Espacios del Club de Periodistas

CDMX: A “eso” le llaman democracia

Abraham García IbarraEl lecho de Procusto

Por Abraham García Ibarra

En 2017 se cumplen 20 años de que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) se hizo del poder político en el Distrito Federal, desplazando al PRI.

Fue tal el entusiasmo social por el triunfo de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, que algunos ilusos politólogos proclamaron llegada de la transición democrática a México.

Todavía este año, el PRD blasona de su paternidad del gobierno citadino de Miguel Ángel Mancera, aunque el doctor sigue rehusándose a su afiliación al partido amarillo y aspira a la Presidencia de México con otras banderas partidistas.

Mancera exhibe como prenda de orgullo la promulgación de una Constitución propia de la Ciudad de México que, según sus exégetas, permitieron el paso de sus habitantes de la condición de ciudadanos de segunda a la de pueblo con plenos derechos.

Síntomas de la peste amarilla

En otras entregas editoriales, hemos denunciado la situación de la Ciudad de México como una metrópoli infestada por la peste amarilla, en alusión a la etiqueta de algunos delegados que identificamos como verdaderos Atilas por sus instintos depredadores.

Seguramente esa percepción la comparten los votantes locales, toda vez que en 2015 pusieron en entredicho el rango del PRD como primera fuerza electoral en la entidad metropolitana.

Pero no sólo los ciudadanos de a pie tienen esa opinión: También los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que acaban de ponerle el cascabel al gato al sentenciar la defenestración del delegado perredista en Venustiano Carranza, Israel Moreno Rivera.

A bote pronto, portavoces del gobierno central anunciaron que “acompañaría” al ex delegado castigado por la Corte en su defensa. Horas después, el consejero jurídico del gobierno de la CDMX, Manuel Granados Covarrubias metió reversa: La sentencia de los ministros es inatacable. Y punto.

Hoy se sabe que la propia Corte tiene en capilla a otro delegado perredista: El de Gustavo A. Madero, Víctor Hugo Lobo. También, como Moreno Rivera, por desacato a mandato judicial.

El segundo caso tiene jiribilla, pues es un secreto a voces que Lobo se promovía para candidato del PRD a la jefatura de Gobierno de la CDMX en 2018.

Todavía hay pobladas barbas en remojo.

Método legislativo: Desgreñadero y mordidas…

Pero los amarillos ven la tempestad y no se arrodillan. El pasado martes, en la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, montaron un primitivo sainete con su contraparte de Morena, tratando de planchar un negocio por 100 millones de pesos (todo se tasa en millones) destinados a financiar plantas de termovalorización y biodigestora de basura. Literalmente: Basura.

Desgreñadero, mordidas, mandobles menudearon en la sesión de la ALCDMX que fue suspendida sólo para convocarla de nuevo y lograr los votos del PRI y del PAN para sacar el controvertido dictamen. ¡Que estreno de la Constitución Política de la Capital Social!

Hierve la Ciudad de México entre el luto y la desolación social por los impactos de los terremotos del 19 de septiembre, pero los ciudadanos depositarios de la ley siguen afilando los cuchillos para la pugnaz lucha del 2018. Y a eso le llaman democracia. Es cuanto.



Artículos relacionados

El discurso sin método

VOCES OPINIÓN Por: Mouris Salloum George   En el universo académico mexicano encontramos un contrapunto, que en algunos casos deviene

Videgaray, Calderón, Fox

Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) Desde inicios de julio, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan,

Hablemos de la Teoría de la conspiración

El lecho de Procusto Por Abraham García Ibarra Si los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) están seguros de que

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*