Pupilos de lento aprendizaje

Pupilos de lento aprendizaje

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra

En uno de sus más divertidos corridos, Pedro Infante, quien no ingería bebidas alcohólicas ni le entraba a otras sustancias alucinantes, veía cuervos azules y de color naranja; pretendía ser tortuga para correr, caballo para volar, montaña para viajar, chaparro para crecer y jumento pa’ no cargar…

Después de sus muy merecidas vacaciones invernales, los secretarios federales encargados de despacho no han logrado aliviarse de la insolación tropical y pasan por un proceso oligofrénico tratando de responder a la revolución social desencadenada por la ola de incrementos en precios de energéticos y nuevas cargas fiscales asestadas al ponerse en vigor la Ley de Ingresos de 2017.

Será que la incesante circulación por el gabinete los mantiene mareados o no logran pasar las primeras materias del curso de aprendizaje que iniciaron desde 2012, pero lo cierto es que no dan pie con bola en la comunicación de las políticas públicas.

Normalmente, un buen estudiante de profesional, antes de tres años ya está preparando sus tesinas con vistas a la conclusión de su carrera. Un estudiante adelantado hace su maestría en dos años.

Desde hace 28 meses (julio de 2014), los del gabinete económico debieron enterarse de que el Congreso de la Unión aprobó (la promulgación se hizo en agosto) parte de las leyes secundarias del paquete correspondiente a la Reforma Energética.

Una de ellas, autorizó la liberalización de los precios de las gasolinas, facultad otorgada a la Comisión Nacional de Hidrocarburos al alimón con la Comisión Reguladora de Energía.

Entonces, se determinó que ese proceso entraría en vigor en 2018. Previsiones electorales en año de sucesión presidencial y urgencias fiscales obligaron a adelantar un año ese ordenamiento. Así lo anunciaron globos de sonda desde mediados de 2016.

A mayor abundamiento, el Congreso de la Unión incorporó a la Ley de Ingresos de 2017 ese concepto confiscatorio.

Si en dos y medio años los del gabinete económico no se aprendieron el libreto para tratar de justificar o al menos explicar ese atraco, es que son de lento aprendizaje. Es cuanto.

Redacción Voces del Periodista

Redacción Voces del Periodista


Artículos relacionados

“Frutos maravillosos” que los malosos quieren pudrir

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra Hace seis años, a denuncia del Partido Acción Nacional (PAN) contra el gobernador

La Arcadia mexicana, libre de crímenes

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra Dícese que recomiendan los diseñadores de vestuario y otros aderezos: “De la moda,

Los símbolos transparentes

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra Un fantasma recorre Bucareli. El fantasma de 2018. ¿O será el del 68?

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*