2018: A galope, la segunda generación “del cambio”

by Abraham García Ibarra | 6 diciembre, 2017 17:00

[1]El lecho de Procusto

Por Abraham García Ibarra

Ya lo decían las abuelas: El que no quiera ver al diablo, que no salga de noche.

Es una saludable advertencia ahora que, al calor de la feria destapatoria para 2018, los demonios andan sueltos.

Los que -en tratándose de candidaturas- le tiran a todo lo que se mueve, desde los independientes hasta los que esperan a que se formalicen ante el Instituto Nacional Electoral (INE) alianzas o coaliciones, no se dan reposo en su febril visita a las siete casas.

Algunos tienen encuentros “casuales” en algún restaurante de postín. Otros citan a la prensa en las banquetas parlantes. No hay espacio aborrecido para ejercer la declaracionitis, esa enfermedad que hace girar vertiginosamenet las lenguas de madera.

El automóvil giró hacia la derecha

El espectáculo electorero nos da para tratar de diseñar una miscelánea.

Desde ayer por la tarde, las pantallas de televisión nos ofrecieron una “espontánea” fotografía con su leyenda correspondiente.

Viajan por céntricas rúas de la Ciudad de México, en automóvil particular, un egresado del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), a quien acompaña en el asiento del copiloto un titulado por la Universidad Iberoamericana (UIA).

Ambos conversan abordo informalmente cuando, repentinamente, al fondo del paisaje se les aparece la imagen del Monumento a la Revolución. El vehículo gira rápidamente hacia la derecha. Obvio.

Ese suceso automotriz sirve para que los oficiosos den por hecho que el precandidato presidencial del PRI, José Antonio Meade Kuribreña, incorporará como coordinador general de su campaña al secretario de Educación, Aurelio Nuño Mayer.

La candidatura del PRI-CDMX ya tiene nombre

En otro escenario, surge como tirador a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México un egresado de la Universidad Anáhuac, con posgrado por la Universidad de Londres; mentor además de la célebre Universidad de Chicago, placenta del neoliberalismo latinoamericano.

Mikel Andoni Arreola y Peñalosa se autodestapó para el relevo de Miguel Ángel Mancera.

Arreola tenía apenas año y medio en la dirección general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Su encargo anterior fue en la Comisión Federal para la Protección Contra Riegos Sanitarios.

El cuñado de Carlos Salinas de Gortari

En el IMSS, Arreola sustituyó a un egresado del Instituto Tecnológico de Massachusetts (por el que pasaron también dos formados en el ITAM: Pedro Aspe Armella y Luis Videgaray Caso. Meade prefirió Yale).

José Antonio González Anaya (ex del IMSS), tomó el lugar en la Secretaría de Hacienda del ahora precandidato presidencial del PRI. Entre las relaciones familiares de Pepe Toño -según le llaman los igualados-, se le presenta como cuñado de Carlos Salinas de Gortari.

Monterrey se queda con Pemex

El puesto inmediatamente anterior de González Anaya fue el de director general de la empresa productiva del Estado (Petróleos Mexicanos). En su sitio Enrique Peña Nieto, licenciado por la Universidad Panamericana, nombró a un egresado del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

Carlos Treviño Medina se había fogueado en la Financiera Rural, Hacienda y en la estructura administrativa de Pemex.

Todos los hombres del Presidente

Los aprendices de brujo especulan ya que -en un eventual hospedaje a Los Pinos- Meade tiene prevista la formación de su gabinete con los compañeros de viaje que ha tenido cerca a su paso por las cuatro secretarías de las que ha sido titular y reciclaría a aquellos que, al salir de Hacienda Videgaray, quedaron cesantes al no tener cabida en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

La extracción académica de todos los potenciales hombres del Presidente -en caso de que “la voluntad” de los votantes así lo decida- coincide: La mayoría tiene pergaminos emitidos por las instituciones universitarias listadas, y han servido lo mismo a las presidencias del PAN que a las del PRI.

Entre tanto enroque y desenroques en las cumbres de la Administración Pública Federal y la nominación de precandidatos externos a puestos de elección popular, percibimos una acusada intencionalidad: Dada ya la privatización del gobierno de la República, para efectos de la sucesión presidencial también tiende a privatizarse al PRI.

Hablando de mitos y de dogmas

Una alegoría final. En su ilustrativa obra, El hombre político, su autor, Seymour Martin Lipset sostiene lo siguiente: “Un partido democrático no puede, sino sólo excepcionalmente, convencerse de que debe abandonar uno de sus principios fundamentales… y nunca puede permitirse la eliminación de su mito principal”.

El PRI renacido ha tomado a título de fe la necesidad de calificar de mitos y dogmas los principios defendidos en la Revolución y sustanciados en la Constitución y los ha depositado en los escaparates de los museos. De 2013 a 2017 ha perdido cerca de cinco millones de votos. Es cuanto.

Endnotes:
  1. [Image]: http://vocesdelperiodista.mx/wp-content/uploads/2017/09/Foto-amplificada-de-don-Abraham-García-Ibarra-6.jpg

Source URL: http://vocesdelperiodista.mx/voces-opinion/2018-galope-la-segunda-generacion-del-cambio/