Espacios del Club de Periodistas

2018: El juego de la gallina ciega

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

El “gran muro” -más espeluznante que el de Donald Trump- contra una sucesión presidencial pacífica en 2018, lo construyen sus propios operarios y los partidos beligerantes que están haciendo bolas el lodo.

Todo empieza por la histórica, indispensable e insustituible unidad de mando que se exige para menesteres de tamaña magnitud, rota ahora a tropel de las desenfrenadas ambiciones personales.

Aun dentro del propio gabinete presidencial se observa, larvada, la rebelión en la granja.

Este fin de semana, el Banco de México advirtió que uno de los elementos de incertidumbre que señorean sobre la volatilidad económica, es el proceso electoral puesto en marcha hace una semana por el INE. Es un veredicto de no poca monta.

Con su credibilidad por los suelos, el INE trata de meter en orden a los actores del 18, incluyendo, en palabras del consejero presidente, Lorenzo Córdova, al propio jefe del Ejecutivo federal.

Córdova señaló -sin nombrar expresamente a Vicente Fox- que el Presidente puede ser un “factor disruptivo” en la pugna electoral del 18, como ocurrió en 2006.

Es obvio, sin embargo, que las conminaciones del INE se toman como las llamadas a misa.

El primer déficit que vulnera la autoridad de los árbitros electorales deriva de la desconfianza generada por sus propias resoluciones y sentencias; acumulada precisamente desde 2006 y profundizada en los procesos electorales del pasado 4 de junio.

Las dirigencias de los partidos difunden el juego de la gallina ciega: El estatuto disciplinario interno se quebranta conforme se acerca la hora de definir candidaturas y, al menos en el PAN y el PRD, las presidencias nacionales pasan por la exigencia de renuncia.

Con el lastre de las rupturas internas que confirman que un partido por si solo no puede ganar las contiendas, sin embargo se lanzan a la empresa de firmar pactos, alianzas o frentes, sin atinar siquiera una denominación unitaria requerida para su registro por el INE.

Para 2018, potencialmente el Registro Federal de Electores tendrá credencializados a unos 90 millones de mexicanos. ¿Cómo pensar que, asqueados por el grotesco espectáculo de la hora, esos compatriotas se sientan animados a romper la “ley del hierro de la oligarquía”? Está en chino.

*Director General del Club de Periodistas de México, A.C.


Artículos relacionados

Todos somos iguales, pero hay unos más iguales que otros

Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) Nomás hay que verlos en las pantallas de

Los costos de renunciar a la soberanía nacional

El lecho de Procusto Por Abraham García Ibarra Lá’guila siendo animal, se retrató en el dinero… Todavía en septiembre se

En cuanto al Estado de derecho

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George

Aunque seguimos -desde la convocatoria misma- las vicisitudes del proceso para dar a la Ciudad de México un régimen jurídico-político

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*