En México -lo dijo José Alfredo- la vida no vale nada

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra

Es gratificante saber que, la del Estado de México, es gente que trabaja y logra en grande, según reza el promocional mediático hacia Los Pinos del gobernador Eruviel Ávila Villegas. No cualquiera.

Pero siempre aparecen por ahí los aguafiestas. Las dependencias del área de Seguridad Pública coordinadas por la Secretaría de Gobernación, aseguran que sólo en diez meses de lo que va de 2016, en el Estado de México se han cometido mil 699 homicidios entre culposos y dolosos; más de éstos que de aquellos.

Si bien es cierto que en los últimos meses en otros estados, principalmente en Colima, se han incrementado los asesinatos, es la entidad gobernada por Ávila Villegas la que se lleva medalla de cuero en ese alucinante torneo.

A escala nacional, las mujeres tienen como espeluznante referencia al Estado de México por la incesante oleada de feminicidios. Otro capítulo es el de los linchamientos, que han tomado cartas de naturaleza en municipios mexiquenses.

Vale una acotación: No está mal que súbitamente los justicieros republicanos hayan convertido en una verdadera cruzada universal la persecución selectiva de los malosos gobernadores que han perdido electoralmente sus estados y se fueron con el santo y la limosna.

¿Y el dolor de las viudas y los huérfanos?

¿No hay consecuencia jurídica para esos ex mandatarios que, por colusión con el crimen organizado, por negligencia, por desapego o por haberse agandallado de los subsidios federales para seguridad pública, dejaron sus territorios anegados de sangre y sembrados de fosas clandestinas?

¿No la habrá para los gobernadores que están por salir? Por lo visto no; importa más el dinero (por lo demás mucho y bien repartido entre bellacos), que el valor de las vidas humanas. Pobre estado de Derecho que no se compadece del luto, la viudez y la orfandad de cientos de miles de compatriotas.

Ilustra ese abominable cuadro el caso del gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez, otro que perdió las elecciones el pasado 5 de junio. En la mediática agenda de salida, ayer de placeó por algunos pueblos mágicos del estado.

“Por andar en malos pasos”

Jerarquizando a la baja ese evento, los periodistas emplazaron al gobernador López Valdez a que hablara de la situación  de barbarie que hereda a su relevo Quirino Ordaz Coppel.

¿Qué respondió el mandatario sinaloense? En el  90 por ciento de los asesinatos que se cometen en Sinaloa, las víctimas son gente que anda en malos pasos. (Declaración que sugiere que estas víctimas merecían su suerte final).

En el resto, 10 por ciento, los asesinatos, son de gente que “no anda metida en eso”. Repitiendo al afamado Felipe Calderón, al final del día, son daños colaterales. Estos crímenes sí los investiga la Procuraduría General de Justicia del Estado. Ya para qué: No hay resultados.

Pálidas estampas, las anteriores, del México en paz, que va a hacer cuatro años -1 de diciembre- se ofreció a nuestra atribulada sociedad. Se los prometo, se los firmo y se los cumplo. Es cuanto.

Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Artículos relacionados

¡Vuelve, Ernesto! Te perdonamos

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra Lo que se supo en su momento, es que el secretario particular de

CNTE: Qué manera de matar al poeta

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra Dos nocturnas sesiones televisivas a sabor habían dado luces al jefe de Gobierno

Gasto federal para el 17, nueva fábrica de pobres

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra Mala apuesta resulta -advertía don José Ortega y Gasset- luchar cuerpo a cuerpo

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*