Espacios del Club de Periodistas

Guerra secreta de Calderón

Voces del Director

Desde Filomeno Mata 8

Por Mouris Salloum George (*)

Uno tomaba a la ligera la repetida declaración del ex presidente Felipe Calderón cuando afirmaba: “Vamos ganando la guerra, aunque no lo parezca”.

El prejuicio resultaba de que, el michoacano, estaba plegado a la Iniciativa Mérida, que le impuso su par estadunidense George W. Bush, conocido entre sus paisanos como “El renacido”, porque supuestamente había abandonado las adicciones.

Es que el poder manda muchos mensajes crípticos. Ahora sabemos que Calderón, que podría reivindicarse como patriota, se refería a su guerra secreta contra el Imperio.

Calderón declaró la guerra contra el crimen organizado. Esto es, contra los cárteles de la droga.

El Departamento de Estado (USA) denunció que México, por ocupar al Ejército en tareas policiacas, lo distrajo de su vieja tarea de impedir la siembra de amapola, florecilla que da la goma del opio que, refinada, se  convierte en morfina y heroína.

Apenas el verano pasado, la ONU reportó que México es ya el tercer generador de opioceos, después de Afganistán y Myanmar.

Hace 48 horas, Donald Trump declaró emergencia nacional de salud porque la gringa se ha convertido en una sociedad “bien pacheca” por el consumo de heroína. Sostuvo que 90 por ciento de ese estupefaciente proviene de México.

La raza sostiene que “al perro más flaco se le cargan las pulgas”. El orate de la Casa Blanca tiene su chivo expiatorio y un pretexto más para seguir “jodiendo la pava” contra México.

Lo cierto es que, desde los años 60, la propia CIA acudió a la inundación de droga de los centros universitarios estadunidenses para aplacar las rebeliones juveniles.

Con la invasión de Afganistán, los Estados Unidos recuperaron al mayor productor y proveedor de opio del mundo.

Dice Trump que el insaciable consumo de heroína constituye para EEUU, “una tragedia humana”. Recuérdese que, a falta de petróleo, la economía mexicana tiene como soporte imprescindible  la renta generada por el narcotráfico.

¿Por qué negarle méritos a Calderón en ese proceso de autodestrucción? “Los caminos de Dios son inescrutables”. Uno nunca sabe los fines secretos de los gobernantes. ¡Que venga Margarita Zavala! a continuar la ofensiva antimperialista iniciada por su marido.


Artículos relacionados

Rumbo al 18, la nave de los locos

EL LECHO DE PROCUSTO Por: Abraham García Ibarra   Es un secreto a voces, que el transexenal indispensable en cada

La tentación  del garrote vil contra catalanes

Voces del Director Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum George (*) El garrote vil es una rudimentaria máquina medieval

Córdova y Murayama: o cabrestean o se ahorcan

Desde Filomeno Mata 8 Por Mouris Salloum Va de ejercicio memorioso. En diciembre de 1970, el presidente Luis Echeverría llamó

Sin comentariost! Usted puede ser el primero en comentar esta nota!

Escribir comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*