La desmemoria de El hijo desobediente

La desmemoria de El hijo desobediente

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra

En 1940, el investigador E. M. Jenillek inició una serie de pruebas científicas, estudio  en el que concluyó que la adicción al alcohol produce pérdida de la memoria. Blachouts, denominó esos efectos en el cerebro del que en México apodan teporocho.

Siendo inquilino de Los Pinos Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa, se desató un escándalo político- periodístico cuando se solicitó a la casa presidencial un informe sobre el estado de salud del michoacano, para saber si en el diagnóstico había síntomas etílicos.

Hace unos días, el candidato a diputado local al Congreso de Coahuila, Humberto Moreira, al responder alusiones personales expectoradas por Calderón, entre otros adjetivos le asestó el de borracho.

“No te asustes de no contar ni con tu propia sombra”

En el caso de Calderón, no existe públicamente -como sí en el caso de Vicente Fox- diagnóstico siquiátrico sobre su temple mental, pero ocasión hubo en que su mentor, Carlos Castillo Peraza, le escribió: No te asustes de no contar ni con tu propia sombra.

Años después, el hoy gobernador panista de Chihuahua,  Javier Corral Jurado, entonces senador, le dirigió también a Calderón una carta en la que lo describe como cobarde, colérico y fracasado.

En la campaña presidencial de 2012, siendo presidente Calderón y candidata del PAN Josefina Vázquez Mota, ésta se quejó de ser víctima de fuego amigo.

A propósito de unas grabaciones comprometedoras, Vázquez Mota acusó al secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, de haber hecho esas grabaciones, y a la vocera presidencial, Alejandra Sota, de haberlas filtrado a los medios.

Ahora, Calderón anda de facilitador electoral de Vázquez Mota, candidata azul a la gubernatura del Estado de México.

Testimonio de Eugenio Ortiz Gallegos

Años antes, siendo Calderón jefe nacional del PAN, un veterano colaborador en el área de prensa del partido, Luis García Oroza, intentó un tributo al padre de Felipe, don Luis Calderón Vega, en el libro Luis Calderón Vega, cronista de la política.

Felipe ni siquiera se dignó a revisar el borrador, aunque después, ya en la Secretaría de Energía, buscó al autor tratando de recuperar aquel escrito. García Oroza se lo negó.

Don Luis murió en 1989. Estando próximo un aniversario de su muerte, un grupo de viejos panistas, entre los que se encontraban Eugenio Ortiz Gallegos y don Bernardo Bátiz Vázquez, propuso al comité ejecutivo nacional del PAN rendirle un homenaje.

El único que se opuso -irrumpiendo violentamente el despacho en que se discutían los pormenores de ese evento-, fue Felipe, quien iracundo golpeaba una mesa para acentuar su negativa. En una antesala estaba su madre.

Ortiz Gallegos relata ese indignante episodio en un capítulo de su libro La mancha azul. Recuerdan este autor y otros correligionarios que nunca Felipe invocó el pensamiento de su padre, a quien aquellos que lo conocieron lo recuerdan como un demócrata y humanista probo.

El expediente en la Corte Penal Internacional

Durante su campaña presidencial en 2006, el michoacano quiso rubricar su peculiar  personalidad, poniendo de nuevo en moda un antiguo corrido –El hijo desobediente-, uno de cuyos versos dice que Felipe fue desgraciado.

De su sórdido arribo a Los Pinos, Felipe lanzó una frase para los bronces: Aiga sido como aiga sido.

Antes de que terminara su sexenio, y después de concluido su mandato, más de 20 mil ciudadanos mexicanos pusieron a consideración de la Corte Penal Internacional, la solicitud de que se investigara la gestión de Calderón, para dictaminar si los macabros resultados de su guerra contra el crimen organizado podrían codificarse en el rango de crímenes de lesa humanidad, en la modalidad de genocidio.

En estos meses, Felipe hace su brega de eternidad, impulsando la precandidatura panista de su esposa, Margarita Zavala Gómez del Campo, a la Presidencia de México. De tener éxito doña Margarita, Felipe fungiría como Presidente consorte. Es cuanto.


Artículos relacionados

Secretaría de Inquisición Pública

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra Acaso, como una concesión a la nostalgia, de vez en diario nos remitimos






Todos iguales, pero unos más iguales que otros

EL LECHO DE PROCUSTO Por: ABRAHAM GARCÍA IBARRA Salvo por el hecho de que doce gobernadores afinan su Año de






Chucho Ortega quiere encarcelar a El Peje

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra En la segunda mitad de la década de los setenta del siglo XX,






Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*