Graco Ramírez podría no ser elegible para la presidencia

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra

El instinto faccioso, sectario -del agandalle, pues- de la izquierda “políticamente correcta” que, en el Partido de la Revolución Democrática (PRD), dicen representar Los chuchos, se exhibió con todas sus miserias en estos días de sucesión presidencial adelantada.

La primera grotesca estampa de esa degradación amarilla, la ilustra el esférico tabasqueño gobernador de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreu quien, desde hace meses, en su demencial carrera hacia Los Pinos, suplanta y usurpa las funciones de la dirigencia formal del partido.

A quien le dan que llore: La señora Alejandra Barrales, renunciando a su digna trayectoria que desde sus luchas sindicales la posicionó en la escena política nacional, aceptó ser figura decorativa en la presidencia del partido.

Sin chistar, doña Alejandra aceptó el condicionamiento que en el mismo encargo que le impuso a su antecesor, el ex priista Agustín Basave: Manos fuera del proceso interno de nominación de candidato presidencial de 2018.

La instantánea de la semana fue presidida por el tabasqueño Ramírez, quien, horas antes, en la reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago),   apareció a la izquierda inferior de Enrique Peña Nieto (de cuya protección hace alarde).

Acompañaron a Ramírez, el gobernador perredista de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo; el ex priista gobernador de Tabasco, Arturo Núñez Jiménez y el “perredista” de nuevo cuño -ex priista también-, el mandatario de Quintana Roo, Carlos Joaquín González.

Ramírez llevó la voz cantante para exigir al PRD “piso parejo” en la contienda interna para definir candidato presidencial.

Del “piso parejo” exigido por los “cuatro magníficos”, quedó arbitrariamente excluido el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Salazar, no obstante que el PRD blasona a la primera provocación haberlo hecho gobernante de la entidad metropolitana.

Es que Mancera, después de ejercer el poder durante cuatro años, se niega  a la afiliación al partido del Sol Azteca. Permanece partidistamente híbrido y, aunque convoca con miras al 18 a un pacto de “las izquierdas”, ha creado estado su intención de jugarla como independiente.

El peine en la conjura ramirista

¿Qué calle busca el desenfrenado ramirismo tabasqueño? En la primera semana de  julio de 2012, Los chuchos y los gobernadores perredistas montaron su aquelarre amarillo para proclamar triunfador indiscutible de las elecciones presidenciales al priista Peña Nieto.

Fue obvio que la intencionalidad de esos conjurados, fue descalificar cualquier reacción postelectoral de Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial del propio PRD.

Como El Peje se perfila como candidato presidencial de Morena, el fin último de la tribu de Los chuchos es dividir el voto de “la izquierda” para favorecer la opción presidencial del desvencijado PRI o del engallado PAN, pues el PRD no tiene expectativas ni yendo a bailar a Chalma. Ahí después vendrá el cobro de facturas Made in Pacto por México.

Esa intencionalidad es evidente: Sin embargo, si las cosas siguen como van en eso de perseguir a los corruptos, el tabasqueño Ramírez Garrido Abreu podría no ser elegible.

En los expedientes procesados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) de la Cámara de Diputados, constan 19 denuncias penales ante la Procuraduría General de la República contra el gobierno de Morelos; apenas superado, con 21, contra el gobierno de Michoacán, ahora en manos ahora de Aureoles Conejo. Es cuanto.

Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Artículos relacionados

Todos iguales, pero unos más iguales que otros

EL LECHO DE PROCUSTO Por: ABRAHAM GARCÍA IBARRA Salvo por el hecho de que doce gobernadores afinan su Año de

La conjura de los populistas

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra La palabra, decía don José Ortega y Gasset, es un sacramento de muy

“Venceréis, pero no convenceréis”

Los corruptos ladrones brasileños. Esos son Dilma Rousseff y Lula da Silva, a los que no aprecian los intelectuales mutantes

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*