoamericana de México, y la Complutense, de Madrid.

Hoy está en medios, la nota de que Alejandra del Moral fue increpada durante una gira del candidato tricolor Alfredo del Mazo Maza por el municipio de Cuautitlán Izcalli.

De ese municipio fue alcaldesa Del Moral. Los priistas de Cuautitlán le reclamaron lo poco hizo frente a los problemas de inseguridad y violencia durante su trienio.

Antes de llegar a la dirigencia estatal del PRI, Del Moral fue diputada federal y secretaria del Trabajo de Eruviel Ávila.

El cuarto nombre que tenemos, es el de la senadora Hilda Flores Escalera, actual dirigente del Organismo de Mujeres priistas.

No nos detendremos a indagar cómo las cuatro distinguidas priistas nombradas han sido electas por las bases para los cargos públicos y partidistas que detentan o han desempeñado.

¿Falta de equidad? Lorenzo Córdova dice que no

Lo que si rescatamos es que, después de que Enrique Ochoa Reza se refirió a Andrés Manuel López Obrador como titiritero -no antes-, las damas en cuestión se orquestaron para describir a la candidata de Morena a la gubernatura del Estado de México, profesora Delfina Gómez Álvarez, como incapaz, simuladora, manipulada, mentirosa, etcétera.

Del Moral acusó a Gómez Álvarez: “No tiene siquiera capacidad de proponer algo para las mujeres, versus lo que dijo nuestro candidato Del Mazo del salario rosa”. Para las mujeres, obviamente.

A las mujeres mexiquenses, dijo, no nos han regalado nada… Y el broche de oro de la perorata: El gobierno federal no suspenderá sus programas sociales en la entidad.

Algunos medios han informado que sólo en propaganda pagada por la Federación, casi 600 millones de pesos han sido aplicados en días de precampaña priista en el Estado de México.

¿Falta de equidad democrática? Qué va. El consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova -que en alguna ocasión fue listado como asesor de Eruviel Ávila en la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago)- dice que los programas sociales no pueden suspenderse: No lo digo yo; lo dice la Constitución. No, pues si.

No es ese el punto, sin embargo, el de la subcultura del dispendio faccioso de los recursos públicos. El punto es la incitación al feminicidio en la que hicieron coro las mujeres priistas. A la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota no le va mejor. Ya lo dijo el clásico: Mujeres juntas, ni difuntas. Es cuanto.


Artículos relacionados

Libertad de Prensa, una golondrina no hace verano

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George   A días de la conmemoración del 33 aniversario del asesinato de don Manuel

Extraditables, de aquí para allá, todo

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George Ahora, las pantallas de la televisión en México los glorifican. Es cierto que las

Cascabeles al gato

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   Pongámosle doble piso al asunto del espionaje en México, ahora reciclado

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*