Espacios del Club de Periodistas

El retorno de los brujos

El retorno de los brujos

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra

 

Cuando un testimonio oral -sobre todo si es acusatorio-, pasa a las letras de molde, es impreso y circulado en el mercado abierto, no es desmentido, aclarado o acotado, crea estado, y si no alcanza la categoría de verdad histórica, se aproxima con mucho al rango de la verosimilitud.

“Carlos Salinas me dio dinero a cambio de los videos. Antes de entregárselos, me hizo llegar aproximadamente 35 millones de pesos. Me los entregaron Manuel Andrade, entonces gobernador de Tabasco, Arturo Montiel, entonces gobernador del Estado de México,

Enrique Peña Nieto, entonces diputado del PRI en el Estado de México, Elba Esther Gordillo y Jorge Kahwagi, el boxeador y en ese entonces diputado verde. Entre todos ellos me entregaron esa cantidad de dinero.

Diego Fernández de Cevallos me hizo el primer pago, a cuenta, por la cantidad de 33 millones de pesos el día 19 de febrero de 2004. Fue depositado de alguna de sus cuentas bancarias a Nueva Perspectiva Editores, la empresa que editaba El Independiente”.

Extracto 2): “Salinas me comentó que sería bueno que conociera a Enrique Peña Nieto. Me dijo que lo invitara a El Independiente con cualquier pretexto, porque era un político joven, brillante y con mucho futuro (…) Lamentablemente, por cuestiones de último momento no pude asistir, pero Peña Nieto fue atendido por los directivos del periódico Javier Solórzano y Raymundo Rivapalacio”.

Los videos, las monedas de cambio

“Se abordó el tema de la deuda (del PRD). Salinas dijo que apoyaría en todo lo que pudiera para conseguir recursos para pagarla; que hablaría con Roberto Andrade (se trata de Manuel) y Arturo Montiel, en ese entonces gobernadores de Tabasco y el Estado de México, respectivamente, y con Enrique Peña Nieto, quien en aquel entonces era prácticamente desconocido a nivel nacional”.

Los videos negociados en los términos de la primera línea entrecomillada, son “el difundido el 1 de marzo en el noticiero nocturno de Televisa”  (que) mostraba a Gustavo Ponce, secretario de Finanzas del Gobierno del Distrito Federal, jugando en el casino del hotel Bellagio en Las Vegas.

En el segundo video dado a la luz pública el 3 de marzo, en el programa noticioso de Brozo en esa misma cadena, René Bejarano -identificado como “principal operador político” del entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador- aparece guardándose, “con una avidez desfachatada”, fajos de billetes que recibe del empresario Carlos Ahumada…

Precisamente, los cinco párrafos entrecomillados, son testimonio del empresario Carlos Ahumada Kurtz. Están contenidos (2009) en Derecho de Réplica/ Revelaciones de la más grande pantalla política de México.

En estricta técnica editorial, ese libro es una obra colectiva producto de respuestas de Carlos Ahumada Kurtz a preguntas de un grupo de periodistas, entre los que destacan ocho que en la actualidad son titulares de barras de noticias y opinión en al menos tres cadenas televisivas; algunos de los cuales usan también espacios impresos.

La trama del libro de Carlos Ahumada Kurtz gira en torno a los que en su momento se conocieron como Los videoescándalos.

Las tribulaciones de Rosario Robles Berlanga

“En septiembre de 2003”, apunta Carlos Ahumada Kurtz, “realicé un viaje a Londres para que pudieran hablar personalmente Rosario Robles y Carlos Salinas. A Salinas le interesaba mucho hablar con Rosario, y ella, después de todos los intentos que había hecho para solucionar el problema financiero que tenía el PRD (por el que había renunciado en agosto a la presidencia del partido), creía que con Carlos Salinas podía resolver el asunto”.

Después de Londres, Carlos Ahumada Kurtz viajó a Cuba a reunirse otra vez con Salinas. “De los viajes a Londres y Cuba surgió otra reunión, que resultó decisiva para lo que se dio en llamar los videoecándalos. Para ese entonces, noviembre de 2003, Rosario ya no tenía tanto temor de ver a Salinas en México, por lo que aceptó verlo en su casa de Camino Santa Teresa.

Al llegar a la caseta del fraccionamiento, Rosario se recostó en el asiento para ocultarse. Subimos. Salinas prendió su computadora, puso el disco y comenzaron a aparecer las imágenes de Bejarano en la pantalla (…) nunca lo vi tan emocionado: le brillaban los ojos y sonreía. Después puso el de Carlos Imaz.

En la madrugada, antes de despedirnos, surgió una de las escenas más impactantes (…) cuando llegamos a la vitrina donde conservaba las bandas presidenciales. Rosario le comentó que debía ser un gran honor y un orgullo portar la banda presidencial. Salinas inmediatamente tomó una escalerita para poder subir a abrir la vitrina y sacó una de las bandas presidenciales.

Yo creí que nos la quería mostrar, y en efecto, así lo hizo, pero no sólo fue eso, sino que la tomó y se la puso a Rosario cruzándole el pecho y le dijo: ‘Te luce muy bien’”.

Carlos Ahumada habló de complot

En algunos pasajes de las entrevistas-libro, Carlos Ahumada Kurtz trata las operaciones descritas como complot.

A lo largo de la narrativa aparecen los nombres de Eruviel Ávila (actual gobernador del Estado de México), Felipe Calderón Hinojosa (usufructuario del complot), Onésimo Cepeda (obispo emérito de Ecatepec, Estado de México), Santiago Creel Miranda (por aquellos días secretario de Gobernación), Gabino Cue (ex gobernador d Oaxaca), Manlio Fabio Beltrones Rivera (desde hace diez años aspirante presidencial).

También los de Vicente Fox Quesada (ahora figura imprescindible en algunas pantallas televisivas), Emilio Gamboa Patrón (hoy hombre  orquesta en el Senado), dos de los hermanos mexiquenses Hank Rhon, Joaquín Hendricks, Lino Korrodi Cruz, los hermanos Luna Ramos (Margarita, ministra de la Corte; Alejandro, ex magistrado electoral federal).

Asimismo, los  del ex secretario de Agricultura de Peña Nieto, Enrique Martínez Martínez, Eduardo Medina Mora (hoy ministro de la Corte), El rey de la mezclilla Kamel Nacif Borge, Carlos Navarrete (reciente presidente nacional del PRI), Jesús Ortega Martínez (ex presidente del PRD y jefe de la tribu de Los Chuchos). Etcétera.

A lo largo del texto consultado, el nombre de Carlos Salinas de Gortari aparece 50 veces. El de Rosario Robles Berlanga, 54.

Rosario Robles Berlanga es la mujer más distinguida en el actual gabinete presidencial. Fue secretaria de Desarrollo Social y ahora despacha como titular de la Secretaría de Reordenamiento Agrario, Territorial y Urbano.

Vigencia de El salinato

Hace seis años, Carlos Salinas de Gortari incursionaba por el Estado de México. En Chalco Solidaridad dijo que la hacía de “facilitador social”. Hoy anda de nuevo como huésped de pisos televisivos y cabinas radiofónicas.

Cuando arrancó en la Secretaría de Programación y Presupuesto, Salinas de Gortari  fue bautizado como La Hormiga Atómica; después de que dejó Los Pinos, una publicación de egresados de la Universidad de Harvard lo calificó como el alumno más detestable salido de es plantel. Ahora le llaman El innombrable.

Durante su sexenio, los que la hacían de alter ego de Salinas de Gortari anunciaban que La generación del cambio tendría vida por lo menos durante 25 años. Se cumplieron en 2013. Algunos sospechan que El salinato sigue vivito y coleando. Rumbo a 2018. Es cuanto.


Artículos relacionados

Vivir fuera del presupuesto… es un error

Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) De entrada, hagamos una concesión a la cultura

La muerte tiene permiso

Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) Por supuesto que aterroriza el dato oficial de

Empresas extranjeras, en posibilidad de cuidar las instalaciones del IMSS

VOCES OPINIÓN Por: Jorge Santa Cruz   Ahora resulta que empresas extranjeras podrían hacerse cargo de la seguridad de todas las

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*