Espacios del Club de Periodistas

Lo peor está por venir

Lo peor está por venir

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra

Resulta tentador en esta fecha, referirse a la Liga Comunista 23 de Septiembre, pero dada la depravación que de ese movimiento armado hicieron algunos sedicentes ex “comandantes” que ahora la giran de “izquierda políticamente correcta” -como los actuales militantes del PRD,  el diputado federal Jesús El tragabalas Zambrano Grijalva, y el todavía secretario de Agricultura del gobierno de Sinaloa, Juan Nicasio Guerra Ochoa- la intención se cancela.

Digamos, de todas maneras, que Zambrano Grijalva, protagonista del peñista fáctico Pacto por México en su calidad de dirigente nacional del PRD, alardea todavía su apodo, Tragabalas, como depositario facial de un metal que le disparó accidentalmente algún nervioso soldado cuando el guerrillero sonorense, horrorizado, gritaba su rendición ante el Ejército en Culiacán, Sinaloa.

Silvano Aureoles,  el enamorado

A propósito del PRD, uno de sus militantes, el actual perfumado gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, también adherente al fáctico Pacto por México, ha declarado su aspiración de contender por la Presidencia de México en 2018, jugándole las contras a su esférico par y correligionario Graco Ramírez, el gobernador de Morelos “protegido del Presidente”.

De acuerdo con las estadísticas que reconoce la propia Secretaría del Migrante del gobierno de Michoacán, es probable que la población michoacana expatriada a los Estados Unidos supere ya el número de personas que todavía radican en su lugar de origen.

De aquellos -por la necesidad- obligados transterrados, de las remesas que en dólares  envían a México, depende la subsistencia de miles de familias michoacanas.

No obstante, el frívolo “izquierdista” michoacano aspirante a la candidatura presidencial amarilla para 2018, Silvano Aureoles Conejo, -enamorado por justos motivos de Belinda-, ni suda ni se abochorna ante una doble amenaza:  

Primero, de erigir  un muro en la frontera norte -como si no existiera ya; se le llama hace tiempo el muro de la tortilla-, y, luego, hacerlo pagar con los recursos que a duras penas devengan los emigrantes-inmigrantes mexicanos, aplicándoles las confiscaciones correspondientes.

Moreno Valle, por el voto en el extranjero

Por supuesto, la doble amenaza anterior está contenida en el discurso electoral del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump. Calla el silvante Silvano.

Mientras que el tarasco sueña y silva, el gobernador poblano,  Rafael Moreno Valle, piensa y actúa.

No se podría precisar ahora qué rendimientos electorales se generarían en favor de los presidenciables mexicanos al 18 a resultas del voto de los mexicanos en el extranjero, pero  dicen los falsos profetas de la democracia que basta un solo voto de diferencia para ganar una elección.

Lo que sí es evidente hoy, es que Moreno Valle -a cuya candidatura turquesa se colgó el PRD en 2010- no dejará flanco vulnerable en su proyecto presidencial.

Con independencia de la ecuación  más-menos, Moreno Valle ha empezado a conchabarse a la comunidad mexicana migrante en los Estados Unidos.

En el poderoso enclave electoral de California (USA), hasta ahora relativamente demócrata, la  Unión de Poblanos en el Exterior ha comprometido su voto por Moreno Valle.

¿Por qué no, por la otra panista Margarita Zavala? ¿Por qué, no por Andrés Manuel López Obrador? Vaya usted a saber. El asunto es que de todas formas, según resultados de últimas encuestas, el boquiflojo pelirrojo está acortando la distancia de Hillary Clinton en dicho territorio arrebatado a México.

Si en el otro litoral, Donald ya se echó a la bolsa a los potenciales votantes del primer martes de noviembre en Florida y otros estados simbólicamente claves, ¿quién teme a la frágil y tosigosa mujer de Bill Clinton?  Es cuanto.

Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Artículos relacionados

De libertarios y casacas rojas

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   ¿Vale la pena dedicar este tema a los timoratos, a los

Atila, ¿un tecnócrata neoliberal?

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra Le apodaron El azote de los dioses pero, visto desde nuestros días,

Si Juárez no hubiera muerto…

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra Mañana será otro día. Pero no cualquier día. El viejo santoral republicano

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*