Los Sentimientos de la Nación

Los Sentimientos de la Nación

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra

De 62 años reporteriles, conservamos algunas notas que luego nos sirven para ilustrar algunas cuestiones “de palpitante actualidad”.

Por esos fascinantes andares, supimos que el lechero mexiquense, Fidel Velázquez Sánchez, quien durante décadas lideró la más poderosa central obrera mexicana (la CTM), leyó a Proudhón y Bakunin, teóricos del entramado anarquismo-acción sindical revolucionaria.

El rústico general sinaloense Gabriel Leyva Velázquez, quien dirigió la Confederación Nacional Campesina (CNC) y el PRI, conocía las hazañas de Marco Polo y podía citar algunos episodios de Las guerras napoleónicas.

El sabio tuxpeño don Jesús Reyes Heroles, también líder del PRI, consumió la mayor parte de sus días estudiando la obra, principalmente, de los pensadores europeos y mexicanos.

Otro dirigente nacional del PRI, Porfirio Muñoz Ledo, de La generación mexicana “de parisinos”, conoce la Historia de Francia y, por supuesto, la de México.

Creemos estarnos refiriendo al viejo priismo mexicano.

Los títulos de Enrique Ochoa Reza

Cambio de página: Del atormentado estado de Michoacán, sin embargo mañana Morelia se reconcilia cívicamente. Se congrega en torno a la memoria del generalísimo José María Morelos y Pavón, padre de Los Sentimientos de la Nación.

El actual presidente nacional del PRI, es Enrique Ochoa Reza. Según su hoja de vida, ostenta cinco títulos universitarios. Tres de ellos posgrados por la Universidad de Columbia (USA) en Ciencia Política y Filosofía Política. ¿Qué más se puede pedir?

Nosotros le pediríamos a Ochoa Reza, no obstante, con nuestra libreta de reportero en mano, si nos puede decir cuándo un líder de su partido citó por última vez  Los Sentimientos de la Nación.

Lo hacemos, sabiendo que el pasado 1 de septiembre Ochoa Reza cumplió 44 años de haber nacido, precisamente, en Morelia, Michoacán.

Como no somos exégetas de la Reforma Educativa ni evaluadores del magisterio político, dejamos ese cuestionamiento en estas humildes líneas periodísticas.

Una República que en su integridad sea de todos

Corre video: Pero como presumimos de saber de qué hablamos, desearíamos dejar al lector algunos elementos adicionales a los rituales de septiembre. Mañana se cierra el Mes de la Patria con el homenaje popular  a Morelos, en la capital michoacana.

Un septiembre, pero de 1996, el PRI realizó su XVII Asamblea Nacional. Fue en su clausura cuando y donde el líder nacional del priismo, Santiago Oñate Laborde citó Los Sentimientos de la Nación.

Lo dijo con las siguientes palabras: “Son nuestros principios los que fijan las tareas a realizar como partido, es en nuestro ideario donde fincamos compromisos ante la Nación.

“Hoy lo hacemos con el propósito de fortalecer a la república; a la República que la Constitución consagra, una Republica que en su integridad sea de todos, una República con leyes, como lo quiso Morelos, que obliguen a constancia y patriotismo, que moderen la opulencia y la indigencia”. Hasta aquí la cita.

Vámonos recio: ¿Qué se quería que hiciera el PRI hace apenas 20 años? A principios y compromisos se refirió Oñate Laborde.

“Queremos una sociedad en la que impere la igualdad”

“Queremos un México libre y justo. Un México soberano, con democracia y justicia social. No aceptamos falsas disyuntivas. Queremos una sociedad en la que impere la igualdad”.

El imperativo de la cohesión. “La unidad interna favorece la capacidad del Estado para lograr intercambios con el exterior que beneficien al país; a su vez, la actividad nacional vigoriza la identidad y los valores que nos conforman como Nación”. Una política exterior fundada en los principios de autodeterminación y no intervención.

No agotaremos, imposible, la memoria en este espacio. A propósito del tema de moda apuntaremos sólo la propuesta de una educación para la equidad y participación en el esfuerzo colectivo.

Va otra cuestión “de palpitante actualidad”. Lo aprobó el priismo por aclamación de la asamblea nacional:

“Defenderemos el petróleo” ¿Cómo un perro?

El PRI ratifica su compromiso histórico de defender el petróleo y todos los hidrocarburos… como propiedad de la nación”.

Pemex y la Comisión Federal de Electricidad -¿me estás leyendo Ochoa Reza?- son dos pilares de fortaleza de la Nación. “Mantendremos la máxima atención para que esas industrias sean ejemplares en la protección del agua, del aire, los suelos y los ecosistemas”.

La lacerante realidad nacional actual nos emplaza a retomar otros compromisos del PRI:

El PRI pugna por un desarrollo económico que fortalezca la soberanía de  la Nación, fomente el crecimiento vigoroso y sustentable, el empleo, y logre una justa distribución del ingreso y la riqueza entre los mexicanos”.

¿Por qué el PRI hacia ese racional planteamiento? Porque “no queremos vivir nuevos ciclos de inestabilidad que tanto afectan a los mexicanos.

El costo de la prevaricación

“Las crisis experimentadas durante los últimos lustros obligan a definir estrategia de mediano y largo plazo, que permitan alcanzar una estructura económica que lleve a niveles de crecimiento económico capaces de generar oportunidades de empleo y salarios justos, así como industrias sanas y competitivas”.

De cara a la depredación que veinte años después postra y humilla a 120 millones de compatriotas, una duda nos acongoja: O los que suscribieron aquellos compromisos eran intelectuales marcianos o, de plano, los tocayos Enrique Peña Nieto y Enrique Ochoa Reza no son priistas de veras.

Corolario: La dejamos de este tamaño. Nos vamos a Morelia a rendir tributo mañana  al autor de Los Sentimientos de la Nación preguntándonos si tal nación aún existe. Es cuanto.

Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Artículos relacionados

Una vez como tragedia; la otra como farsa

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   De todo tiene la diplomacia, menos de azar. En eso de






Entre narcopolíticos y políticos narco

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   El último director general del Banco de México (Banxico), y primer






Hidalgo y la Virgen de Guadalupe

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   Una carta de presentación del depredador neoliberalismo tecnocrático, es su cruzada






Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*